La tristeza post coitum

14

LA TRISTEZA POST COITUM

16-08-10

Nos da pereza consultar nuestro viejo diccionario de latín, que cría telarañas. Es una de nuestras frustraciones, recuperar el poco latín que sabíamos, y mejorarlo. Mola eso de saber leer latín, y así cuando lees a Montaigne, no tienes que recurrir a las traducciones a pie de página de las casi infinitas citas de los clásicos que realiza. Es uno de nuestros buenos propósitos de primeros de años (además de dejar de fumar, comer y beber menos y ser al menos un poquito más fieles a nuestra mujer), estudiar latín. Obviamente, todos los años lo incumplimos.

La expresión tristeza post coitum se la vamos a adjudicar a un teólogo, ni más ni menos que a Santo Tomás. Seguramente nos equivocamos, pero nuestra frágil memoria nos dice que esta expresión fue acuñada por tan aristotélico filósofo.

Siempre nos hemos hecho un lío con San Pablo, San Agustín y Santo Tomás. Entonces por lo visto proliferaban mucho los santos, y era más fácil serlo.

El día que hicieron santo a Escribá de Balaguer, diciendo que había hecho al menos dos milagros (cuando los milagros no existen), perdimos nuestro ya casi escaso respeto por la Iglesia de Roma, y por su vedette principal, el Papa. Nos parece que nos vamos a convertir al luteranismo o así. Lo malo es que Lutero nos cae todavía peor. No digamos el calvinista de Calvino, interruptor del encendido de muchas hogueras.

Bueno, ya nos hemos un poco los anti papistas. Basta, que si no el personal cristiano y creyente se nos mosquea. Si nuestra creyente y practicante madre leyera esto, nos deshereda, o al menos una buena bofetada nos llevábamos. La ventaja es que escribimos (y siempre escribiremos), con seudónimo, y no para hacernos los interesantes, sino porque es más cómodo así.

Las mujeres desconocen la tristeza que nos entra a los hombres después de un coito (vamos a decir coito, porque polvo suena como menos científico y más ordinario y menos romántico).

Ellas piensan que no les  queremos después de un coito. Pues no, si les queremos, pero también queremos que nos dejen un rato en paz.

Ellas se ponen más cariñosas, dulces, agradables, agradecidas y contentas que nunca, sobre todo si el coito ha ido bien: la hemos tenido bien dura durante todo el proceso, y hemos aguantado el debido tiempo, como en las pelis porno, que están horas coiteando. Qué pereza. Eso no es sexo, es  una gimnasia muy aburrida.

Por lo visto, la principal función fisiológica del macho es coitear, con una o con muchas hembras. Eso depende de cada cultura y de cada uno. Allá cada uno con sus coitos. Así, si nuestra principal tarea es el coito, la naturaleza nos ha regalado  un mecanismo natural que se llama período refractario, que es el período que el hombre necesita para recuperarse entre coito y coito.

Es una verdad indudable que con la edad el período refractario del hombre se va a largando. Por eso algunas maduras, pre o post menopáusicas, se los buscan bien jovencitos, porque en el fondo son unas salidas y temen que el arroz (y las ganas de coito) se les termine pasando.

Las mujeres a veces no respetan el sagrado y natural período refractario del hombre. Se creen que nuestra polla es como una grúa de juguete, que la levantas a tu voluntad y apretando un botón. Pues no. Nosotros, que sepamos, no tenemos ningún botón en ningún sitio, y ya somos lo suficientemente mayorcitos como para no conocer bien nuestra anatomía.

La tristeza post coitum es más bien una sensación de vacío (no en vano hemos regalado a la mujer toda nuestra semillas. Y hacer semillas cuesta un güevo -o los dos- y consume mucha energía). Nos sentimos desmadejados, flojos, un poco tristes y con unas irresistibles ganas de dormir una siesta, no importa la hora del día.

Es lógico. La naturaleza es muy sabia, y nos manda el período refractario para que nos recuperemos entre coito y coito.

Lo malo de un buen coito, es que la mujer se acostumbra, y quiere repetirlo enseguida, ya que ella no tiene período refractario, sino todo lo contrario. Se ponen todavía más cachondas y cariñosas.

Señoras: respeten por favor nuestra tristeza post coitum. Les queremos mucho, incluso más que antes del coito, pero por favor: déjennos dormir.

La tristeza post coitum, o cuando el macho necesita descansar. A ver si nos enteramos, señoras, y tengan ustedes un poco de paciencia e indulgencia, que todo lo bueno termina por llegar. 

 

  1. #14
    23/08/10 01:01

    Siempre hay que dar lo mejor de cada uno. En un abrazo amoroso, hacemos lo que podemos.
    Ni libros ni nada.
    Nuestras bellezas, nuestras miserias...Pero te fundes. Es lo mejor que puede hacer un ser humano, compartir.

  2. #13
    23/08/10 00:52

    ¿ Hay tristeza avantum coitum? Por supuesto que sí. ¿ Recordaré...lo que es un coitum? Tengo un libro, de joven... El Kamasutra, pero si lo aplico, me herniaré, sin duda. Y otro de zonas erógenas. Me pongo mas cachondo al leerlo. ¡ Hay la edad!
    Para los gallegos... Morriña...
    La mayor tristeza,es no intentarlo.

  3. en respuesta a Elfester
    -
    #12
    20/08/10 03:08

    Ten cuidado con los chotacabras...ahora que estoy intentando descifrar las cabalas..me encientro con que Adam aparte de poligamo era polizoofilico...

  4. en respuesta a germinio
    -
    #11
    19/08/10 21:12

    Voy a tratar de completar la frase de Germinio: " Un pitillo, una cajetilla, un carton y hasta un cajón!!!"

  5. #10
    19/08/10 20:49

    Le dice un amigo a otro: "Oye, tu, entre polvo y polvo, te fumas un pitillo?"
    Y le contesta el otro: " Un pitillo, una cajetilla y... un carton!!!"

    Ya ves, Boswell, ese si que tiene depresion post coitum.

  6. en respuesta a Viejo
    -
    #9
    19/08/10 00:29

    Viejo, no me hables de comida, que tengo mas hambre que un maestro...Me haces la boca agua. No creo que seas viejo, lo que dices, tiene feromonas...
    Mis únicas relaciones son con los súcubos. Esa chorrada que se inventaron, cuando unos castos varones soñaban que las poseían en sueños...Unas tias buenas, y que avergonzados, decían que era el demonio vestido de mujer. Bueno desnudo...No, si pirados los han habido siempre...
    Anoche soñé con un súcubo. Era una súcuba preciosa. Es la suerte de ser pintor...
    Pero bueno...Esto marcha...Es cuestión de tiempo...
    Las frutas y los olores...Como valenciano sabrás que además están los olores, mas bien de pescado...Olor a bacallat, olor a abaetjo, no precisamente con feromonas...Ja,ja..
    Bona nit

  7. en respuesta a Elfester
    -
    #8
    18/08/10 12:37

    Tens rao, "fester", estem fense vells

    Pero como eres joven te aconsejaré lo siguiente al respecto de comer :

    A una mujer se la puede comer con la mirada, se la puede comer a besos, comerle la boca y los labios, tambien mordisquear los pezones y las orejas, por no olvidar el cuello y los muslos, tambien saborear su piel y beber de sus labios, entretenerse sorbiendo esas pequeñas gotas de sudor que muestran sus ardores..........................
    Como valenciano que eres, sabes que todo en la mujer tiene nombre de fruta y verdura comestible: fresas, melones, higos, tomates, .......
    Como verás, nosotros los viejos cuando hablamos del comer, no solo nos referimos a mesas llenas de viandas y licores, tambien pensamos en mesas enharinadas como la del "cartero siempre llamma dos veces", con las fresas de 9 semanas y media, y otras que mi pudor y virtud me impide mencionar.
    adeu.

  8. #7
    18/08/10 00:50

    El problema es mio. Soy un Yako. Empiezo a escribir, y cuando envío el comentario...Ya está caducado...

  9. en respuesta a Elfester
    -
    #6
    18/08/10 00:43

    Otra vez...No salen mis comentarios completos...
    Bona nit.

  10. #5
    18/08/10 00:41

    Estáis haciéndoos viejos, ya no habláis de mujeres, sólo del comer...

  11. #4
    18/08/10 00:22

    El período refractario, para recuperarse...Pues sí, cada vez por mas tiempo.
    ¿ Que estaba diciendo? ¡ Ah, si!
    El coitum de joven...Tardaba poco tiempo...No me gusta molestar...
    Pero cuando he amado, me hubiera gustado quedado quieto...formando un sólo cuerpo. Vamos, que cuando falte, la tendría incorrupta...Envuelto en ese bienestar...
    Mi amigo Cala, está muy preocupado. Es diabético. Se fué al médico y se le rió..." No le di dos tortas..."

  12. en respuesta a 3...s
    -
    #3
    17/08/10 15:07

    Si querido 3..s, así es....

    Pero ya sabes que al final el tiempo siempre lo matiza todo y la naturaleza nos pone en nuestro lugar al mismo tiempo que nos enseña.
    Hace unos años apareció por estas latitudes un maldito escarabajo al que llaman el "picudo rojo", este maldito invasor durante años se ha dedicado a esquilmar nuestras palmeras y nosotros a estudiar formas de controlarlo y acabar con él, sin conseguirlo.
    Hasta que un día, nuestras ratas y nuestros mirlos, cansados de que un extraño les quitara los dátiles y la sombra, han decidido comerselos, y a fe mía, que lo hacen con fruición y a conciencia, de momento han frenado la plaga y a no tardar acabarán con ella.
    Ya sabes soy "viejo" y me gusta contar historias e intentar trasladarlas a nuestro entorno político y social, cada vez queda menos comida para los pedradores, o se ponen a régimen o ,nosotros,aunque ya desfallecidos, tambien podemos ser ratas o mirlos y acabar con ellos si nos tocan la comida.
    saludos, viejo amigo.

  13. en respuesta a Viejo
    -
    #2
    17/08/10 14:42

    Que diferencia entre las pompas, y las funestas burbujas...

  14. #1
    17/08/10 13:33

    No querido Boswell,
    No existe la tristeza post coitum, existe la tristeza "non coitum", como dice Melibea tras ser seducida por Calixto a la pregunta de su padre :"¡te dejaste seducir!, ¿no pensaste que después sentirias rabia, vergüenza y hastío?", a lo que Melibea contesto : "Nosotras las mujeres sentimos rabía, vergüenza y hastío, no después, sino antes".
    En cuanto a nosotros los hombres, somos de otra pasta, solo sentimos ganas de fumar y de dormir, y dormimos, dormimos como ángeles benditos un sueño placentero y celestial.
    Recuerdos de parte de vuestro amigo Azcutia, me dice que no os puede atender ya que se encuentra demasiado atareado saqueando mi despensa, mi biblioteca y mi, ya de si, esquilmada bodega.Supongo que esperará a tener la panza llena, el higado inflamado y el cerebro algo despejado (si es posible).
    abrazos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar