La mujer desenfadada

10
Este contenido tiene alrededor de 11 años

LA MUJER DESENFADADA

08-08-10

Todo lo contrario que la mujer enfadada, es la mujer desenfadada.

La mujer enfadada pertenece a un estadio muy inferior al de la mujer desenfadada. Ella se lo pierde, porque ya sabemos quién es a la larga la principal víctima de un enfado: el enfadado o la enfadada. Además, da mucha pereza, porque es un doble trabajo: enfadarse para luego desenfadarse. Una tontería, vaya.

La mujer desenfadada empieza a aparecer toda plena en su maravilloso potencial como mujer.

Estamos convencidos que la mujer es un animal muy superior al hombre. Y no sólo evolutivamente, que es obvio, sino físicamente, porque por ejemplo las mujeres tienen tetas y los hombres no.

Siempre hemos echado de menos tener unas buenas y bonitas tetas, para mirarlas y tocarlas cuando quisiéramos, en cualquier momento que nos apeteciera, y no tener que depender del tedioso permiso de una mujer que se las deje mirar sin disimulo y se las deje tocar con naturalidad. Se hacen mucho de rogar las mujeres con sus tetas. Se hacen las interesantes. De la misma manera que Freud describió en las mujeres el complejo del falo ausente, a lo mejor nosotros tenemos el complejo de las tetas ausentes. Que conste que esto puede ser una muy valiosa aportación a la psiquiatría teórica moderna, y alguien con más ganas y conocimientos sobre ello, debería investigarlo. Una tesis doctoral o así vendría bien.

La mujer desenfadada está cerca de su plenitud, que la alcanzará en dos estadios todavía más superiores: la mujer libre y sola.

Desenfadada la mujer (aunque se enfade de vez en cuando por alguna cosilla sin importancia, como que le pongan un poco, sólo un poco,  los cuernos, por ejemplo) se convierte en la persona que siempre debería ser y que tanto fascina a los hombres, hasta llegarle a jurar amor y fidelidad eternos, algo extraordinariamente difícil de cumplir para un hombre normal.

Es una persona desenfadada, que mira la vida y las cosas con la mirada de la alegría, el corazón de la empatía y las manos de las caricias, el consuelo y el cuidado.

No tiene complejos, ni cuitas, ni amarguras la mujer desenfadada, porque ha alcanzado el superior estadio del equilibrio perfecto entre su carácter ensoñador y romántico y las circunstancias de su vida, que las acepta y las asume, cualesquiera que sean.

Da igual que la mujer sea joven o vieja, guapa o fea, gorda o delgada, alta o baja, rubia o morena, con tetas perfectas o pequeñas o caídas, la mujer desenfadada se encuentra bien consigo misma, y es entonces cuando es capaz de repartir y regalar todas las maravillas escondidas y secretas que millones de años de evolución le han permitido acrisolar. Y sean sus hijos, sus familiares, sus parejas o sus amigos y amigas, son todos privilegiados receptores de las mejores cualidades posibles de una mujer.

Es entonces cuando los hombres, da igual su condición, su formación y hasta su pasado, se enamoran perdidamente de ellas, sin posibilidad de salvación.

Alguien dijo que los hombres nos enamoramos una vez, y luego otra, y otra y otra. Somos unos enamoradizos los hombres, cuando en verdad no se trata de amor, sino de necesidad primaria debido a tres cosas colgantes que tenemos entre las piernas que nos hacen hacer muchas tonterías. Qué cruz con nuestras hormonas y con nuestra polla. La cantidad de problemas que nos generan.

En cambio, la mujer desenfadada no se enamora muchas veces a lo largo de su vida. Acaso una sola vez, quizás dos, a lo sumo tres, por decir un número, y ojo que esto no son matemáticas exactas, depende de cada caso.

Por qué no se enamora tanto la mujer desenfadada? Muy simple: porque se tiene así misma. Todavía no ha descubierto su grado de autonomía y perfección, que lo descubrirá cuando sea una mujer libre y sola.

La mujer desenfadada es la mujer de verdad. Da igual su edad, es madura y equilibrada. Está plena, repleta, de empatía, bondad, generosidad y solidaridad. Escucha más que habla; quiere más que es querida; acaricia más que es acariciada; cuida más que es cuidada.

Casi todas las mujeres son desenfadadas justo antes de casarse. Después, muchas se convierten en enfadadas.

Qué se le va a hacer. No hay nada perfecto. Ni siquiera la mujer. 

  1. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #10
    13/08/10 17:50

    Muy bien Nuriawoman. Ja, ja. Me ha gustado eso de la monogamia emocional, que no física.

    La felicidad consiste en estar desenfadado siempre.

  2. #9
    13/08/10 05:33

    Ui!!! que he estado muy perdida últimamente, mucho curro y poco tiempo.
    Con columnas como estas muestras dos cosas: 1) que tu supuesta misoginia es una manera de expresar tu admiración por las mujeres (yo admiro mucho más a los hombres... por aguantarnos...) y 2) que en el fondo eres un romanticón sin remedio.
    Yo, personalmente, te agradezco la columna.... yo soy desenfadada de naturaleza, no sé si es porque no estoy casada o porque creo que enfadarse por gilipolleces es biológica y temporalmente una pérdida de energía.
    El primer paso para el divorcio, alguien lo decía, es el matrimonio.
    Los humanos NO somos monógamos por naturaleza, e ir contra natura acaba pasando factura. Quizás sería más correcto decir que somos emocionalmente monógamos, pero seguro seguro que físicamente no!!
    Ser desenfadada/o mola mucho más, y follas mucho más también, y esto es un círculo vicioso... cuanto más follas más desenfadadas estás y cuanto más desenfadada estás más follas...
    Total, que todo el mundo a desenfadarse, que ya habrá tiempo de enfadarse cuando Leonardo Dicaprio gane el Oscar por Inception...
    Besitos a todos
    PS: ahora me paso por la siguiente..... joder que no pillo el ritmo y eso que es agosto...

  3. en respuesta a 3...s
    -
    #8
    12/08/10 13:07

    Muy bien y poéticamente descrito, maestro.

    Tenemos que repetir lo de Madrid. La próxima vez me parece que con el jamón beberé vino fino de Jerez o manzanilla, en lugar de vino tinto. Le va más. Tuviste un buena idea en la comida al pedir vino fino.

    Olé. A que me voy a la Feria de Sevilla el próximo año? Tendré que inventar una buena excusa laboral para mi mujer, porque desde luego iría solo.

    Sólo he estado un vez en la Feria, en 1986 con 23 años. Ja, ja. Pocas veces en mi vida me lo he pasado tan bien. Que conste que viví la Feria de noche. No vi esos caballlos tan bonitos por la mañana y tal, porque a esas horas estaba durmiendo. Ja, ja.

    Y qué churros, por Dios. Los mejores que he tomado nunca.

  4. en respuesta a Elfester
    -
    #7
    12/08/10 13:00

    Pues aprovecha bien tus dos últimos cartuchos, Elfester. Ja, ja.

    Y no te preocupes. Siempre hay más de dos cartuchos.

  5. en respuesta a Viejo
    -
    #6
    12/08/10 12:58

    Ja, ja. Muy bueno, Viejo. Ja, ja, lo de 1 cm menos en el firme de nuestras carreteras. Sería un pastón en los miles de kilométros de las carreteras de nuestra querida y desvencijada España.

    Habrá que proponérselo al Excmo. Don José Blanco, antes Pepiño. Mira cómo ha puesto firmes a los controladores. Esos salarios obscenos por mirar una pantallita y chapurrear el inglés (me consta de primera mano que su inglés es malísimo, y tan sólo aeronáutico) me enferman. Y todo por ser licenciados en cualquier cosa y aprobar una oposición.

    El Servicio de Estudios del BBVA dice lo que yo y otros muchos llevando diciendo hace tiempo: hacer un ajuste brutal en los gastos corrientes e incrementar la inversión en infraestructuras.

    Va ZP y lo dice, y la prima de riesgo del Reino de España vuelve a subir. Este hombre es gafe.

    Menuda metudura de pata con lo del candidato socialista a la CA de Madrid. Este Tomás Goméz, que ha sido el único socilista valiente que se ha atrevido a enfrentarse a ZP en todos estos años, gana de calle las primarias. La pobre Trinidad, buena chica, no tiene nada que hacer.

    Yo porque voy a votar a la Espe, esa facha asquerosa y pija según dicen (pero posiblemente una de las mejores gestoras públicas que hay ahora en España, si abstraemos la filiación política), porque si no, votaría a Tomás Goméz, que por cierto (y yo no lo sabía), fue el alcalde (de Parla) más votado de toda España. Tan malo no tiene que ser ese Tomás cuando consiguió esos porcentajes.

    ZP lo ha querido manejar como un pelele (como hace con todos) y Gómez no se ha dejado. Bien hecho.

    Y primarias a la americana en todos los partidos y en todas las candidaturas, incluyendo el inefable Rajoy, que todavía y de forma increíble consigue peor nota personal en las encuestas que el propio ZP. Acojonante.

  6. en respuesta a U235m
    -
    #5
    12/08/10 12:43

    Gracias a ti, U235m. No sé si lo dice por esta columna en particular o en general.

    Y mira: me has dado una idea para escribir una columna sobre "Lo políticamente correcto", abominación estética y ética. Encima es un concepto "Importado" de una cultura que no es la nuestra, la anglosajona calvinista.

    Saludos.

  7. en respuesta a Elfester
    -
    #4
    12/08/10 01:06

    Pleamar pasión desenfreno violento rugir esperma desbocado que te aranya con sus conchas

    Bajamar la paz el remaso la ligera brisa el amor pausado la balada las caricias de sus olas

  8. #3
    12/08/10 00:07

    Mi ex, era desenfadada. Nunca se enfadaba conmigo. Era tan ingenua.
    Al casarse, cambió por completo.
    Es la única mujer, que un depredador como yo...la "respeté".Blanca al altar. Y le fuí fiel...Estoy pirado, claro.
    La próxima, conociéndome como me conozco...No tardaré ni una semana en conquistarla...Bueno, es que ahora estoy de vacaciones...Soy terrible. Don Juan, no me hace ni sombra.
    Cuando vuelva de vacaciones ( que espero no sean largas) veré en mi lista, la que mas me conviene.
    Sólo me quedan dos cartuchos. Y mi amigo me dice...Sí y la escopeta hacia abajo. Menudo pájaro es.
    Bona nit.

  9. #2
    11/08/10 12:58

    Por lo que llegamos a la conclusión de que el matrimonio enfada a la mujer y engorda al hombre, tanto enfadar como engordar deberían de ser considerados como factores de riesgo para la salud y por tanto ser prohibidas por nuestra ministra de Sanidad, tan dada a prohibir cosas.
    Dado que el exceso de peso y el estrés son las principales causas de las bajas por enfermedad, sería muy recomendable que nuestra ministra de Economía interviniera en el asunto, así como nuestro flamante ministro de Trabajo que debería prohibir las causas de todo este desaguisado.
    Teniendo en cuenta que se reduciria el peso de los varones en un 10% y que ello supone unas 140.000 TM. el ministro de Infraestructuras, nuestro amado Sr. Blanco podría reducir en 1 cm. el espesor del firme de nuestras carreteras lo que nos llevaría a no tener que frenar nuestras obras de infraestructura e incluso a incrementarlas.
    Por todo ello afirmo y reitero que el matrimonio de todo tipo debería ser abolido (y que no se me enfaden los Zerolos de turno), mejorarian nuestras carreteras y transportes publicos, nustra sanidad , nuestras espectativas laborales y por fin saldriamos de la dichosa crisis.
    Además veriamos las calles llenas de mujeres sonrientes y varones apolineos.

    saludos.

  10. #1
    11/08/10 12:21

    Gracias por ser politicamente incorrecto.
    Saludos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar