Dorothy

9
Este contenido tiene alrededor de 11 años

DOROTHY

31-10-09

Ayer en la tele (a veces esta caja no es tonta como dicen los intelectuales profesionales que se las dan de finos y de intelectuales y de profesionales. Menuda panda de bobos esnobs) vimos una  foto que nos impresionó, como parece ser que ha impresionado a medio mundo. Hoy, gracias a ese pozo sin fondo e infinito de información que es internet, la hemos recuperado, la hemos grabado en nuestro ordenador, Ignasi, y la hemos observado largo tiempo para poder escribir esta columna. Hasta Ignasi se emocionó, y tembló un poco al guardarla en su memoria de sílice.

Muchas veces los animales en general, nuestros hermanos genéticos aunque sea hace tiempos muy remotos (o no provenimos todos de la misma sopa bacteriana primitiva? No compartimos todos nuestro común origen que vino de una lejana estrella a nuestro planeta en forma de polvo?  Seremos cenizas, más tendrá sentido; polvo seremos, más polvo enamorado), nos enseñan cómo fuimos, cómo fue nuestra inocencia, cuando todavía no estábamos corrompidos por el afán del yo, el egoísmo de nuestro ser, la soberbia del mejor, la ignorancia del otro.

Nuestra adoración por nuestro perro es la adoración por todos los perros del mundo, y por todos los animales. Antes cazábamos, menos mal que sólo caza menor, y creíamos hacer compatible y posible ese amor por los animales (hermanos menos inteligentes y dependientes de nosotros, pero siempre puros y sin atisbo de maldad), con la caza. Nos forzábamos en creer que sólo cazábamos para alimentarnos, ya que, de una forma muy sofista, nos imaginábamos que éramos los proveedores de los polleros y de los carniceros. Pensábamos: ya que se come carne (perdiz, codorniz, paloma, conejo), pues mejor cazarla nosotros, y así la pieza siempre tiene una posibilidad de huida (nunca hemos disparado a una pieza en la que el tiro fuera demasiado fácil), e incluso, gracias a nuestra presión depredadora, podemos influir para que sólo se trasmitan los mejores genes y estamos haciendo un servicio a la evolución. Como dice la frase: el que no se consuela es porque no quiere.

La historia de la foto es muy simple.

Dorothy era una mona chimpancé. Se quedó huérfana muy jovencita porque un cazador mató a su madre. Sola, la vendieron a un parque de atracciones en Camerún, donde durante veinticinco años la explotaron y la vejaron, haciéndole fumar y beber cerveza para divertir a los visitantes, y en todo este tiempo, siempre permaneció atada a una cadena por el cuello. La rescataron y la trasladaron a un plácido centro de protección de chimpancés. A pesar de su maltratada  y miserable vida (hasta los animales son capaces de no albergar rencor, al contrario que muchos humanos), se integró pronto en su nueva familia, adoptó a un bebé chimpancé huérfano y se hizo una de las más queridas del grupo, y hasta aceptada por el macho alfa, que suelen ser bastante cabrones, por cierto. Pero, ay, hasta los chimpancés se hacen viejos, y Dorothy murió.

La foto refleja el momento en el que los cuidadores la llevan muerta en una carretilla para enterrarla, y al fondo aparecen todo el grupo de chimpancés, detrás de una valla de alambre, mirando en absoluto silencio y quietud cómo se llevan a Dorothy. Vemos en la foto a unos dieciséis chimpancés, todos mirándola, como despidiéndola. Es el duelo de los chimpancés. Quién lo iba a decir!

Por qué ha admirado esta foto a medio mundo? Pensaríamos que es porque esos chimpancés demuestran un comportamiento tan humano, y que manejan conceptos como la muerte, y, por tanto, tienen la noción del transcurso del tiempo, y que son capaces de sentir compasión y pena, es decir, que son capaces de sentir emociones muy complejas como los humanos. Así se podría explicar de la forma más lógica la impresión que provoca esta foto en quién la ve. Vale. Pero nosotros queremos ir más allá.

Esta foto nos recuerda lo que no somos, y deberíamos ser. Mucha gente sentirá pena por la chimpancé Dorothy, y se conmoverá con la solidaridad y piedad que demuestran sus compañeros. Pero esa mucha gente ni se conmoverá ni sentirá piedad cuando un familiar suyo muera, no digamos si son desconocidos. Nos conmovemos por una foto, y negamos el auxilio al vecino, bien por pereza, bien por temor, o bien hasta por tacañería, moral y económica. Hasta abandonamos a familiares, sobre todo si no tienen una herencia que dejarnos. Los abandonamos incluso con herencias, imaginemos al pobre viejo o vieja que sólo le queda su pobre y desmantelado cuerpo, nada en el banco o ninguna propiedad inmobiliaria. Los chimpancés no tienen cuenta en el banco ni propiedades, y aún así cuidan y alimentan a sus enfermos y viejos hasta que, por ley de vida, mueren.

Esta foto nos recuerda lo que fuimos, hace millones de años, y lo que ya no somos. Lo inquietante de esta foto para quien la mira es que, sin saberlo y de una forma inconsciente, está viendo el reverso de su espíritu, un espíritu luminoso y generoso que a fuerza de pensar sólo en sí mismo, ha quedado hundido en las más lejanas y abisales simas de su ser, hasta casi desaparecer, y que sólo en ocasiones muy especiales, y debido a un imprevisto estímulo como ver el sincero y sentido duelo, silencio y llanto que hacen unos monos a su compañera muerta, somos capaces de hacer emerger.

Esos monos son mejores que muchos de nosotros. Al menos lloran de verdad a sus muertos. 

  1. en respuesta a Viejo
    -
    #9
    14/07/10 02:04

    Viejo:

    Ni en el resto de los tiempos y de los días, te mandaría yo a paseo, y menos por un tema político. Vamos a pensar que somos limitados humanos, y que nos falta perspectiva y nos sobran filias y fobias para juzgar a nadie, incluido ZP.

    No te preocupes: la señora Historia nos pone a cada uno en su sitio. Es infalible y desapasionada.

    Tu posdata.

    Hace ya más de un año, leí tu lamento.

    No pasa nada. Anda que yo no he volcado lamentos, como fruto amargos, y siempre mi omnipresente padre.

    Tú, Mane (ay, seguramente todavía) y yo hemos sido los únicos que hemos cruzado ese supuesto límite de lo íntimo y de lo público (internet es esencial y asquerosamente público. Quién sabe qué payaso mal intencionado lo puede llegar a leer. Reconozco que a mí me la sopla).

    Bellas las palabras que has escrito en tu comentario. Y no porque estén bien escritas, sino porque provienen directamente de tu corazón.

    Te escribiría una columna, tan sólo inspirado por el recuerdo de una persona tuya que se fue apagando poco a poco, como mi padre.

    No tengo tiempo. Tengo mucho lío en este mes frenético antes del apagón general de Agosto. En cambio, recupero una columna antigua: “El consuelo”.

    Te la regalo, querido amigo.

  2. en respuesta a desvelada
    -
    #8
    14/07/10 01:34

    Querida Desvelada:

    Gracias por ilustrar mi columna sobre Dorothy. Una imagen vale más que cien (o mil) palabras.

    Eres adorable.

    Besos.

  3. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #7
    14/07/10 01:32

    Niña!!!

    Nuria hoy menos súper woman. No pasa nada.

    Te voy a regalar una columna donde la lluvia puede ser una celebración. Es antigua, pero tú no la has leído.

    Anda: besos y arriba el ánimo.

  4. en respuesta a Boswell
    -
    #6
    13/07/10 12:57

    Querido Boswell

    El otro día, cuando se me ocurrió decir que Zapatero no era tan malo a pesar de todo, te faltó el tiempo para mandarme a paseo (aunque no es lo mismo a "la voreta de la mar", que en el recalentado asfalto capitalino), también leí que nuestro amigo TLB comentaba sobre ese último hervor que te faltaba para comprender que la ideología si es importante, que esto no se trata de YO y los DEMÁS, se trata de TODOS.
    Si recuerdas, a Suarez lo llamaron "Tahur del Mississippi" a Calvo Sotelo lo llamaron "Don Tancredo", a Gonzalez "El señor X del Gal", al ínclito Aznar "asesino", a Zapatero "inutil e incompetente" , todos ellos lindos adjetivos promocionados por la oposición para calificar a nuestros gobernantes.
    A ese hervor necesario para trascender de los titulares de prensa apesebrados y de la información interesada, es al que intuyo que se refiere nuestro TLB.

    Pdta.
    Hace poco más de un año, en una noche desesperada, escribí algo así como " Dios mio, porqué permites que esos ojos que me miraban con dulzura ahora me miren sin verme, esas manos que me acariciaron ahora caigan yermas sobre mi regazo, esas palabras que me guiaron ahora surjan inconexas, esa piel que acaricié esté fria y sin respuesta......."
    Hace poco mas de un año, perdí a mi padre y a mi segunda madre.

    un abrazo.

  5. en respuesta a Boswell
    -
    #5
    13/07/10 10:52

    Buenos dias

    Todo en la vida es cuestión de prioridades y este desmesurado amor a los animales, me irrita, me irrita que el gasto en comida para perros sea mayor que las ayudas al tercer mundo, me molesta que gastemos grandes sumas en vestir a nuestros perros, gatos y demás fauna mientras muchos niños andan desnudos, me disgusta que gastemos nuestros recursos en peluquerias de animales mientras miles de niños viven en montañas de basura llenos de inmundicias...........
    No es mucho mas caro cuidar a un niño que a un perro (al niño lo puedes llevar a la S.Social y el perro siempre a clínicas de pago), tampoco es mas caro vestirlo (la ropa para mascotas es más cara que la ropa para niños) y tampoco el alimentarlo (la leche es mas barata que la comida para perros).
    Tal vez el niño te salga respondón y no se conforme con que le acaricies el lomo, ni con que lo saques a pasear por los verdes prados, tal vez el perro nunca te pida unas zapatillas de Nike o una mochila de los Simpsons, pero es preferible que te llamen PAPA a que te llamen GUAU, o al menos eso pienso.

    saludos.

  6. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #4
    13/07/10 01:50

    Bona nit Núria,

    Dorothy

    Un abrazo y muchos ánimos.

  7. #3
    12/07/10 23:38

    Los animales siempre son mejores que nosotros, porque están libres de todas las miserias humanas: ego, avaricia, rencor, envidia, maldad...
    Me ha encantado la columna, y el caso es que no recuerdo a la tal Dorothy... la verdad es que suelo inhibirme de mirar noticias sobre animales, acabo llorando siempre. Y aquí en USA es difícil hacer eso porque cada dos anuncios, uno es de una protectora de animales, que te enseñan, no al cachorrillo mono, sinó al pitbull adulto medio mutilado que requisaron en una pelea de perros, o al doberman quemado que rescataron de una casa,... mi compañera de piso cambia automáticamente estos anuncios porque más de una vez me ha visto sollozar.
    El caso es que me pasa lo mismo con noticias como Haití, o el Chapapote en Galicia (bufff, no lloré poco aquella época), o los niños de Gaza, o las muertes en Irán,...
    Este mundo es una mierda y como no nos pongamos las pilas para arreglarlo, el ser humano no será nada más que una centésima de segundo en la historia del planeta...
    Lo siento, estoy muy pesimista hoy, y mira que ayer ganó el Barça, perdón digo la selección Española la copa del mundo :) Pero esta lloviendo a raudales, y a mi la lluvia me pone triste.
    Bueno, a acabar bien el día.
    Besitos a todos
    Núria

  8. #2
    12/07/10 10:29

    la vida salvaje... dicen... recuerdo uno de esos reportajes ... resulta que el mono en cuestión y su madre estaban apartados del grupo, porque esta tenia la manía de comerse a los monitos pequeños... y el hijo de esta hacia lo propio ... cuando murió la madre...el hijo fue integrado en la manada...todos sabían que el hijo ... solo había aprendido la conducta...muerta la madre ... s termino el peligro...Salvajes dicen...

  9. #1
    12/07/10 05:38

    Es raro que yo esté despierto a estas horas, cuando doy tanta importancia al sueño. Si no, se me levanta menos y peor. Ja, ja.

    Resulta que hoy duermo en casa de mi madre, en pleno centro de Madrid, y las celebraciones del Mundial no me dejan dormir. Coño. Son un poco plastas, la verdad. Tampoco es para tanto. Creo que cada día soy menos futbolero.

    Digo esto para que nadie se extrañe, y piense que me pasa algo malo. Simplemente me he desvelado, y hace un calor de cojones.

    En mi todavía cuarto de soltero, no hay aire acondicionado. Entonces España no se podía permitir esos lujos.

    Buenas noches.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar