La mariconera

37

LA MARICONERA

14-06-10

 

La mariconera nos trae recuerdos de otros tiempos, cuando todo era plenitud, allá por los finales de los años setenta y principios de los ochenta. No es que entonces fuéramos unos maricones. No. Y vayan nuestras anticipadas (o posteriores, según se mire) excusas por nuestro lenguaje grueso o  no delgado al colectivo de los gays, que parece ser que son los únicos que leen nuestras friqui columnas. Gracias, señores gays. Todo lo que quieran ustedes menos tocarnos el culo.

Sospechábamos que en el académico diccionario no íbamos a encontrar la definición de mariconera. Pero teníamos la secreta (o pública) esperanza de encontrarla en la insondable e insondada sabiduría de la señora María Moliner.

La verdad es que la mujer, cuando consigue por una vez no hablar y estar callada por un rato,   es una monada y hasta se puede convertir en la mejor filóloga.

Leire Pajín, por ejemplo, nunca podrá ser una buena filóloga, porque seguramente ni siquiera ha aprobado el bachillerato (y si lo aprobó, no se le nota), tal y como demuestran sus disparatados y bochornosos discursos. Grita como una mujer, pero con las formas de un abroncante hombre.

La señora María Moliner es otra cosa. Por supuesto que hizo el bachillerato, y muchas cosas más, como uno de los mejores (y más interesantes) diccionarios de la lengua castellana.

A ver que dice María Moliner sobre la mariconera: Bolso de mano para hombres. La leche. No se puede decir más y mejor con menos palabras.

La mariconera nos recuerda a nuestro padre. Pues sí, no pasa nada: nuestro padre llevaba mariconera, sobre todo en verano y de vacaciones, que es cuando unos ya no lleva chaqueta y le faltan bolsillos para guardar las cosas.

Jóvenes entonces, teníamos entonces unas secretas envidia y admiración por la mariconera de nuestro padre, que era de buena y oliente piel, entre marrón oscuro y beige. Habrá una palabra para ese color intermedio, pero nunca hemos sido muy buenos ni precisos con los colores en escribiendo.

Nosotros no teníamos mariconera porque no teníamos nada que guardar: ni billetera ni llaves del coche ni de la casa; ni paquetes de cigarrillos ni mecheros; ni gafas de sol ni de ver; ni peines (pequeña concesión hortera de nuestro padre a la coquetería, pero él se lo podía permitir, porque tenía tanta clase y elegancia naturales que hasta peine podía llevar, como los horteras, para peinarse ese maravilloso rizo rebelde que siempre tuvo, incluso cuando ya viejo, dependiente y enfermo, nosotros se lo peinábamos todos los días con  nuestros mayores cariño, cuidado y dulzura).

Con el tiempo, nos quedamos con las ganas de tener una mariconera, sobre todo en verano, cuando uno va a la playa, con el único fin de quemarse la espalda y de que se te metan los minúsculos granos de arena por las uñas de los pies, no importa lo bien que te los cuide la podóloga, a ser posible chica, y guapa. Da gustito que una guapa chica te cuide los pies. Nosotros siempre pedimos que nos cuide algo más que los pies, pero ella muy digna nos dice que no, y  comenta que es porque está casada (qué tontería, si así es más interesante y menos comprometido).

Como ya no se llevan las mariconeras, un verano, y a aún sabiendas de lo insoportablemente horteras que son, nos dio por comprarnos una riñonera, que tienen pinta de ser muy prácticas aunque sean muy anti estéticas. Pensábamos nosotros: Ande yo caliente, y ríase la gente Estuvimos a punto de comprarla. Pero nuestra muy fina mujer, y cada día más pija a pesar de la proximidad de la menopausia, nos advirtió que jamás iría a la playa con nosotros si llevábamos una riñonera a nuestra muy deseada cintura. Pues vale, otra desilusión.

Como ya somos mayores como cuando nuestro padre y nosotros éramos jóvenes (menudo lío de frase), pues ahora sí llevamos muchas cosas en verano: billetera, llaves del coche y de la casa; gafas de sol y de ver; en lugar de tabaco, teléfono móvil; y en lugar de peine, porque nosotros no tenemos ese precioso rizo de nuestro padre, llevamos un buen alijo de preservativos, por lo que pueda ocurrir, y no precisamente con nuestra mujer, que las desconocidas en la playa siempre se alteran un poco con el calor y los rayos del sol, sobre todo si la marea está alta y esa noche va a haber luna llena. La luna es la leche.

Este año nos ha dado por comprarnos una chaqueta de verano sin mangas con algunos bolsillos, un poco a lo Coronel Tapioca pero más discreta y con menos bolsillos, y no sólo para llevarla a  la playa, sino incluso por la calle, cuando vayamos vestidos de sport.

Ya hemos tanteado la cuestión con nuestra mujer, porque en general es ella la que nos compra la ropa por la pereza que nos da.

No ha puesto buena cara, la verdad. Ni nos contestó. Pues nada, otro verano sin saber dónde llevar todas nuestras cosas.

Nos parece que vamos a recuperar la vieja mariconera de piel de nuestro padre. A esto seguro que nuestra mujer no se podrá negar. Si se niega, le diremos que  este año no vamos a la playa y que nos quedamos en Madrid de Rodríguez.

No sabemos por qué, pero nuestra mujer sí que va a aceptar que finalmente este año llevemos una mariconera. Por qué será? 

  1. en respuesta a Conde bracula
    -
    #38
    19/06/10 20:10
    No sabía que fueras mesoamericano, Conde. De cualquiera manera, que sepas que en este bareto también tenemos gin-tonics. Bienvenido.
  2. #37
    19/06/10 17:29

    Hola Boswell,
    Vaya lio han montado los de Expansion....
    Pero son un poco capullos. Me he inscrito como germinio herminio ferminio, nacido el 01-01-1930, y ni un solo dato verdadero....

    La mariconera.

    Pues alla tu. Yo no puedo llevar nada en las manos. A veces, en verano, llevo unos pantalones cortos, bermudas o asi, con muchos bolsillos. A veces, la Blackberry o la camara de fotos, en el cinturon...

    En las manos, ni el anillo de casado. Ni un solo minuto.

  3. en respuesta a desvelada
    -
    #36
    19/06/10 17:24

    Hola Bel la, cuanto tiempo.
    Mucho trabajo.
    Apenas puedo conectarme en fin de semana. C'est la vie.

    Bueno, pues que refrescantes (refrescador diria Boswell...) las fotos que nos pones. Si, yo me apuntaria a este nuevo deporte, pero mas con la primera foto que con la segunda, ja, ja.

    De hecho, como conservo los incunables aquellos, solo necesitaria comprarme el remo.

    Bon dia e unha aperta

  4. en respuesta a Conde bracula
    -
    #35
    18/06/10 22:05

    Hombre, Conde Brácula, se te ve perfectamente.

    Si el correo electrónico no me avisa de tu comentario, ni sé que estás por aquí.

    Ya ves. Los listos de Expansión se ha cargado los blogs. No haya nada peor que un no pijo que quiere ser pijo. La peste. Hasta Conthe se queja del web master o como se llame.

    Anímate a escribir aquí y a ver si pones una columna, gallego misterioso de alta prosa.

    Si quieres publicar un nuevo post (columna queda más fino, a lo Umbral), fíjate arriba a la derecha que pone "Nueva entrada". Pincha y te sale un editor de textos que te respeta el copia/pega de Word (cursivas, párrafos y demás).

    Saludos, Conde. Será un placer leerte por aquí.

  5. en respuesta a Boswell
    -
    #33
    17/06/10 15:20

    Probando...
    Uno dos tres...
    ¿que tal se me ve? ¿me pongo aquí? ¿me pongo allí?

  6. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #32
    16/06/10 13:39

    Ja, ja, Nuria súper Woman. Muy bueno. Los bolsos y las mujeres. Creo que me has dado una idea para una columna.

    Y sí soy malo con los colores. Para mí todo es marrón o beige.

    Los hombres, en comparación a la sensibilidad femenina, somos unos daltónicos espirituales.

    Lo que siempre digo: a los hombres todavía nos faltan varios estados en la evolución, en relación a la mujer, mucho más evolucionada. Lo cual es un pretexto, por cierto, para comportarnos a veces como unos cavernícolas.

    Yo le digo a mi mujer: yo no quería llegar tarde a casa y oliendo a ginebra. La culpa la tiene Darwin, la evolución, no yo. Obviamente, me manda a la mierda.

  7. en respuesta a Nuriawoman
    -
    #31
    16/06/10 02:49

    Nuria, si te apetece en algún momento venir a la baticueva con nosotros...

  8. #30
    16/06/10 02:09

    Me voy a la baticueva.

  9. #29
    16/06/10 02:09

    "Padres catalanes piden la retirada de 'Sálvame'
    La Asociación de Telespectadores de Cataluña denuncia los contenidos del programa de sobremesa de Telecinco ".

    Mis felicitaciones a los catalanes. Un 10.

  10. #28
    16/06/10 02:06

    Pues a mi un bolso para hombres (o mariconera) me pone. Y me parece hasta masculino. Y me parece muy útil, porque estoy hasta las pelotas (o estaba..) de "cariño, me llevas móvil y las llaves??" Y yo siempre contestaba (siempre, ahh, igual es por eso...) "que eres manco??".

    Mi padre tenía una mariconera, para la radio del coche y las llaves. Bueno radio, aquello era como una mesa de mezclas... Y nunca la llevaba cruzada, siempre la llevaba al hombre, y a mi me gustaba...y mi madre no le tenía que llevar sus cosas.
    Porque no sé si os dais cuenta, pero no importante cómo de grande sea el bolso de una mujer, siempre va hasta las cejas.
    Cuanto más grande más mierda llevas. Ibuprofeno, tiritas, crema labial, la cartera, la agenda, el móvil, el tabaco (culpable, fumo...), las llaves de casa, las del coche, una botellita de agua (no sea que mueras de deshidratación del curro a casa), un boli, kleneex (creo que es lo más importante para una mujer), la bolsita del maquillaje (yo de esto no uso....soy bella de naturaleza...), un tampax por si a caso, las gafas de sol, un paquetito de chicles y si tienes hijos un paquetito de toallitas húmedas. A medida sustituyes un bolso por otro mayor, vas añadiendo cosas....en fin, como la Mary Poppins.

    Por cierto Boswell, entre el marrón oscuro y el beige hay 2000 colores diferentes....es una de las cosas malas que tenemos las mujeres, y digo malas porque frustra: "hola, venía a por un bolso naranja fuego" "fuego?? creo que no me quedan, igual naranja normal sí...", "y te queda algo en naranja perlado??", "no, ya le digo, sólo naranja", "no, tiene que ser naranja fuego o perlado porque si no no me va a hacer juego con el vestido palabra de honor azul irisado" :S

    Núria

  11. #27
    16/06/10 02:05

    Mane

    Estamos en la baticueva. Inicia sesión y pincha en Chat

  12. en respuesta a Boswell
    -
    #26
    16/06/10 02:02

    Boswell, pásate si puedes un momento que vamos a comentar una cosa.
    Caben dos en la tabla, cuando hagas tu viaje imaginario de CA si vienes por aquí te llevaré a pasear, pero te pondré delante, para que no me mires mucho. ;)

  13. en respuesta a Argentum
    -
    #25
    16/06/10 01:59

    Ja, ja. Por lo visto las mariconeras son universales.

    Cuando nos volvamos a ver, te voy a regalar dos calculadoras que ya no utilizo. Ahora tengo una Casio normalita de sumas y restas, grandota, y para lo demás utilizo Excel.

    Son dos financieras. Una Sharp, del año 1988, y otra HP de 1989. A ver si las encuentro.

  14. en respuesta a Manealonso
    -
    #24
    16/06/10 01:56

    Buen poeta y juglar Sabina. No me extraña, demuestra una gran cultura y buen gusto poéticos.

    El personaje vamos a dejarlo. Ja, ja.

  15. en respuesta a Manealonso
    -
    #23
    16/06/10 01:54

    Gracias maestro. Viniendo de ti, incluso lo agradezco más.

  16. en respuesta a desvelada
    -
    #21
    16/06/10 01:53

    Muy bonito Desvelada. Yo prefiero a Desvelada a las monitoras. No sé qué opináis. Seguro que esas monitoras no saben escribir tan bien como Desvelada ni poner buena música.

  17. en respuesta a Boswell
    -
    #22
    16/06/10 01:53
    bOrwell Estamos chateando Live! en Aftermarket con D, pásate por allí Y por cierto...si prefiero las monitoras al del video, jajaja
    ARGENTUM Bottom 10

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar