Ralentización y estacionalidad bajista frente a año preelectoral alcista

1

Tras conocer el modesto y rebajado crecimiento del PIB americano del primer trimestre, estos días se han publicado datos de empleo débiles y de actividad no manufacturera sorprendiendo a la baja y confirmando la desaceleración normal en esta fase de ciclo.

El sector no manufacturero contiene algo más del 80% de la actividad económica USA y la sorpresa negativa del pasado mes fue ver al índice en el nivel 52.8, desde el 57.3 anterior,  próximo al crucial nivel 50 o barrera que distingue entre expansión y contracción.

Al hilo de lo anterior, los precios de materias primas ligadas directamente al crecimiento, como el cobre y madera, han caído significativamente desde máximos. Cuando la economía crece se construyen nuevas fábricas, viviendas, infraestructuras… y aumenta la demanda de materiales, especialmente de las dos materias primas antes citadas, y viceversa cuando no crece.

En vista del comportamiento de ambas materias, es más que probable que el crecimiento global se esté ralentizando. Más si cabe cuando la primera economía del mundo, USA, muestra desaceleración, la segunda, China, está sufriendo una política monetaria restrictiva en su lucha contra la inflación y la tercera, Japón, todavía sopesa los efectos del desastre natural, cortes de suministro energético y cierre de fábricas.

Advertencias de firmas de análisis como Credit Suisse rebajando el crecimiento esperado para China debido principalmente a las medidas contractivas adoptadas para contener la inflación van en la misma línea. También el FMI ha advertido  que economías de rápido crecimiento como  Brasil, Chile, Colombia, Perú  y Uruguay, presentan signos de sobrecalentamiento y riesgo para la estabilidad económica.India también viene subiendo los tipos de interés significativamente, esta semana  un 0.50 adicional.  

El impacto de esta ralentización en los mercados financieros es una incógnita compleja, considerando las declaradas intenciones de la FED, por el lado positivo, y por el negativo reconociendo la extensión, sobrecompra y divergencias que presentan actualmente los mercados.

El asunto Bin Laden ha distraído realmente poco nada a los inversores, mientras  el Dólar ha comenzado una leve aunque brusca recuperación, los bonos han mostrado cierta fortaleza en precio justo desde el borde de su precipicio técnico, las materias primas en su conjunto han cedido a la baja y los mercados de acciones también sin dañar aún su estructura alcista.

El mes de mayo ha llegado con los habituales recelos que tanto influyen en las decisiones de inversión fruto de la estadística histórica de comportamiento. El aforismo “sell in may and go away” está plenamente fundamentado y justificado por los resultados históricos conseguidos por el mercado en esas fechas.

Según Stock Traders Almanac, $10.000 invertidos hace 60 años sólo en el periodo favorable del año (noviembre a abril) hubieran resultado en $527.000, mientras que los mismos $10.000 invertidos en el mismo periodo de 60 años pero en los seis meses adversos para el mercado (mayo a octubre) se hubieran convertido en $9.526, es correcto una perdida efectiva de $474.

Ahora bien este año es especial y diferente, como decía,  la opción PUT que supone la FED para el mercado permanece en pie de guerra coincidiendo con el tercer año presidencial, que por su cuenta también genera una pauta de comportamiento única y positiva.  Ambas aportan resistencia al mercado ante posibles caídas, o no.

Observen el sorprendente comportamiento del mercado de acciones en los años preelectorales desde 1.950 durante el periodo o estacionalidad adversa del año, entre mayo y octubre. 

 

Increíble pero cierto, las ambiciones, pretensiones e intervención política,  pesan tanto en los mercados que tienen capacidad de romper pautas estacionales arraigadas y bien fundamentadas en al menos el 70% de ocasiones.

La conclusión del programa de expansión QE 2 y la posibilidad de subida de tipos cercana, estimada en dos o tres trimestres vista, en la práctica es precisamente la retirada de la opción PUT del mercado y provocará un proceso de ventas.

Sin embargo, la magia –por llamarlo de alguna manera neutra-  del tercer año presidencial podría actuar de contrapeso conteniendo las ventas y provocando fuertes rebotes, incluso quizá promoviendo la formación de un techo de mercado complejo y de larga duración para conseguir cerrar 2011 en positivo sin tampoco avanzar mucho más allá de los niveles actuales de cotización.

El comportamiento del mercado desglosado por sectores así como otras referencias como los Bullish Percentage Indices del mercado y de los propios sectores ofrecerán pistas fiables.  Resumiendo mucho la idea, si observamos a los sectores financiero y tecnológico sin fuerza relativa y sin embargo a telecomunicaciones y salud gozando de ella, aunque el mercado esté sostenido sabremos que algo no funciona como debe.

Curiosamente este es el caso actual, vean el comportamiento sectorial relativo del mercado desde los máximos de febrero hasta la fecha.   Los datos internos del mercado se mueven alertando del cambio en ciernes.

 

Independientemente de lo anterior, el mercado muestra signos inequívocos  de agotamiento aunque la pauta todavía no parece haber finalizado su trayectoria alcista. En términos de Dow Jones, tal como indicaba la pasada semana, “¿Dow Jones 13.000? Es el escenario más probable actualmente según se desprende del comportamiento (del helicóptero) técnico, así como de la proyección alcista del índice. Quizá incluso consiga arañar un 2-3% por encima del 13000 antes de girarse. Mientras no cierre bajo el 12.400 la estructura se mantendrá intacta”.

                                                             DOW JONES INDUSTRIALS Intradía, 60 minutos.

 

El nivel 12.400 es importante y su pérdida será una advertencia de debilidad técnica, plenamente confirmada si, a continuación, el índice pierde los 12.100 puntos. Según ciclos intermedios, el final del mes de mayo se presenta interesante y muy probable para la consecución del techo final y punto de inflexión que conduzca a los índices abajo durante el verano del orden del 10 -15%.

Interesante opinion de Bill Gross, cuando simultáneamente la práctica totalidad de analistas está dilucidando el futuro tras el fin del QE 2: 

The argument over whether the end of QEII on June 30 will result in higher yields and lower Treasury bond prices is, in a sense, a secondary one. Even if 10-year Treasuries stay where they are at 3.30%, and fed funds close to 0%, savers and financial intermediaries are being shortchanged by both of these yields and everything in between”.

http://www.pimco.com/EN/Insights/Pages/The-Caine-Mutiny-Part-2.aspx.

También relevante el análisis ofrecido por John Hussman (Condiciones Extremas y Desenlaces típicos) 

Atentamente,

 

Sugerencias en [email protected]

 

Antonio Iruzubieta.

CEFA

  1. #1
    07/05/11 13:44

    Excelente análisis, como de costumbre. Yo este año apuesto por la estacionalidad de mayo a octubre frente al tercer año presidencial. Este ciclo presidencial no se está cumpliendo y la probable razón es el desacoplamiento entre el ciclo de negocios de cuatro años y el ciclo presidencial que provocó la burbuja inmobiliaria entre 2003 y 2007. Hasta que no se vuelvan a acoplar, los ciclos presidenciales lo tendrán difícil para ejercer su magia, porque el presidente irá con el paso cambiado con respecto a los negocios.

    La estacionalidad mayo a octubre, también conocida como indicador Halloween, no se cumple cuando el mercado está fuertemente alcista, normalmente al inicio de la fase alcista del ciclo. El ejemplo más claro fue 2003, el año que más desviación presenta en tu gráfica. Sin embargo se cumple cuando la fase alcista está madura, es débil o el mercado está en fase bajista. Es el caso de 2011, tras dos años de fase alcista y con el mercado débil y cansado. Estas estadísticas es muy importante ponerlas en contexto.

    Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar