La FED comienza a subir los tipos de descuento y además...

1

La Reserva Federal ha publicado una encuesta de opinión sobre prácticas de préstamo bancario, arrojando conclusiones positivas. Los bancos están comenzando a “abrir el grifo” en la concesión de créditos, de manera consistente con el deseable fin de la recesión y con la relajación en las tensiones crediticias globales.

Desde principios del pasado año, momento culminante de la crisis, y de manera paulatina los bancos han ido relajando los criterios para conceder créditos. Ahora se hace conveniente matizar sectores y áreas de negocio, porque el hecho de que el sector inmobiliario comercial sea todavía el menos favorecido por esta corriente permite también barruntar dónde están todavía las dificultades.

No obstante, contrariando a los Lores Banqueros, resulta que se están encontrando con que la demanda de nuevos créditos no mejora, continua deprimida y denota el escaso interés de los agentes económicos por tomar deudas. El desmadre y desgobierno experimentado por el mundo financiero y el ajuste de los mercados, luego extendido a la economía real, naturalmente ha dejado mella.

Los nuevos hábitos del consumidor están orientados al ahorro más que al endeudamiento, a la frugalidad en el consumo que al gasto, al pago de deudas antiguas antes que a la contracción de nuevas. El desapalancamiento es un proceso largo, llevará tiempo y mientras tanto variables macro como el consumo o desempleo permanecerán inestables y bajo presión.

La deprimida demanda crediticia se traduce en una evolución porcentual de cifras de préstamo desconocidas para los bancos desde hace más de veinte años. Casas, coches, bienes duraderos, viajes y gastos superfluos no disfrutan del mismo interés comprador que hace un par de años. Incluso considerando el enorme esfuerzo de la administración para subsidiar la compra de vivienda y de coches. Incluso considerando también los bajos niveles de tipos de interés.

Como botón de muestra de la evolución del consumo,  la cadena Wal-Mart ha presentado resultados decepcionantes, aún mostrando un incremento de beneficios decente (+22%). Resulta que son atribuibles en gran medida a reducción de costes y otros, no al incremento de ingresos por ventas. Las ventas vienen cayendo en los anteriores tres trimestres consecutivos  e incluso han sido negativas en algunas zonas.

Por otra parte, los Indicadores Adelantados vienen perdiendo fuerza en los últimos registros mensuales y en enero han crecido de la manera más modesta registrada en los 10 últimos meses. Los Indicadores Coincidentes tampoco muestran un comportamiento positivo reseñable. Los analistas del NBER, organismo que también analiza la evolución económica y decide si la economía está o no en recesión, se encuentran con posiciones encontradas por la inconsistencia de unos resultados, indicando que la recesión ha quedado atrás, tremendamente sesgados debido a los enormes planes de estímulo gubernamental.

Respecto del popularmente denominado “Trade de la Década” –corto de bonos largos- comentar que China está vendiendo Treasuries y recortando su posicionamiento en deuda USA. Su ratio anual de compras ha caído por debajo de la media de los pasados 12 meses y se encuentra en niveles similares a los del año 2001. Sólo en diciembre China vendió Treasuries por valor de $34.2 billion, cifra record mensual y nunca antes vista desde que en el año 2000 se comenzó a seguir el dato.

Técnicamente es preocupante desde la perspectiva de unos tipos de interés presionados al alza y configurando una formación técnica que proyecta subidas de tipos largos de unos 2 puntos, hasta cotas ligeramente superiores al 6.5%. Estos datos confirman plenamente los argumentos básicos a favor del Trade de la Década, corroboran el escaso interés de los Indirect Bidders en las subastas y obligan a la FED a crear demanda para evitar súbitos ascensos de tipos o bien subastas fallidas, ambos indeseables acontecimientos.

                         T-BOND .Semanal, semilog

T-Bond semanal

Y enlazamos así, con el artificioso asunto de la reciente recuperación inducida de economía y mercados, manipulación y capacidad de éxito de la misma. Desafortunadamente, interferir y manipular no son verbos de nuevo cuño para los gobiernos y desde hace más de cien años ya se opinaba al respecto.

Concretamente,  refiriéndose al mercado de acciones en particular, el famoso coautor de la Teoría de Dow, Robert Rhea, escribió en febrero de 1909: “Anybody will admit that while manipulation is possible in the day-to-day market movement, and the short swing is subject to such an influence in a more limited degree, the great market movement must be beyond the manipulation of the combined financial interests of the world”.

En resumen, y tal como titulaba el escrito del pasado 22 de enero, posponer no es evitar.

El mercado se está estabilizando desde la fuerte corrección de enero, tal como esperábamos, y se encuentra en una zona técnicamente muy relevante, especialmente en términos de Dow Jones.

                             DOW JONES Intradía. 60 minutos

 Cierres sobre la cota de los 10.460 puntos aproximadamente pueden incluso provocar una vuelta del índice en busca de los máximos de enero. Por el contrario, cierres por debajo de la zona 10.150 acentuarán el escenario de caída, que, a bote pronto, indican una proyección hacia el entorno de los 9.200 puntos.

Atentamente,

Sugerencias en [email protected]

Antonio Iruzubieta
CEFA. Certified European Financial Analyst.

  1. #1
    22/02/10 01:49

    Como siempre muy interesante su comentario¡¡

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar