Euforia del menos malo. Saliendo del primer túnel

Tras la implantación de los numerosos planes de rescate y estímulo económico por importes sin precedente histórico, está aumentando la competencia de los gobiernos por captar capital para financiarlos. Los países desarrollados especialmente necesitan financiar su excesivo endeudamiento en un mercado cada día más estrecho y complejo.

China, gran demandante de papel, actualmente dispone de cerca de $ 2 billones en reservas y según declaraciones de sus autoridades, el tamaño de esa posición es excesivo para el riesgo que entraña, no se revelan como los mejores candidatos a ampliar su cartera de deuda USA.

Pero el gobierno americano, conocedor de las negativas implicaciones para el mercado y el dólar de saldar una subasta sin interés comprador, principalmente de inversores extranjeros, se anticipa a esa posibilidad lanzando al mercado cuantiosas subastas a plazos más cortos, a sabiendas de que es más sencillo atraer compras en el tramo corto que en el largo. Así, las subastas de la pasada semana, por cierto muy abultadas, han encontrado interés comprador y afluencia de inversores extranjeros.

En un entorno de fuerte competencia como el actual, la teoría indica que la fuerza del mercado eventualmente presionará al alza los tipos de interés. Es una peligrosa posibilidad que ya ha comenzado a vislumbrarse con el repunte de los tipos de los bonos americanos, que desde los mínimos de principios de año casi se han duplicado. Peligroso por las implicaciones en el encarecimiento de la propia deuda, por la competencia que suponen los tipos altos frente a la inversión en bolsa así como por el correspondiente ajuste a la baja en las valoraciones objetivo de la renta variable.

En tanto que las autoridades americanas utilicen su capacidad persuasiva, el ingenio y talento comercial que les caracteriza, conseguirán cubrir las emisiones y los tipos se mantendrán contenidos. Fracasar en el intento tendrá consecuencias negativas.

¿Vuelta a la normalidad contable?


Los cambios en la normativa contable “mark to market” instaurados meses atrás por FASB, tan socorridos para los bancos y con el fin de enmascarar la realidad para evitar insolvencias y quiebras, vuelven a ser objeto de atención. En la profesión contable existen dos pilares o principios básicos; veracidad y prudencia. Se han fumado ambos por presiones obligadas pero la credibilidad, veracidad y prudencia son esenciales y tarde o temprano regresarán. En la profesión, ahora intentan recuperar esa credibilidad perdida introduciendo normas que reflejen mayores dosis de realidad en las cuentas que firman. Naturalmente el lobby bancario se defenderá debidamente. Vean el interesante artículo en http://www.bloomberg.com/apps/news?pid=20601039&sid=a5BsXz90CMso.

Cuando los expertos en contabilidad consigan su propósito, las malas prácticas contables empleadas por las entidades financieras para adulterar las cuentas dejarán de aportar el efecto balsámico que tanto ha coadyuvado en la recuperación de las bolsas y de la confianza de los inversores. Naturalmente, no parece ser asunto de corto plazo.
La recuperación del mercado inmobiliario es un factor imprescindible para fortalecer los balances bancarios así como para apuntalar la recuperación de la economía en su conjunto. En los últimos meses, temporada estacionalmente positiva para el sector, se está produciendo un repunte –como se observa en el gráfico a continuación- que será interesante seguir y confirmar en el próximo futuro coincidiendo con el escollo que supone el programa de reajuste de tipos hipotecarios pendiente e inminente.

La recuperación según informan los medios difiere de los datos objetivos de evolución. Es cierto que todo cambio de tendencia comienza por tímidos avances, afirmación igual de válida que decir que datos aislados no crean tendencia. Necesitamos cultivar la paciencia y analizar la evolución sectorial en el próximo futuro para, en su caso, refrendar el ya anunciado final del ciclo bajista.
También se puede afirmar que los beneficios empresariales han batido expectativas y los mercados de acciones lo han celebrado convenientemente. No obstante, los resultados son muy pobres en un contexto histórico y la debilidad que proyectan a futuro remarcable.
A pesar del mejor tono generalizado en la economía y mercados, el entorno económico es todavía contractivo, los beneficios empresariales son sólo menos malos y la confianza del consumidor continúa cayendo. Curiosamente, el mantra del menos malo se ha traducido en una euforia bursátil de proporciones históricas.

Mercados

Y las alzas continúan gracias, entre otras cuestiones, a gestores que no quieren perderse el tramo incitados por la inquietante ansiedad de conseguir resultados. Se lanzan a comprar para mitigar la ansiedad, excusando los riesgos. Hasta la fecha, las subidas de los índices no están siendo correctamente validadas técnicamente, ni por el liderazgo del mercado, ni por volumen y las expectativas macro y de crecimiento de beneficios empresariales son notablemente más modestas que las que está descontando hoy el mercado.

Este comportamiento, algo irracional, unido a la evidencia de lecturas excesivas de sobrecompra y a datos de participación en opciones -PUT/CALL- en zona peligrosa, deben traducirse en una corrección con posibilidad de intensificarse si las compras derivadas de la ansiedad por resultados se convierten en ventas derivadas del cierre masivo de esas posiciones protegidas con stops, acelerando así el proceso de ventas.

Las barreras psicológicas que suponen las cifras redondas suelen tener un efecto en los inversores y por norma general los índices no suelen superar o perforar áreas psicológicas importantes en la primera lanzada. El SP500 merodea los 1000 untos, Nasdaq 2.000, Dow Jones 9.000, Ibex 11.000, etc… y asaltar con éxito estas barreras con el actual telón de fondo técnico no es el escenario más probable.

El Ibex ha ascendido cerca del 65% desde marzo, el SP500 un 50%, el Nasdaq un 59%, Dow Jones 43% y el ETF que replica al mercado chino (FXI) ha ascendido un 90%. El caso concreto del Ibex es sorprendente e incierto ya que se trata de uno de los índices que más ha recuperado mientras representa a una de las economías con perspectivas más débiles del mundo desarrollado, según la OCDE y el FMI, por sus desequilibrios y carencia de modelo económico adecuado para remontar la crisis. Sin embargo, está disfrutando un bonito periodo de alegrías que ha situado la cotización en un nivel técnico comprometido en el que existe una confluencia relevante de factores de resistencia. Vean,

IBEX Mensual Semilog

En el gráfico se observa una línea horizontal relevante desde el año 1.998 –verde discontinua- que coincide en precio con la directriz de la tendencia bajista del mercado –verde continua- iniciada en noviembre de 2.007. Además, el índice asciende en busca de la directriz de tendencia alcista –gris- perdida el pasado mes de octubre y ante la posibilidad de realizar un pull-back de medio plazo, es decir a testear la directriz y rebotar a la baja . Bien, todas las referencias confluyen en las inmediaciones de los 11.000 puntos y constituyen un área de difícil resistencia para el mercado. La probabilidad de superar esa cota de manera sostenida en esta ocasión es baja.

La primera purga del fuerte ciclo económico gestado en aproximadamente tres décadas ha quedado atrás. La economía está intentando salir del primer túnel aunque a la vista de los datos, desafortunadamente se vislumbran más túneles en el camino.

Sugerencias en [email protected]

Atentamente,

Antonio Iruzubieta.
CEFA. Certified European Financial Analyst.
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar