Seguidores de tendencia y demás fauna

Este artículo forma parte de la serie sobre estilos de inversión y continua una descripción somera sobre diferentes tipos de inversor principiada con los inversores de más largo plazo. Mientras que los tipos 1y 2 estaban más próximos al concepto de inversión, los tipos que se van a enumerar a continuación se encuentran más cercanos al concepto de especulación.

Mientras que el inversor cíclico y el inversor de largo plazo, una vez establecido su análisis de la situación macroeconómica y del mercado, confiaban en el mercado, área geográfica, sector, y empresa elegidos y los dejaban actuar; este tipo de inversores ponen su confianza en sus herramientas y en sus análisis del entorno y de la tendencia. La descripción vuelve a ser esquemática, no taxativa y aproximada.

3) El inversor de medio plazo:
  • Permanencia: Varias semanas que se pueden convertir en varios meses.
  • Beneficio potencial: En los índices un par de miles de puntos, en acciones al menos un 20%.
  • Ratio recompensa-riesgo: Al menos de 5 a 1. No necesita un gran porcentaje de aciertos, puede incluso ser rentable con acertar en el 25% de las ocasiones, pero necesita grandes ganancias en comparación con las posibles pérdidas. Nunca promedia y si puede piramidar lo hace.
  • Principio: Sigue escrupulosamente la tendencia, y no puede permitirse perder ningún movimiento importante. Su mayor problema es que no siempre puede detectar a priori si está ante un gran movimiento o ante uno insignificante. Sufre en los periodos laterales, donde se acumulan las señales falsas. No se anticipa a los movimientos del mercado, sino que los sigue una vez que se han iniciado y trata de continuarlos hasta la finalización de los mismos. Prima las posiciones compradoras, aunque puede tomar posiciones vendedoras.
  • Técnica: Análisis técnico, figuras chartistas, volumen y alguna idea feliz que no tiene por qué ser excesivamente complicada, como un cruce de medias móviles o algún indicador de dirección. Gestión monetaria. No le interesan especialmente las velas japonesas, puesto que no busca los giros del mercado, sino manterse dentro de la tendencia mientras dure.
  • Frase: Charlie F. Wright: "En vez de intentar predecir cuándo se producirá el próximo gran movimiento, su trabajo se debe centrar en reducir las pérdidas durante los periodos de mercado sin tendencia, mientras espera a que llegue el gran movimiento." Sam Weinstein: "El enfoque profesional consiste en comprar alto y vender más alto todavía".

4) El inversor de corto plazo:

  • Permanencia: Un par de semanas que pueden ir más allá de un mes.
  • Beneficio potencial: En índices varios cientos de puntos, en acciones al menos un 10%.
  • Ratio recompensa-riesgo: 5 a 1. Su porcentaje de aciertos debe ser mayor, ya que sus ganancias también son inferiores a las del inversor de medio plazo. Nunca promedia y piramida en muchas menos ocasiones de las que lo hace.
  • Principio: No se anticipa a los movimientos del mercado, sino que los sigue una vez que ya están iniciados. Busca las ondas o impulsos dentro de la tendencia principal. Toma tanto posiciones compradoras como posiciones vendedoras.
  • Técnica: Análisis técnico, figuras chartistas, uso de medias móviles, indicadores de dirección y osciladores, indicadores de volumen, de compromiso, de consenso y de opinión contraria. Gestión monetaria. Aunque no busca los giros del mercado, se siente interesado por las velas japonesas.
  • Frase: Jesse Livermore: "Lo único que debemos hacer es buscar el movimiento e intentar seguir la corriente. No discutas con la tendencia, y sobre todo no trates de luchar contra ella."

5) El operador de muy corto plazo o swing trading:
  • Permanencia: de 3 a 5 días, que pueden sobrepasar la semana siempre que la posición evolucione muy favorablemente.
  • Beneficio potencial: En índices un par de cientos de puntos, en acciones al menos un 5%.
  • Ratio recompensa-riesgo: 3 a 1. A medida que se reduce la expectativa de beneficios y aumenta el nivel de riesgo, debe incrementarse el porcentaje de aciertos. Nunca promedia y no suele piramidar.
  • Principio: No se anticipa a los movimientos del mercado, sino que busca movimientos concretos y fuertes dentro de una tendencia bien iniciada y definida. Busca aprovecharse de las rupturas y de los impulsos que tienen lugar dentro de las distintas tendencias. Toma sin distinción posiciones compradoras y vendedoras.
  • Técnica: Análisis técnico, figuras chartistas, uso de medias móviles, indicadores de dirección y osciladores, indicadores de volumen, de compromiso, de consenso y de opinión contraria; volatilidad, filtros de tiempo, estacionalidad, ineficiencias, referencias y liderazgos. Tiene en consideración y sigue las velas japonesas. Debe prestar atención a la gestión monetaria, deslizamientos y comisiones.
  • Frase: Steve Briese: "Operar con la tendencia es una perogrullada. Nadie intenta de forma intencionada operar en contra de la tendencia. Operando contra la tendencia siempre perderás dinero. El factor crítico está en identificar la tendencia sobre la base del marco temporal seleccionado, ya sea minutos, horas, días o semanas."
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar