4
El 9 de diciembre de 2009 al escribir sobre las bolsas mundiales y emergentes comenté que los índices cerrarían en la parte año del año, esto es, en máximos o cerca de los mismos. Sin embargo, mientras que para algunos índices como Dow Jones y S&P 500 esperaba nuevos máximos anuales que aproximaran la vela de la década a una pauta doji, para el futuro del Ibex 35 me atreví a pronosticar un cierre alejado de los máximos en 12.178 y próximo al entorno de 11.800.
Puede que algún lector no le vea sentido a unos gráficos de tan largo plazo, puede incluso que algún otro lector hasta ponga en solfa que la nueva década haya dado comienzo; la cuestión es que el Ibex finalmente terminó el periodo sin realizar nuevos máximos anuales y no muy lejos de la apertura en 11.850. Cerró en 11.924, y la consideración de los gráficos decadenales ayudó para apostar por otros futuros antes que por el del selectivo español o incluso para apostar por el Ibex cuando aún estaba lejos de esos niveles, como se aprecia en el gráfico de la izquierda con fecha 17 de diciembre.

Si lo esperaba cerca de 11.800 era porque la inmensa mayoría de los índices occidentales iban a terminar la década con rendimiento negativo, y no pensaba que el creador de mercado del Ibex tuviera el descaro de procurarle un retorno final mucho mayor, y también porque creía que el cuidador no se iba a resistir a dejar una vela doji de onda alta de este tipo. He aquí la explicación y he aquí en qué cosas tan chuscas se pueden basar algunos pronósticos.
Si al hablar de los gráficos de la década de otros índices refería que el Dow Jones ha pasado de 196 a 14.198 puntos y el S&P de 16 a 1.576 puntos en menos de 60 años; el Ibex 35, por su parte, ha realizado un estimable recorrido de 2.832 a 16.018 puntos en 17 años. Por otra parte, si se puede admitir que a una gran borrachera le suele seguir una buena resaca, en el caso español y sobre todo en determinados sectores habría que decir que la juerga ha sido por todo lo alto.
En primer lugar, conviene reseñar que un doji formado tras una línea grande blanca y, principalmente, tras una tendencia alcista fuerte y prolongada es una clara señal de alarma, y aunque no tiene por qué implicar necesariamente una vuelta de mercado sí suele apuntar a una necesidad de corrección o al menos a un escenario consolidativo, tal y como ya indiqué en el anterior artículo.
En el caso de los doji de onda alta, es decir, aquéllos con sombras inferiores y superiores largas, la relevancia es aún mayor y el significado de alarma más poderoso. Y no se puede negar que el doji del Ibex es magnífico, aun a pesar de no haberse generado en la zona media del rango.
Ante un doji de onda alta caben dos tipos definidos de operativa:
  1. La opción más segura consiste en abrir posiciones vendedoras cuando se produzca un cierre por debajo de los mínimos de la figura.
  2. La opción más agresiva y especulativa supone vender una vez que se ha terminado de formar la vela.

En ambos casos el stop de protección debería estar situado sobre los máximos de la figura; es decir, por encima de 16.000, lo que arroja una pérdida potencial difícilmente asumible y convierte a la vela prácticamente en inoperativa; a diferencia de otras señales de medio y largo plazo, bien sean semanales, mensuales o trimestrales, ya mostradas en el blog. Otra posibilidad distinta sería tomar el doji como referencia y ajustar el stop en escalas temporales inferiores.

En segundo lugar, voy a rescatar el gráfico de la avena, a añadir el del cobre y a hacer mención de un dicho algo pícaro referido a las velas japonesas, que alude a que normalmente se tiende a buscar las grandes colas. Tanto en un gráfico como en otro se observa cómo la vela que sigue a un doji de onda alta con sombras, mechas o colas muy grandes tiende a moverse dentro del rango establecido en las mismas. Es decir, se acostumbra a buscar la zona de máximos y de mínimos previos y suele costar bastante superarlos.

En el caso del Ibex, por consiguiente, se podría esperar cierta volatilidad dentro de ese rango, y que se terminara el periodo con un retorno pobre o negativo. En ese posible escenario, sería muy interesante comprar lo más cerca de la zona 5.300-6.700 y vender lo más cerca posible de la zona 15.000-16.000; sin obviar que se trata de un plazo de 10 años.

Para terminar, conviene reparar en el gráfico del cobre. A pesar de que el recorrido del precio del futuro del cobre ha estado correlacionado en los últimos años con los mercados de renta variable, de que su evolución ha sido muy parecida a éstos en 2009, y de que apunta en este momento a una corrección, la vela que ha dejado en el dibujo de la década es magnífica y apunta a tratar de buscar precios bajos de compra con vistas a un medio-largo plazo.

  1. #4
    16/01/10 23:40

    Es usted el lector que estaba esperando señor Pons y que faltó en el anterior post, por eso mencionaba la puesta en solfa y en éste hablo de decenio. No obstante, hay que decir que los gráficos no sólo quedan así perfectamente dibujados, sino que incluso habrían tenido importancia operativa, tal y como señalo a propósito de buscar un precio cercano a la apertura y sobre los 11800.

    Gracias, Luis 023.

    Saludos a ambos.

  2. #3
    15/01/10 05:02

    Pons, con lo felices que fuimos celebrando el fin del milenio dos veces(31dec 1999 y 31dec 2000)!!!!
    Que mas da para estos calculos es irrelevante podria hacerlo con graficos de 10 agnos empezando 1905/1915... Pero los ceros simepre quedan bien!(el apunte de todas maneras se me habia escapado completamente)

    Muy buen post, habra que estar atentos al cobre entonces.

  3. #2
    Anonimo
    15/01/10 01:50

    En los princiìos de 2010... etc.
    José Pons

  4. #1
    Anonimo
    15/01/10 01:48

    En ´principios 2010 no se ha acabado la década. Se acabará cuando acabe, nunca mejor dicho, 2010.
    En el año 1 de nuestra era no ha pasado un año hasta que no termina el año 1. El año 2000 no empieza un milenio, se completa dos milenios cuando se acaba 2000. Se empieza el tercer milenio cuando acaban las campanadas del 31 dic de 2000.
    José Pons

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar