John Bollinger y el misterio del Banco BBVA

5
Este contenido tiene casi 12 años
El título sería mucho mejor y la lectura, sin duda, mucho más amena si se sustituyera a John Bollinger por John Dillinger, el famoso atracador de bancos, pero, a falta de la banda de Dillinger para obtener el dinero del banco Bilbao Vizcaya, habrá que conformarse con las bandas de Bollinger para analizarlo.
Estas bandas se colocan habitualmente dos desviaciones típicas por encima y por debajo de una media móvil y fluctúan alrededor de la misma. Dado que los precios suelen permanecer y oscilar la mayoría del tiempo dentro de las bandas, pueden llegar a servir como objetivos y a definir posibles zonas de soporte y resistencia. Sin embargo, a mi entender, la mayor utilidad de las bandas radica en que sirven para determinar y medir los niveles de volatilidad:
  • Si las bandas se encuentran cercanas, la volatilidad es baja. Si las bandas, además están planas, implican lateralidad.
  • Si las bandas se encuentran alejadas, la volatilidad es alta. Si las bandas, además muestran pendiente, implican tendencia.

Si se fija en el gráfico mensual del Banco BBVA, apreciará, como no podía ser de otra manera entre gemelos, numerosas similitudes con el Banco Santander. Podrá observar máximos decrecientes entre 2007 y 2009 con un incremento de volumen en las bajadas y un decremento en las subidas. Sobra recordar que una tendencia bajista se define por los máximos descendentes y que el volumen ha de ser concordante con la tendencia. El indicador Adx también refleja esa tendencia con la formación de un techo.

Las bandas de Bollinger vendrían a abundar en el mismo sentido. En el gráfico cabe distinguir cómo entre los años 2004 y 2006 el precio discurre pegado a la banda superior debido al fuerte movimiento alcista y cómo entre finales de 2007 y principios de 2009 el precio evoluciona pegado a la banda inferior debido al fuerte movimiento bajista. A partir de marzo de 2009 se separa de la banda inferior y comienza el movimiento a la banda contraria. Dado que la cotización pasa a encontrarse entre las bandas y no pegado a una de ellas, se puede considerar este movimiento como una reacción al movimiento previo y no como un movimiento tendencial.
El misterio, pese a lo anterior, radica en la potente barra de volumen que el banco está dejando este mes junto con un Macd cruzado al alza. Además, está tan pegado a la directriz bajista de medio plazo, y ésta es tan visible, que es posible que intente rebasarla o al menos redefinirla. La banda superior de Bollinger aún le concede cierto recorrido. Sin embargo, las bandas ya han comenzado a aplanarse, y le recuerdo que bandas planas implican lateralidad y bandas alejadas volatilidad alta; por consiguiente, la pregunta que debería plantearse si desea tomar posiciones compradoras de medio o largo plazo sería ésta: ¿qué grado de volatilidad está dispuesto a aceptar? ¿Estaría dispuesto a aceptar simplemente un retorno a la media móvil descendente? Si no tiene clara la respuesta, no dude en comprobar una vez más la separación existente entre ambas bandas.

En el gráfico semanal se puede constatar cómo el Adx no reconoce tendencia, direccionalidad o fuerza alguna en el movimiento acaecido desde marzo de 2009, pero también cómo el Macd, por el contrario, ha alcanzado niveles de extrema sobrecompra, superiores a los de 2007, e intenta cruzarse a la baja. Semejantes niveles marcan frecuentemente una zona de venta a medio plazo.
El misterio del volumen habría que definirlo en esta escala en términos de volumen climático o no climático. En el gráfico se puede observar claramente cómo las últimas barras, tras producirse todo el avance alcista con volumen decreciente, doblan el volumen medio de las últimas semanas. El volumen climático se caracteriza precisamente por un significativo incremento del volumen al final de un fuerte movimiento alcista o bajista y suele marcar una zona de techo o suelo. La cuestión, por tanto, es si esas barras podrían apuntar o no a la finalización del movimiento alcista previo.
Las bandas de Bollinger, por su parte, siguen mostrando pendiente positiva y favoreciendo el movimiento al alza, aunque la banda superior empieza a buscar cerrarse y envolver el precio. Tampoco se puede obviar que por arriba aparece un camino trabado y lleno de obstáculos y por debajo un camino mucho más expedito, sobre todo si se pierde la zona de 10,70 euros.

Si ha llegado hasta aquí, estimado lector, lamento decirle que se podía haber ahorrado toda la perorata anterior, puesto que la solución es mucho más sencilla y se la va a dar el gráfico diario, al menos para el corto plazo. En el mismo puede ver cómo entre mayo y julio las bandas corren paralelas, bien planas y juntitas, definiendo un periodo de baja volatilidad, que suelen ser momentos ideales para la acumulación o distribución de un valor. En julio tiene lugar un diáfano movimiento alcista, secundado por la banda superior de Bollinger y los indicadores de tendencia Macd y Adx.
Entre septiembre y octubre disminuye la volatilidad, las bandas vuelven a juntarse, decae el Macd y se aplana el Adx hasta la zona de 10, todo ello con un volumen francamente escandaloso, mientras el precio se mueve dentro de un triángulo que a fecha de hoy parece querer romper al alza. La solución es tan sencilla como comprar o vender cuando las bandas de Bollinger se separen nuevamente y el Adx supere la zona de 25, tal y como sucedió en julio. Probablemente dará compra por encima de 13 y seguramente venta por debajo de 11. Todo sin olvidar que si señalan compra, debería estar orientada principalmente al corto plazo, puesto que la solución de medio plazo depende de su tolerancia a la volatilidad.
  1. #5
    22/10/09 15:42

    -Pues ese es el misterio, Sibarsky que con los precios redondeándose y numerosos indicadores marcando techo, el volumen ha aumentado de forma escandalosa e incluso apuntaba a que el precio podría intentar romper por arriba. La cuestión es quién esta absorbiendo todo ese papel. Parece más factible que manos fuertes hayan soltado papelón y que lo estén aguantando antes de dejarlo caer, que que pueda empezar un nuevo impulso, pero los indicadores de volumen tampoco terminan de ponerse de acuerdo sobre si es acumulación o distribución.

    -Sadacaal, efectivamente el movimiento de ruptura se da cuando ambas bandas se abren, se ensanchan y divergen. La manera de operar con bandas paralelas es basarse en criterios de sobrecompra y sobreventa y comprar en la banda inferior y vender en la banda superior.

    -Antonio Miguel, el estudio era sobre el BBVA, no sobre las bandas, pero estoy completamente de acuerdo. Evidentemente son los indicadores los que siguen el precio y no el precio el que sigue los indicadores. Los días 2 y 5 de octubre tienes un ejemplo claro de eso, de cómo se redirige el precio; donde se podría haberse iniciado un giro bajista, comienza un contraataque a la banda contraria y al alza.

    -David, igualmente de acuerdo y estoy pensando en reformularlo en el artículo en forma de “si la volatilidad es baja, las bandas se encuentran cercanas...”

    Se agradece tener lectores de tanta calidad. Un gran saludo a todos.

  2. #4
    Anonimo
    22/10/09 09:44

    Buenas,

    Opino igual que AntonioMiguel, una congestión implica unas bandas de Bolinger cerradas y un movimiento con gran volatilidad unas bandas abiertas y no al revés, y todo esto aunque alguna vez les he prestado atención prefiero extraerlo directamente del precio que viendo un indicador más.

    Saludos,

    David.

  3. #3
    22/10/09 01:36

    Me ha parecido interesante el estudio, no obstante, respecto a las bandas de bollinger son estás una formulación matemática que tomando como variable los valores pasados del precio intenta predecir sus movimientos futuros. No son los los precios los que suelen permanecer y oscilar la mayoría del tiempo dentro de las bandas,sino las bandas las que oscilan y envuelven la mayoría del tiempo al precio y por tanto su poder predictivo se límita a decirnos donde estará el precio si sigue comportandose como hasta ahora, por lo que con uno cuantos movimientos sutiles del precio, los manos fuertes podran redirigir nuestras expectativas según les interese.

  4. #2
    Anonimo
    21/10/09 22:36

    Hola Gallardo estupendo artículo, soy un seguidor de bollinger, y me gusta mucho para detectar como tu bien dices los momentos de poca y mucha volatilidad, como bien explica él en su libro los momentos de poca volatilidad engendran alta volatilidad y los momentos de alta volatilidad engendran poca volatilidad. Una forma de detectar que el movimiento en la rotura de una de las dos bandas puede ser real es ver la banda contraria, si ésta se esta abriendo en posición contraria es mas probable que el movimiento sea correcto. Nunca tomaría posiciones diarias en un valor cuyo grafico semanal tenga las bandas de bollinger paralelas ya que lo más probable es que al tocar una de esas bandas el valor retroceda, mostrando una lateralidad.
    La media móvil al igual que las bandas, sirven como soportes y resistencias para gráficos de tiempo menor, por ejemplo las bandas y media móvil semanales y mensuales son excelentes soportes y resistencias para gráficos diarios.

  5. #1
    21/10/09 14:39

    Corrígeme si me equivoco, pero el aumento de volumen en los últimos dos meses es, cuanto menos, sospechoso. Si prevalecieran las órdenes de compra, presionarían el valor al alza, y sin embargo, en el gráfico se observan bandas de Bollinger laterales y muy estrechas, es decir, poca volatilidad de precios. Como bien dices, parece estar BBVA inmerso en una fase de distribución, vendiendo todo el que puede a esos niveles de precio, previendo quizá una próxima caída en la cotización.

    Buen post, S2.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar