El euro ha roto el nivel de 1,30 durante la noche. Es notable que el dólar haya subido en todas menos en dos de las últimas nueve sesiones, mirando al dollar index chart. Los acontecimientos políticos en Europa, tanto en Francia como Grecia, han servido para potenciar una tendencia de mayor aversión al riesgo. Por otra parte, en Europa estamos viendo nuevas señales de estrés en el sector bancario, tales como ensanchamientos en los swaps de divisas y en los diferenciales del Libor-OIS. Estos reflejan una mayor preocupación con respecto a la fragilidad del sector bancario europeo; los inversores ven también que actualmente hay pocos indicios de que el BCE esté dispuesto a mover ficha de nuevo, tras las dos inyecciones de liquidez a 3años. A este panorama tenemos que añadirle los decepcionantes datos de comercio de China durante la noche (u desaceleración en las exportaciones e importaciones). Por su parte, las acciones asiáticas están cayendo por sexta sesión consecutiva, el índice MSCI de Asia (excluido Japón) ha subido en torno al 7% en el año, después de haberse situado en un 16% a finales de febrero. La realidad muerde duro y no sólo en Europa.
 

La cuestión del oro

Esta semana ha sido muy importante en el mercado del oro. El contado cayó más de un 2% el martes por debajo del nivel de USD 1.600, por debajo del soporte clave, desde los mínimos de finales del 2008. Técnicamente, esto pone a los alcistas del oro en una posición más difícil, argumentarían que lo que estamos viendo es sólo un pull-back temporal de una tendencia alcista en el largo plazo. Como siempre, parte de esta actividad reciente se puede atribuir a los movimientos del dólar, vemos subir el dóllar index ante el contexto de una mayor incertidumbre política en Europa. La correlación inversa con el oro a un mes está en máximos del año. Lo que es más interesante, sin embargo, es la divergencia del oro frente a los tipos de interés reales. La correlación negativa entre los dos ha sido bastante fuerte durante la mayoría de los últimos cuatro años. Como las tasas de interés reales han caído, los inversores han diversificado hacia activos de riesgo, incluyendo el oro, como una manera de buscar un mayor retorno. Esta relación parece haberse roto en los últimos tiempos, con la correlación a 6meses actualmente en cero, desde promedios de -0,60 a mediados de 2007. Esto sugiere que el apetito por el riesgo de los inversores está disminuyendo, a pesar de los costos de financiación cercanos a cero y los retornos reales negativos. Los alcistas del oro necesitan un poco de munición nueva para justificar nuevos máximos récord debido a que las reglas de los últimos años están cambiando.


Moody anuncia rebaja a los bancos

En febrero, Moody 's dio a entender que estaba revisando la calificación crediticia de más de 100 bancos, con resultados esperados que serán anunciados en el corto plazo. Para muchos, una rebaja inminente parece inevitable, y además se elevan los costes de financiación y limita el acceso al mercado mayorista, reduce la rentabilidad y da lugar a los temibles margin call. Esto a su vez limitará aún más la disponibilidad de crédito, en un momento en que el BCE ya ha proporcionado abundante liquidez a los bancos a través de la LTRO. En el lado positivo, algunos de los resultados de las ganancias de algunos de los mayores bancos (JP Morgan, Deutsche Bank, Goldman Sachs y RBA) han sido mejor de lo esperado. En un momento de incertidumbre renovada y aumentada, una ola  de rebajas de los bancos es la última cosa que necesita un mercado que ya está al borde de un ataque de nervios.


Los bonos vuelven a morder

Como era de esperar, los operadores de  bonos están castigando a los mercados en aquellos estados soberanos en el que la voluntad política para implementar la austeridad fiscal está en duda. En Italia, donde el partido de Berlusconi muestra un retroceso en la ratificación del tratado fiscal, y en el norte, donde hubo un aumento en el apoyo a la lucha contra el euro en las elecciones de fin de semana pasado, el rendimiento del bono  a 10 años subió por encima de 5,50%. Mientras tanto, los bonos alemanes se encontraban en un territorio desconocido, con el rendimiento a 10 años en sólo 1,53%, y el rendimiento de 3 años sólo en un 0,2%. Los rendimientos de los Gilts a 10 años están atrayendo a una oferta segura pero aún así han cerrado con unos mínimos de la última década.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar