Una gran agenda para los primeros ministros de finanzas



La reunión de hoy de los ministros de Finanzas de la eurozona en Bruselas tiene una agenda muy completa a tener en cuenta. No es el último borrador del pacto fiscal a discutir sino una revisión de los progresos realizados en las negociaciones de la deuda griega, y una conversación sobre un proyecto para el Mecanismo de Estabilidad Europea (ESM). Este último parece ser que incluye cláusulas de acción colectiva, a pesar de cualquier cancelación de deudas se tendrán que cumplir con las normas del FMI. Alemania y Francia están dispuestos a terminar el tema ESM tan pronto como sea posible, a pesar de que sólo puede tener efecto una vez que haya sido ratificado por los países que representan el 90% de su capital. Es poco probable que cualquiera de estos temas sea resuelto por completo en esta reunión, aunque en algunos se avanzará. Curiosamente, en estos días la moneda única está creando menos dramas en las reuniones de este tipo, un agudo contraste con las celebradas en el último trimestre del año pasado. Después de amenazar con el 1,30 en una primera etapa el viernes, el euro regresara a cerca de1,29.


El BCE pone objeciones al proyecto fiscal-compacto

Según un artículo publicado hoy en Bloomberg, los legisladores europeos han fortalecido el último borrador del pacto fiscal que refleja muchas de las críticas hechas esta semana por el BCE. Los ministros de Finanzas discutirán este último proyecto en su próxima reunión el 23 de enero. Si el déficit presupuestario estructural se aparta "significativamente" de la meta del 0,5%, entonces habrá un mecanismo centralizado que se active automáticamente. A pesar de ser una mejora sobre el primer borrador, que atrajo gran cantidad de ira del Banco Central Europeo, todavía hay algunas preguntas importantes por responder como lo que es "importante" y exactamente cómo trabaja el mecanismo automático de corrección centralizada.

Al parecer, la Comisión Europea también obtendrá el poder para implementar un cronograma de convergencia fiscal. Queda por ver cómo de vinculantes serán las instrucciones de la CE si es que llega a ser. Dicho esto, el nuevo Gobierno belga recientemente atrajo la ira de la Comisión porque sus previsiones de crecimiento eran demasiado optimistas. La Comisión exigió recortes urgentes del gasto de los belgas con el fin de evitar la imposición de multas sustanciales. La verdadera prueba de estas facultades será si la Comisión es lo suficientemente valiente como para hacer frente a una de las economías más grandes de Europa por sus transgresiones fiscal.

El último borrador también le da al Tribunal de Justicia Europeo (TJCE) la capacidad de imponer multas de hasta 0,1% del PIB. Esto suena más prometedor, aunque el Tribunal de Justicia no será capaz de hacer cumplir las reglas fiscales que el BCE había esperado.

Desafortunadamente, parece que el proyecto aún se adapta a una amplia gama de excusas para faltar a las metas fiscales, como "circunstancias excepcionales" (recesión económica) o "eventos inusuales". El BCE había pedido para que esto que también se aprieten. Este es sin duda el aspecto más preocupante de todo el proyecto, parece que todavía es muy fácil pasar por alto los objetivos presupuestarios sin sanción. Asimismo, los países que firmen el tratado tendrán un máximo de cinco años para ponerlo en práctica.

A pesar de los avances que se están haciendo para un pacto fiscal decente, en la superficie, al menos, todavía parece demasiado blando con los  malhechores fiscales. Ningún sentido tiene afirmar que  este pacto fiscal es más que otro Pacto de Estabilidad y Crecimiento.

El MPC dará la bienvenida a la noticia de una caída de inflación. Posiblemente el aspecto más interesante de las últimas cifras de ventas al por menor es que, el ritmo de crecimiento de los precios al por menor es, sin duda más lento. Aunque la medida extraída de esta serie es más estrecha que los números oficiales de inflación y se calcula sobre una base diferente, sin embargo, se confirma que la inflación por lo menos se ha desacelerado significativamente. Excluidos los combustibles, la inflación se desaceleró las ventas en diciembre a 1,8%. Es más que probable que, con el incremento del IVA y el abandono del cálculo de los números de enero, nos moveremos en un período de alta deflación, al menos en las ventas al por menor. De hecho, observando sin intervención de las tiendas al por menor (catálogo y también las ventas por Internet), que ya están allí, el deflactor en esta área se sitúa ahora en -0,6%. Naturalmente, esto es una buena noticia para aquellos que han visto como los ingresos reales se han tambaleado en el último par de años; es también el resultado de unas  condiciones comerciales muy difíciles. Por lo tanto, el panorama de la inflación mejorada en el lado minorista no está exenta de costes en términos de puestos de trabajo y también los márgenes por parte de los restantes.

Portugal se choca a velocidad ultralenta

El anuncio del último viernes de S&P en el que rebajaba el rating de Portugal por debajo de nivel de investment grade fue otro nuevo duro golpe para una nación castigada. Para aquellos que todavía no lo habían hecho, la rebaja fuerza a los gestores a cerrar su exposición a Portugal. El bono a 10 años subió ayer a 14.40%, 1250 pb por encima del Bund. A pesar de que el primer ministro portugués ha sido aplaudido por otros líderes europeos por las medidas de austeridad aplicadas, son evidentes las dificultades que está sufriendo el país.  Para 2012 es perfectamente plausible que el PIB decline al menos un 5%, con caídas superiores para el año siguiente. En el año hasta septiembre el PIB cayó un 7%.

Portugal está en un camino de dolorosa devaluación interna ya que no tiene control sobre herramientas financieras como los tipos de interés o de cambio. El desapalancamiento del sector privado está siendo muy rápido y los balances de los bancos están sometidos a una enorme presión, lo que está acelerando la miseria económica. Debido a la ayuda financiera recibida de la UE y del FMI no se ha desencadenado un proceso de reestructuración de la deuda. De todos modos, los tenedores de bonos probablemente se han dado ya cuenta a estas alturas que, realistamente, Portugal tiene pocas posibilidades de pagar la deuda en su totalidad.-

A medida que avanzamos en 2012, las discusiones sobre el tamaño del hair cut que los tenedores de bonos portugueses tendrán que soportar se harán eco. Hay algunos apuntes que lo cifran en hasta un tercio. A día de hoy esto parece el mejor escenario posible para este país en dificultades

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar