¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Blog Diccionario de fondos de inversión
Explicación de los principales conceptos relativos a los fondos de inversión

VaR (Value at Risk)

¿Qué es el VaR?

El VaR (Value at Risk) se puede definir como el valor máximo probable de pérdida, con un intervalo de confianza determinado, y sobre un cierto periodo de tiempo.

¿Cómo se calcula el VaR?

El VaR nació en EEUU en la década de los 80, siendo utilizado por importantes bancos en el manejo de derivados. Sus siglas responden a las palabras en inglés "value at risk", que se traducen al castellano como "valor en riesgo".

El VaR es un método para cuantificar el riesgo. En términos formales, el VaR mide la máxima pérdida esperada en un intervalo de tiempo determinado, bajo condiciones normales del mercado y ante un nivel de confianza dado.

Por ejemplo, ¿qué significa un VaR 4 a 1 año, con un nivel de confianza del 98%? Pues significa que en el plazo de 1 año, existe un 98% de probabilidad de que un inversor no pierda más de un 4%, o visto desde otro punto de vista, que sólo habrá un 2% de los casos en los que el fondo podría perder más de un 4% en un año.

A la hora de calcular el VaR es necesario definir:

  • Pérdida máxima que se puede sufrir.
  • Nivel de confianza o probabilidad de pérdida asociada al VaR: generalmente, los intervalos de confianza se fijan entre el 90% y el 99%.
  • Plazo al que se hace referencia: pueden tomarse plazos de 1 día, o periodos de tiempo más largos (1 mes o 1 año).

Estas elecciones se hacen de forma arbitraria, y pueden depender mucho del tipo de cartera sobre la que estemos calculando el VaR. Si estamos midiendo una cartera muy arriesgada, en la que son comunes las operaciones intradía, lo más sensato es tomar un VaR diario. Por el contrario, si estamos ante una cartera indexada a algún índice, es posible que sea suficiente con observaciones mensuales.

Pero, ¿cómo es posible llegar a este nivel de probabilidad? Sencillamente, a través de sistemas matemáticos y estadísticos, siendo algunos de ellos:

  • Sistema histórico: se basa en considerar que el comportamiento del mercado se repite a lo largo del tiempo como una distribución estadística normal, de modo que observando lo que ocurrió en el pasado, podremos predecir el comportamiento futuro de los activos que componen una cartera. Pongamos un ejemplo; queremos calcular el VaR a 1 año del índice Ibex 35, con un nivel de confianza del 95%. Lo que haremos es ver las rentabilidades históricas del índice, y calcularemos el nivel de rentabilidad anual por encima del cual han quedado el 95% de las observaciones.
  • Método de Montecarlo: es el más utilizado en la práctica, y en él se tienen en cuenta no sólo los datos históricos, si no que también se generan una serie de rentabilidades de manera aleatoria, a fin de simular todos los escenarios posibles.

VaR Value at Risk

¿Por qué es importante el VaR?

Ante todo, indicar que el VaR constituye una medida del riesgo muy intuitiva, y que todos los inversores entienden con gran facilidad. Cuando hablamos de volatilidad, que también es una medida del riesgo, estamos hablando de la desviación de las rentabilidades del fondo con respecto a su media. Pero a la mayoría de los inversores, la volatilidad "buena" , la que le hace tener beneficios, no le preocupa... en realidad, lo que a todos los inversores les preocupa es la volatilidad "mala", la que provoca pérdidas en su cartera. Y precisamente a esta última volatilidad es a la que hace referencia el concepto de VaR.

Para las instituciones financieras el VaR se ha convertido en un instrumento de gran utilidad; el VaR es apropiado para fijar niveles de exposición al riesgo y las herramientas y los sistemas que se emplean para su cálculo cada vez son más sofisticadas y complejas.

También hay que decir que, a pesar de su utilidad, tampoco debemos intentar utilizar el VaR en todos los casos, ya que incluso en ocasiones esta medida estadística puede resultar incongruente con el tipo de inversión que se está llevando a cabo. Imaginemos un fondo indexado, cuyo objetivo es replicar con exactitud a su índice de referencia. Si se sobrepasa el límite de VaR prefijado, ello nos conduciría a la venta de posiciones para controlar el riesgo, pero por otro lado estaríamos alejando de la política de inversión del fondo, que era replicar el índice.

Hoy en día se ha popularizado tanto la utilización de los VaR, que incluso algunos fondos han ido más allá y han hecho de este método la propia esencia de su política de inversión. Es el caso de los fondos JPMorgan RV 2 o JPMorgan RV 4. Tal y como se establece en la propia ficha del primero de ellos: "JPM RV2 es un fondo de valor relativo de renta fija con una exposición a mercado limitado, diseñado para producir excesos de rentabilidad en liquidez mediante el uso de un conjunto de estrategias con el fin de generar alfa. El objetivo de rentabilidad del fondo es EONIA + 175 puntos básicos por año bruto de comisiones. La cartera esta gestionada rigurosamente dentro de un rango de VaR del 2%".

Autor del blog

¿Quieres conocer tu perfil de riesgo?

Rellena nuestro test y descubre cuál es tu perfil de riesgo.

Descubrir mi perfil


Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar