Rankia España
Blog Finanzas de casa
116 suscriptores
Educación financiera al alcance de todos

Consumidores responsables

¿Tu hijo te ha liado alguna vez una pataleta en una tienda porque no le has comprado algo que quería? Si a ti esto no te ha pasado nunca, seguro que habrás sido testigo de alguna “escenita” en el súper cuando, por ejemplo, un adulto no le compra una chuche a un niño…

Vivimos en una sociedad de consumo que nos anima a comprar continuamente y en la que casi todo se puede comprar a golpe de clic. Además hoy en día, la tecnología está cada vez más presente en las casas, y los peques por medio de la tele, tablet, móvil… acceden a mucha publicidad que está orientada a ellos… ven algo y lo quieren ¡ya! Vivimos en la era de la inmediatez y les cuesta aceptar un “no” por respuesta. Enséñale que la publicidad no es tan real, qué mensajes esconden.

¿Qué podemos hacer los padres para enseñarles a ser unos consumidores más responsables?

La educación financiera es sencilla y apta para todo el mundo; educarlos para que sean consumidores responsables es fundamental para su futuro.

Es importante que los niños sean conscientes de la situación económica familiar, de cómo papa y mamá llevan el dinero a casa, por medio de su trabajo. Los niños cada vez se convierten antes en consumidores, por lo que debes comenzar pronto a enseñarles cómo hacer un uso correcto del dinero. Que aprendan qué y en qué es razonable gastar y en qué no…

Podemos aprovechar las situaciones de la vida diaria y con nuestros actos, dar ejemplo de que nosotros somos consumidores responsables. Los niños nos observan constantemente e imitan nuestro comportamiento. Si ven que tú realizas gastos innecesarios, ellos también lo harán.

“No nos preocupemos de que nuestros hijos no nos escuchen; preocupémonos porque siempre nos están observando.” Robert Fulghum

Hábitos financieros saludables

Aquí os dejo algunos hábitos para ser consumidores responsables o estrategias para enseñarles a serlo: 

  • Lista de deseos: Acostumbra a tus hijos a que apunten en una lista aquello que quieren. Durante una semana deben investigar donde puede conseguirse, comparar precios, características… pasada una semana, en muchas ocasiones habrán cambiado algunos de esos juguetes por otros o ya no les interesarán tanto.
  • ¿Por qué no regalar experiencias? Este año puedes decirles a tus peques que en su carta a los Reyes Magos no pidan solo juguetes e incluyan alguna experiencia. Quizás de mayores no recuerden qué juguetes les han traído cada año los Reyes o les han regalado por su cumpleaños, pero si recordarán esa visita al Parque Warner, o al estadio de futbol a ver a su equipo favorito… Esto es extensible a los mayores. Para gustos colores, pero te propongo una pequeña reflexión… ¿Qué prefieres que te regalen un jersey qué ha costado 50 € o una entrada para el concierto de tu cantante favorito, por ejemplo? Hace unos años comencé a poner esto en práctica con la familia y amigos, y aunque el presupuesto en € asignado para cada regalo es el mismo, te aseguro que el impacto emocional es mayor.
  • Fomenta su creatividad, e incentiva su imaginación. Cuando nosotros éramos niños no había tanta publicidad como hay ahora, ni tantos juguetes…  así que teníamos que inventarlos, usando cajas de cartón, pinzas de la ropa… En internet encontrarás un montón de tutoriales para que despierten su imaginación, aprendan a reciclar y puedan hacer sus propios juguetes.
  • En la misma línea, enséñales que las cosas se pueden arreglar en lugar de tirarlas directamente. Y si, definitivamente no las quieren, enséñales a ser solidarios. Seguro que alguien podrá darles un segundo uso a eso que ya no necesitamos.
  • En las situaciones diarias enséñales a ahorrar luz, agua, no tirar comida… Debemos mostrarles cómo nos organizamos con el dinero, cómo cancelamos nuestras deudas, presupuesto, cómo comparamos precios al hacer la compra…

Conclusiones

En definitiva, lo principal es dar ejemplo, si no queremos que nuestros hijos sean consumistas nosotros debemos dejar de serlo.

“Nada es tan peligroso como un buen consejo acompañado de un mal ejemplo” Marquesa de Sablé.

¿Te ha gustado el artículo?

Si quieres saber más y estar al día de mis reflexiones, suscríbete a mi blog y sé el primero en recibir las nuevas publicaciones en tu correo electrónico.

¡Sé el primero en comentar!

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar