Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder

Querido Pedro, considera estas palabras mi homenaje personal.

Parece que fue ayer cuando te obligaron a ir a aquel debate televisado junto a Pizarro. Nadie apostaba un duro por pero diste la talla como el gran campeón que eres. Tu don de palabra y tu experiencia en política fueron mas valiosos que las palabras apocalípticas de aquel otro señor. Él hablaba de crisis, de burbuja y de catástrofes financieras mientras que tu preferías llamarlo "pequeña desaceleración económica transitoria". Negaste hasta la saciedad la palabra crisis. Tanto que hasta tú mismo te creíste tus propias mentiras. No fuiste el único, once millones de españoles te confiaron su futuro. Hoy muchos de ellos  están en el paro, otros lo estarán pronto.

Soy consciente de que tu andadura en el gobierno fue complicada. Tenías unos ideales y tu jefe de filas, ZP, no te entendía. Tu querías contener el gasto y él quería llevar a cabo políticas sociales. Y como donde manda patrón no manda marinero tuviste que tragarte medidas como el cheque bebé y la ayuda de 400 euros. Medio superávit nos costó la jugada, y todo por no hacerte caso. Sudor y lágrimas nos costó conseguirlo y se fue en un visto y no visto.

También se que en las pasadas elecciones no querías presentarte a la reelección. Eres un tío inteligente y eras plenamente consciente de que tras cuatro años alargando la política económica que inventaron otros y sin ideas claras para lo que se nos venía encima lo mejor era salir corriendo. Pero tampoco en ese momento te apoyó ZP. Obviamente debes de entender que tu retirada habría sido un varapalo electoral terrible en un momento clave como ese. Te cargaste de valor y voilá... el pueblo soberano te reeligió ministro de economía.

No han sido buenos contigo y tampoco lo están siendo ahora.  Si a esas pequeñas putadillas le añadimos que te faltaban el respeto constantemente, incluso en público, con tal de tapar la palabra crisis, ¿a alguien le extraña tu cese? Buscan una cara nueva a la que responsabilizar de este desastre y se que tú estás encantado con la idea.

Sobre tu consciencia quedarán los 3,6 millones de parados que dejas en España, la deuda externa de 1,6 billones (de la cual tú creaste la mitad en sólo cinco años) y la destrucción del sistema financiero. Te vas y nos quedamos con la Bolsa bajo mínimos, las pensiones en el aire, el consumo estancado y las peores perspectivas económicas posibles. Ya no tendrás que seguir escuchando las reprimendas de la UE exigiendo contenciones en el gasto. Que lo escuchen otros. ¿Quién nos salvará ahora del corralito? ¿Y de la quiebra del Estado? Aún así, por difícil de creer que parezca, no pasarás a la historia como el peor ministro de economía de este país aunque nos condujeras a dos crisis graves durante tu mandato. Será tu sucesora, Elena Salgado, la misma que aprobó siendo ministra de Sanidad la ley antitabaco, la que tendrá ese dudoso honor. 

A tí amigo Pedro sólo me queda desearte suerte en tu nueva andadura. Imagino volverás a tus labores de alto funcionariado con nómina estratosférica. Seguro que lo haces genial rodeado de plebeyos a tus órdenes. Ellos no te llevarán la contraria.
  1. #1
    Anonimo

    pero ke dice si la crisis es mundial como le vas a hechar la culpa a españa se la hecharas a todos lo paises: andreschinchu

  2. #2
    Anonimo

    Nos comimos la crisis del 93 por su culpa y ahora esta. En España no aprendemos ni a base de tortazos.



Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar