A menudo, en la vida y en el tráding, nos da la sensación de llegar tarde a todo, de ir con un poco de retraso con respecto al acelerado ritmo vital y al ritmo frenético de los mercados.
 

¿Mejor entrar tarde o no entrar?

Llegamos con la película empezada, con la fiesta ya en pleno apogeo, o cuando han dado hace rato el pistoletazo de salida de la carrera, de nuestro maratón particular, y los demás participantes llevan ya unos cuantos metros y minutos en marcha, a pleno rendimiento, y no sabemos si vamos a poder alcanzarlos o no, si vamos a enterarnos del argumento o si nos vamos a integrar en la fiesta y disfrutar de ella.
 
La decisión no es fácil, pero si nos quedamos una y otra vez fuera del cine, de la carrera, de la fiesta, del mercado...nos perderemos seguro un montón de sensaciones, de vivencias...y de confianza y puntos, claro está.
 

Las horas de vuelo cuentan mucho más que las de simulación

Viene a ser más o menos lo que literalmente me comentaba la semana pasada uno de mis alumnos de trading: "Últimamente me pasa ésto con frecuencia: cuando intento entrar al mercado ya lleva éste un rato largo en mi ausencia con una acusada subida, caso del jueves pasado, o pronunciada bajada, como la otra mañana, y me quedo fuera mirando como sube, o como baja, sin saber cómo incorporarme a la fiesta, cómo reaccionar, y mientras dudo si me tengo o no que subir al tren, éste se ha escapado de nuevo frente a mis ojos. La última sesión que me senté a operar, a media jornada, comenzaron todos los índices a subir verticalmente, y con volumen, y creo que mentalmente puse como excusa el hecho de que llegué un poco tarde, para no atreverme a entrar de nuevo y para perderme así la fiesta que el mercado brindó desde ese momento hasta el final. Sabía que tenía que entrar, y poner en práctica y en real (con poca carga al principio, como me habías enseñado y dicho)  lo aprendido, pero reconozco que no fuí capaz y me salté el plan y volví al simulado. Encima lo hice con bastante acierto, y claro, la entrada dió muchos puntos,  y debería haberla tomado en real, pero eso ya no vale, no puedo dar pasos hacia atrás"
 
Y estoy muy de acuerdo con lo que reflexionaba y me comentaba este amigo, aprendiz y futuro buen tráder (y ya atreverse a reconocerlo, asumir y reconocer los fallos ya es el primer paso para corregirlos) . Pero simular vale al principio para aprender la plataforma, las reglas de entrada y salida al mercado las posibles señales aprendidas y en las que podemos tener mayores probabilidades de acierto, para saber utilizar las órdenes, situar los profits, los stops...pero claro, pasado un tiempo, ya hay que atreverse a operar en real (con muy poca carga, apalancamiento y riesgo al principio, por supuesto)
 

Nadie aprende a ir en bici sin caerse muchas veces

Pero cuando las señales que nos marca nuestro sistema son claras, hay que entrar, bailar, disfrutar, y si nos echan de la fiesta o del mercado porque salte nuestro stop o porque no somos bien recibidos, no pasa nada, siempre habrá más oportunidades. Pero si no entramos, si no gozamos y aprovechamos esas ocasiones, esos momentos, igual nos arrepentimos para siempre. Hay que valorar por dónde va el precio, si están o no alineados nuestros indicadores, según el sistema con el que operemos, leer nuestro plan de trading, ver el tiempo que lleva subiendo o bajando..., pero si creemos y miramos los gráficos y observamos que aún queda recorrido, hay que entrar sin dudar.
 
Mejor disfrutar de la mitad de una buena película, del tramo final de una carrera, de los últimos instantes de una fiesta...que lamentarnos todo el día de estar perdiéndonos todo, todo el rato.
 
Mi consejo, por propia experiencia, tanto para mi compañero como para cualquier otro que haya pasado por estas situacioens es que hay que continuar siendo críticos y realistas con nosotros mismos  y seguir avanzando paso a paso sí, pero con el convencimiento de que si queremos disfrutar, si quieremos ganar y llegar a nuestra meta trazada en el trading, hacia la consistencia, tengo que entrar en todas las fiestas, en todas las señales, si mi reloj y mi sistema me indican que aún no es tarde del todo, que áun hay tiempo...y repetirlo una y otra hora hasta asimilar y volver una (necesaria) y rentable rutina.
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar