Con el nombre inglés de nudge (empujar, atraer) se denomina la teoría de acuerdo con la cual los individuos y grupos sociales pueden llevar a cabo decisiones más eficientes dejandolos escoger libremente entre una serie de alternativas eficientes a priori. Este concepto se conoce como “paternalismo libertario”. Dichas elecciones se proponen como más eficientes que las que se toman en los extremos opuestos (libre elección pura o decisión impuesta por instrucciones o leyes).

Así por ejemplo si queremos que nuestros hijos coman saludable deberemos presentarles diversas alternativas que lo sean y aceptar su decisión, por oposición a dejarles elegir lo que quieran o imponer nosotros la comida saludable.

Los principales mentores de dicha teoría son los profesores Richard Thaler y Daniel Kahneman, el primero de los cuales ha coescrito el libro Nudge.

De acuerdo con este libro, las decisiones humanas son de dos tipos: inconscientes (por ejemplo sonreir a alguien que nos sonrie) o conscientes (tambien llamadas racionales). El libro postula que las decisiones pretendidamente racionales del (llamado en ciencias econòmicas homo ecconomicus) son en general un autentico fiasco (especialmente en cuanto al razonamiento) y estan plagadas de falacias (razonamiento incorrecto desde el punto de vista de la lógica) y sesgos psicologicos (distorsiones en la percepción que conlleva una irracionalidad).

Los principales sesgos y falacias son las siguientes:

Anclaje: las personas anclan sus razonamientos y previsiones a los datos que les son conocidos. Por ejemplo si se pide adivinar cual es la población de Lugo (desconocida a priori por quien ha de responder) se respondera en promedio diferente si se vive (y se tiene como referencia una ciudad grande como Madrid) o una pequeña como Teruel. Los que viven en Madrid daran siempre, en promedio, cifras superiores de población para Lugo.

Heurística (método de resolución de problemas) disponible: la predicción de la frecuencia de un evento depende de la relevancia de este. Así por ejemplo, puestos a predecir la frecuencia con la que ocurren homicidios y suicidios, es probable que se sobreestime la primera y se subestime la segunda, pese a que la tasa de suicidios es muchisimo mayor en la realidad que la de homicidios.

Heurística representativa: la gente se representa la probabilidad de un evento en función de los datos de los que dispone. Así por ejemplo si nos dicen que el fumador pasivo tiene un 50% más de posibilidades de contraer cancer de pulmon, esto nos puede parecer algo gravisimo. La realidad es que el cancer de pulmon en las personas no fumadoras es raro, y un 50% más de “raro” es “poquito”, que con ser malo, no es gravisimo (en terminos generales).

Sesgo del status quo o resistencia al cambio: es la tesis del libro “Quien se ha llevado mi queso” y se define como la tendencia a buscar las recompensas donde se ha aprendido que estan con anterioridad, pese a que la situación puede haber cambiado. Por ejemplo la empresas como Nokia o Telefonica eran la caña hasta que dejaron de serlo.

Mentalidad de ganadado: “¿donde va Vicente?, donde va la gente…” así tenemos tendencia a actuar y pensar como lo hacen la mayoría de nuestros congeneres. Este es un clásico en cualquier burbuja financiera.

¿Es el momento de comprar cuando todo el mundo compra?, ¿la estrategia buy & hold siempre funciona o las circunstancias han cambiado? ¿Apple va a ser siempre lider de mercado? ¿la directriz bajista del Ibex no se romperá nunca? ¿es más rentable un chicharro que un bluechip?

Las respuestas a estas preguntas són muy dificiles, no solo por la complejidad de los factores que hay que tener en cuenta sino por los sesgos y falacias que se han explicado, a lo cual hay que añadir, como ginda, el exceso de información y la incapacidad humana para interpretar datos exponenciales (los exponenciales no existían en la sabana africana en la que nos criamos).

Si queremos tener algo de éxito debemos auto imponernos el paternalismo libertario, es decir, podemos escoger lo que queramos dentro de un conjunto minimamente eficiente de opciones.

Pienso que en el mundo del trading, esto se ha de traducir en la necesidad de operar siempre con un SISTEMA de trading, con esperanza matemática positiva, backtesteado en el mercado, con una adecuada gestión del riesgo y (muy importante) 100% objetivo o cuantificable, pues el diablo (la codicia, el pánico, los segos cognitivos etc.) se esconden en cualquier pequeño margen de subjetividad.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar