El EFSF y la recapitalización bancaria

El EFSF y la recapitalización bancaria

Hace exactamente un mes, el Ibex se acercó a los 7.500 puntos. Desde entonces, la fuerte subida de hasta 1.500 puntos se ha fundamentado en un único motor: la confianza creciente en los políticos europeos, que ha permitido ir descontando medidas parciales que pudiesen enfrentar los problemas financieros de Europa. Así, en un primer momento, cuando la hipótesis de que la quiebra de Grecia era inminente, las sensaciones bursátiles cambiaron diametralmente, anticipando que se desbloquearían los 8.000 millones relativos al sexto tramo del Primer Rescate por parte de la Troika. A continuación, se sucedieron las votaciones parlamentarias de los países más beligerantes con los términos del acuerdo del 21 de julio (Finlandia, Austria, Alemania, Holanda y Eslovaquia), que permitía el segundo rescate del país heleno y la flexibilización del EFSF.

Tras el acuerdo entre el partido del Gobierno y la oposición en Eslovaquia, las dos hipótesis principales de este movimiento han sido cumplidas.

El apalancamiento del EFSF, la creación de Eurobonos, la recapitalización del sector financiero europeo y el aumento de las quitas a los títulos de deuda griegos han supuesto otros factores de dinamización, siendo los dos últimos los que están centrando la atención durante las últimas horas. Las distintas rebajas de calificación de las agencias de rating conocidas durante el último mes (tanto para entes soberanos como privados) han tenido un impacto mínimo.

Pese a que resulta completamente lógico que los haircut sobre los títulos de deuda helenos sean superiores al 21%, supone un nuevo punto de fricción en los acuerdos previamente alcanzados. El BCE (máximo poseedor de títulos de deuda periférica), no comulga con esta ampliación. Entablar una nueva negociación a este respecto supondría un retraso y una nueva fuente de incertidumbre, tan castigada por los mercados en el pasado. Los acreedores privadores de Grecia tendrían que afrontar nuevas pérdidas extraordinarias, lo que les disuadiría de participar en el rescate del país. Y este es el punto que fundamenta las nuevas necesidades de recapitalización de la banca europea, cuyo principal motivo radica en el deterioro de los títulos de deuda que los bancos poseen en sus balances,  y que no fueron correctamente evaluados en ninguna de las dos Pruebas de Stress bancarias.

Este debate acaba de comenzar. Las distintas propuestas escuchadas hasta ahora (que van desde la prohibición de pagar dividendos a los bancos intervenidos hasta la formulación de quitas en bonos españoles e italianos),  forman parte de un paquete de nuevas medidas que pretende ser definitivo, con el afán de no repetir los errores del pasado. Por lo escuchado hasta ahora, parece claro que el papel del EFSF en la recapitalización bancaria sería muy residual, actuando sólo como vía de emergencia.

Con todo, el resultado potencial de ese debate no es unidireccionalmente alcista para las bolsas (al contrario que las anteriores medidas políticas cotizadas), pudiendo ofrecer lecturas mixtas. Mientras tanto, la temporada de resultados empresariales establecerá el rumbo bursátil a corto plazo.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar