Hungría, problemas y florines

Hungría, problemas y florines

Si hay un país al que las finanzas internacionales ha puesto de moda durante la última semana, ese es sin duda Hungría.

Este país centroeuropeo, que pertenece a la Unión Europea desde el 1 de mayo de 2004 pero no a la Unión Monetaria, ya recibió una ayuda de 19.000 millones de euros en 2008 por parte de la Unión Europea, FMI y del Banco Mundial.

 Si atendemos a los principales indicadores, Hungría es ya un nuevo remake del problema griego, en su versión más extendida: falseamiento de la contabilidad nacional, déficit presupuestario doblando la previsión del 3,8% para 2010, rating BBB, rentabilidad de los bonos a 10 años en el 8% (muy similar al griego), CDS subiendo verticalmente hasta los 370 puntos, otorgando posibilidades reales de quiebra…

Sin embargo, y al contrario que en el caso griego, la deuda húngara no es tan abultada, estando en los niveles medios de la eurozona (78% del PIB), siendo los bancos austriacos los mayores poseedores de bonos húngaros (una reminiscencia del antiguo imperio AustroHúngaro).

También al contrario que en el caso griego, parece que los especuladores aún no se han lanzado sobre Hungría con la misma virulencia que lo hicieron sobre Grecia. El hecho de que Hungría sea un país más pequeño aún que Grecia, y que no cuenta con el respaldo del BCE, aumenta los estragos potenciales que los tiburones de las finanzas podrían ocasionar, reduciendo el país a cenizas en cuestión de horas.

Para tratar de disuadir esta especulación, el Primer Ministro húngaro se ha apresurado en anunciar medidas de saneamiento de las finanzas del país, entre las que se encuentran la congelación de de los costes de las instituciones estatales y presupuestarias (con lo que se espera ahorrar 120.000 millones de florines), recorte en salarios públicos y constitución de un techo en los mismos (ahorro de 48.000 millones de florines), y la creación de un nuevo impuesto para el sector financiero (con lo que espera conseguir 200.000 millones más).

Desde que el pasado Jueves el nombre de Hungría salió a la palestra, el cruce del Dólar con el Florín Húngaro (HUF) se apreció violentamente desde el entorno de 222 hasta 242 enteros, un 9%  en 3 días.

 

 

Los nuevos planes de ajuste del Gobierno Húngaro van a tener un dudoso impacto sobre la cotización del Florín (con clara presión bajista) con el dólar (en tendencia alcista).

IG Markets ofrece la posibilidad de operar sobre este cruce de divisas con CFDs, con un margen de garantía de 580 euros.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar