De camino a los mínimos anuales

De camino a los mínimos anuales

Sesión de duras caídas en las plazas europeas.

El motivo principal vuelve a estar en el petróleo: la calidad Brent se aleja de los 36 $ que llegó a tocar hace 24 horas, para acercarse a los 33, cediendo el 8% en un solo día.

A su vez, el motivo por que el que petróleo cae está en la difuminación de la expectativa de que se convoque una reunión entre países de la OPEP y otros productores externos como Rusia para discutir una eventual reducción de la producción. Los distintos desmentidos desde la semana pasada, y la ausencia de ratificaciones de la idea han tardado en calar, pero finalmente, lo han hecho.

En cualquier caso, llama la atención que el fuerte impulso alcista que desarrolló el petróleo desde la mañana del jueves 28 de enero hasta el mediodía de ayer, no fuese replicado por las Bolsas, que parecieron olvidar completamente la correlación que mantenían. Y ahora, cuando el crudo baja, sí vuelve el seguidismo.

Al cierre de hoy, el crudo cotiza al mismo nivel que al cierre de la jornada bursátil europea del pasado miércoles. Sin embargo, los índices europeos están entre un 3 y un 4% por debajo del cierre de hace seis días.

Sin duda, esta arbitrariedad denota una clara debilidad en los mercados de renta variable, que carecen completamente de nervio para armar un rebote de gran intensidad, cosa que hubiera sido lo normal tras registrar la mayor sobreventa desde agosto.

Pese a que las Bolsas cotizan cerca de un 4% por encima de los mínimos absolutos del 20 de enero (que en los principales selectivos, vienen a coincidir con los mínimos del mes de agosto), han desaprovechado las opciones que existían para alejarse mucho más de ese soporte, que ahora vuelve a parecer demasiado cercano.

Ni las palabras de Mario Draghi, ni la temporada de resultados empresariales, ni las inyecciones de China, ni las medidas del Banco de Japón, ni el fuerte rebote del crudo hasta el día de hoy han conseguido atraer las compras con precios muy rebajados.

La situación se parece bastante a la que vimos en agosto: tras tocar mínimos el día 24, se produjo un rebote con el que se llegó a recuperar un 10%, para consolidar luego esos niveles, y volver a caer hasta el suelo. Tras ese movimiento, sí que nació el rebote definitivo, con un impulso alcista que desde finales de septiembre a finales de noviembre, se acercó a un 20%.

Así que de momento, el rebote se sigue haciendo esperar.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar