Comienzo a descontarse un acuerdo con Grecia, pero con cautela

Comienzo a descontarse un acuerdo con Grecia, pero con cautela

Desde los mínimos del pasado martes, las Bolsas europeas rebotan cerca de un 7%, materializando un cambio claro de expectativas. Los inversores comienzan a descontar, con cierta cautela, la consecución de un acuerdo entre Grecia y las Instituciones acreedoras para dotar de asistencia financiera al país heleno por tercera vez desde 2011.

El pasado martes, con las dos reuniones del Eurogrupo y de los Jefes de Estado, se produjo el primer paso para posibilitar un acuerdo. Las Instituciones acreedoras aceptaban negociar un Tercer Rescate y convocaban más cumbres para los días venideros.

En el día de ayer se comenzaron a filtrar los detalles de la propuesta griega. Para sorpresa de muchos, la oferta deudora está muy en línea con la rechazada por Tsipras para proceder a la culminación del Segundo Rescate (la que fue sometida a referéndum), con muy pequeñas variaciones.

Así pues, habiéndose aceptado la posibilidad de dotar a Grecia con financiación por valor de 53.000 millones durante los próximos tres años, y mostrándose Grecia en disposición de implementar las medidas exigidas por los acreedores, sólo falta aclarar el tercer pilar de la negociación: las posibilidades de reestructurar la deuda. Parece bastante claro que no se admitirán quitas en este momento, pero no parece que haya una oposición infranqueable a contemplar algún otro tipo de reestructuración (vía plazos y condiciones), ahora o en el futuro.

Visto con perspectiva, parece ser que, con la convocatoria del referéndum y la solicitud del voto en contra por parte de Tsipras, lo que el Gobierno griego buscaba era forzar la negociación de un tercer plan de rescate a más largo plazo, en lugar de una culminación del Segundo Rescate, por valor de 15.000 millones hasta finales de año. La condicionalidad exigida, que parecía inaceptable para Grecia, se ha convertido en un asunto secundario.

Tal vez, el Gobierno griego quisiera evitar una condicionalidad más dura a la hora de solicitar un Tercer Programa de asistencia. Tsipras ha podido también flexibilizar su postura condicionado por la presión del corralito bancario, y seguramente ambicione obtener la promesa de algún tipo de reestructuración. Pero en esencia, las posturas se han demostrado mucho menos lejanas de lo que parecían la semana pasada.

Si comparamos los precios actuales con los que teníamos el viernes 26 de junio, antes de la convocatoria del referéndum (cuando un acuerdo se estaba descontando con muchísima fuerza), se observa que los índices europeos cotizan cerca de un 3% por debajo de aquellos niveles, lo que indica que aun quedaría recorrido alcista si el domingo se cierra un acuerdo.

El EURO sí que está en esos mismos niveles, prueba del menor nerviosismo que ha padecido la divisa europea.

Por tanto, es muy posible que la próxima semana, si se confirma un acuerdo, continuemos con el impulso alcista nacido el martes. Siempre con permiso de lo que suceda en China.

La inestabilidad en los mercados del gigante asiático está lastrando especialmente a Wall Street, a través sobre todo de los precios de las materias primas.

Pero el desplome de la Bolsa china no responde a cuestiones puramente económicas. Los datos macroeconómicos chinos tienen un tono muy parecido a los que se conocían en marzo y abril, meses en los que las plazas bursátiles chinas subían a doble dígito. Los cambios regulatorios han propiciado el estallido de una burbuja en el precio de unas acciones que habían subido más de un 100% desde finales del año pasado. Algo relativamente similar a lo sucedido en el mercado de deuda europeo desde mediados de abril.

Por ello, estamos ante un problema que, de momento, es exclusivamente financiero, lo que resta potencial de contagio hacia otros mercados. 

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar