Los 10.000 del DAX podrían saltar mañana tras la reunión del BCE

Los 10.000 del DAX podrían saltar mañana tras la reunión del BCE

Jornada alcistas en Europa, dónde los selectivos español e italiano han liderado los avances.

El Ibex ha superado con claridad los 10.800 puntos, y sale por la parte de arriba de su último rango de consolidación entre los 10.800 y los 10.600.

Los 10.000 puntos del DAX alemán siguen siendo una barrera infranqueable, y seguramente, es el principal catalizador técnico que tenemos en estos momentos. Si el selectivo alemán consigue colocarse por encima de los 10.050 puntos al cierre, la mejora técnica que experimentaría podría provocar un nuevo impulso alcista que llevaría al resto de índices a sus máximos anuales.

Wall Street, que había ofrecido señales técnicas de debilidad por primera vez en mucho tiempo en la sesión del lunes, ha remontado y acaricia nuevos máximos históricos.

En Europa hemos conocidos los PMI de Servicios relativos al mes de noviembre, y en general, las lecturas no han sido positivas. Tampoco lo fueron las referencias sobre el sector manufacturero conocidas el lunes, lo que  vuelve a reforzar la idea de que el BCE podría aumentar sus programas de compras a corto plazo. Esta es la cuestión clave que tenemos en estos momentos sobre la mesa, y que ha pilotado en gran medida la fuerte subida de las bolsas desde la segunda mitad de octubre.

Mañana tendrá lugar la reunión mensual de la Autoridad Monetaria, y parece bastante claro que no será en esta ocasión en la que se anuncien nuevas medidas de estímulo, asunto que no tendría por qué afectar negativamente a unos mercados que ya tienen incorporado en sus cotizaciones parte del descuento de estas medidas. La clave, como siempre, estará en el discurso posterior de Mario de Draghi, que se colocó el listón bastante alto hace unos días, cuando dijo que “harían lo necesario para elevar las perspectivas de inflación lo antes posible”, incluyendo una nueva connotación de premura.

Cualquier declaración del Presidente del BCE que no esté a la altura de esta idea, será entendida como un recorte a las posibilidades de que en el primer trimestre del año que viene, el BCE comience a incorporar a su balance otros activos, además de ABS y cédulas hipotecarias. Y desde luego, que la reacción de las Bolsas, de los bonos soberanos y del Euro sería claramente negativa.

Sin embargo, una declaración en la misma línea, en el contexto que marca la celebración de una reunión oficial del BCE, serviría de alimento para dar un paso más en el descuento de estas nuevas compras. Así pues, la volatilidad mañana está asegurada, dado que los precios tienen ya incorporados en cierto grado un acontecimiento probable, pero no seguro.

Es muy improbable que mañana veamos un movimiento de escaso calado en Europa.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar