El Ibex es el ganador de una semana descafeinada

El Ibex es el ganador de una semana descafeinada

La última semana del mes de noviembre ha sido una de las más descafeinadas de los últimos meses. La agenda de referencias macro y micro ha sido menos densa que en otras ocasiones (apenas hemos conocido algunos datos del sector inmobiliario y de confianza del consumidor en EE.UU., y datos de inflación y confianza en la Eurozona), sin declaraciones ni comparecencias destacadas a ninguno de los dos lados del Atlántico. Además, la festividad del Día de Acción de Gracias en EE.UU., y el cierre prematuro de Wall Street en el día de hoy, nos ha privado de una jornada y media en el principal parqué de negociación, provocando una fuerte disminución del volumen.

El acontecimiento que más impacto tuvo lo conocimos durante el fin de semana: el acuerdo alcanzado entre Irán y  los países occidentales para evitar las sanciones al régimen persa. La noticia tuvo un gran impacto sobre el precio del crudo en un principio, pero su efecto ha resultado ser efímero. En estos momentos, el petróleo cotiza en los niveles previos al acuerdo.

El Ibex 35 ha sido el mejor índice en el Viejo Continente, después de que la semana pasada amenazase con perder el soporte de los 9.500 puntos.

El selectivo español cerrará la semana a poco más de un 1,5% de sus máximos anuales, tras haber subido más de 100 puntos por encima del Dax durante los últimos cinco días.

Con permiso de Repsol, los bancos han sido los protagonistas de la semana.

Hoy el Consejo de Ministros ha aprobado la norma por la que se va a permitir a los bancos computar los Activos Fiscales Diferidos como capital de cara a la normativa de Basilea III. Este hecho ha apoyado las cotizaciones del sector (especialmente, de la banca mediana) durante los últimos días, en la medida en la que va a permitir al sector financiero español contar con cerca de 30.000 millones de Euros extra en sus estructuras de capital. En ausencia de esta posibilidad, las ampliaciones de capital hubieran sido completamente necesarias (incluso podrían haberse precisado más inyecciones de dinero público), con las consiguientes caídas en las cotizaciones.

La otra noticia que más repercusión ha tenido en relación a España ha sido la mejora del outlook de deuda por parte de S&P, noticia bastante menor. Esta mejora en la perspectiva ya estaba descontada en gran parte tras la decisión de Fitch en el mismo sentido hace semanas (ahora falta que Moody´s haga lo propio), y otorga un tercio de posibilidades de que la agencia modifique el rating de España en los dos próximos años. La rentabilidad de la deuda española desciende tímidamente, pero los síntomas de agotamiento en cuanto a su capacidad de mejora son evidentes. La rentabilidad de la deuda italiana lleva ya varios días por debajo de la de la deuda española, que desde hace semanas, se ha ido descorrelacionando del comportamiento de la renta variable.

La próxima semana ofrecerá acontecimientos mucho más importantes, entre los que destacan dos: la reunión del BCE el jueves y el dato de empleo de EE.UU. del mes de noviembre, que conoceremos el viernes.

En caso de que se genere un rally navideño, siendo condición necesaria para ello que tras la reunión de la FED de diciembre se mantengan las expectativas actuales sobre el retraso en el anuncio del tapering, nuestro selectivo sería uno de los más beneficiados.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar