Draghi no decepciona

Esta vez Draghi no ha decepcionado. Parece que el presidente del BCE ha sido consciente de la importancia de sus palabras y ha preparado un discurso tranquilizador que ha gustado mucho a los mercados. Durante las últimas semanas los inversores han estado pendientes principalmente de dos factores: la retirada de estímulos por parte de la Fed y los datos macro de China. Sin embargo esta semana el foco de atención ha vuelto a Europa tras la dimisión del ministro de finanzas portugués que ha tensionado a las bolsas, especialmente a las periféricas. Hoy no se esperaba que se anunciase ninguna medida concreta con lo que, por ese lado, era muy difícil decepcionar al mercado pero el discurso posterior al anuncio de tipos ha sido clave y Draghi ha jugado las cartas a la perfección. Sabe lo que los mercados quieren, que son más medidas de estímulo ya sea vía financiación a las PYMES, compra de bonos, o bajada de tipos, y sabe que ante la negativa de Alemania ninguna de esas medidas era factible. Solo le quedaba por tanto jugar la baza de las expectativas futuras que es, además, lo que mueve los mercados, y lo ha hecho sin dejar ningún cabo suelto. Ha sabido satisfacer el anhelo de los mercados y tranquilizar los ánimos al dejar la puerta abierta a nuevas bajadas de tipos, insinuar que la tasa de depósitos puede pasar a negativa en el corto plazo y recordar que el programa OMT está listo para actuar cuando se necesite. De esta forma y sin haber tomado ni una sola medida, ha lanzado tres mensajes lo suficientemente contundentes como para eliminar cualquier foco de tensiones:

1)      El BCE no ha seguido ni está siguiendo como ejemplo el calendario de la Fed y, pese a que al otro lado del Atlántico se puede empezar a relajar la política monetaria acomodaticia, aquí tenemos margen para seguir estimulando la economía a través de bajada de tipos, algo que no se descarta.

2)      Las tensiones actuales en Portugal no irán a más y la deuda periférica está controlada mientras el BCE la respalde a través del programa OMT.

3)      La financiación es clave para el crecimiento económico y se actuará en consecuencia con tasas negativas a los depósitos.

Dragui ha manejado el lenguaje y las expectativas la más puro estilo Bernanke y ha conseguido su objetivo que no era otro que, teniendo las manos atadas por Alemania para la toma de nuevas medidas, sonar los suficientemente contundente como para evitar una oleada de ventas ya fuera por nuevos miedos o por pura especulación bajista. Con todo no debemos sacar conclusiones precipitadas de la reacción actual de las bolsas ya que el bajo volumen derivado de la festividad en EE.UU. exagera mucho los movimientos.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar