Malos datos macroeconómicos

Malos datos macroeconómicos

Habría que remontarse mucho tiempo atrás para encontrar una jornada en la que todos los datos macroeconómicos publicados en EE.UU. quedasen por debajo de lo que esperaba el mercado. Ha ocurrido hoy (el paro semanal, el Indicador de Negocios de la FED de Filadelfia y los Indicadores adelantados de la Conference Board), y las bolsas europeas, al igual que ayer, han perdido gran parte de las fuerzas mostradas durante la mañana, pasando algunas a terreno negativo.

Hasta la apertura de Wall Street, el Ibex 35 estaba siendo de largo el mejor índice de Europa, tras la subasta de títulos de medio y largo plazo celebrada por el Tesoro esta mañana. La colocación ha sido netamente positiva: bajada de rentabilidades en los tres plazos subastados (-6% en los bonos a 10 años, la menor rentabilidad pagada a este vencimiento en 3 años), y muy buena demanda, lo que ha permitido colocar más del máximo previsto.

En el día de ayer, el Tesoro alemán pagó la menor rentabilidad de la historia en sus bonos a 10 años. Enlazando las dos subastas nos topamos con un hecho insólito: dos deudas con un perfil diametralmente opuesto, termómetros ambas de las distintas fases del mercado, conviven en un momento igualmente favorable para ambas, en ausencia de las tradicionales correlaciones negativas de los últimos años entre la deuda core y la periférica. A este efecto puede estar contribuyendo la entrada de capitales provenientes de Japón (tras el último anuncio de política monetaria realizado por el Banco de Japón el pasado 4 de abril), que están encontrado en la deuda europea de distinto signo, un destino más atractivo y diversificado.

Tras la subasta, la rentabilidad de los bonos españoles a 10 años ha perforado el nivel del 4,7%, que venía ejerciendo de soporte durante las últimas semanas. De esta forma, la deuda española está mostrando un comportamiento mucho mejor que la renta variable, lo que abre para esta última un potencial recorrido alcista a corto plazo, que tiene grandes posibilidades de ser transitado en ausencia de nuevas perturbaciones generales.

Otro factor que puede jugar a favor de la bolsa española (y del resto de bolsas europeas), es la resistencia infranqueable de las bolsas de Wall Street a las caídas. Desde que las bolsas comenzaron su actual tendencia alcista (a finales de julio del año pasado, tras las palabras de Draghi), Wall Street ha vivido 6 pequeños períodos correctivos. El mayor de ellos, tuvo lugar entre el 7 y el 15 de noviembre del año pasado, con una caída del 5% en el S&P500.

Entre el viernes pasado y este lunes, se ha dado la mayor corrección en dos sesiones de 2013 (-2,6% en el S&P500), lo que ofrece un patrón claro de subidas (el martes, +1,5%), tras pequeños amagos bajistas. En Europa, las correcciones tienen una naturaleza muy distinta (el Ibex presenta dos correcciones del 9% este año), acotadas en última instancia por la ayuda de Wall Street.

Los próximos acontecimientos (la reunión del G20 y las votaciones en el Parlamento italiano para avanzar en la formación de Gobierno), no parecen catalizadores con gran capacidad de tracción sobre las bolsas europeas, que siguen estando dirigidas por dos vectores principales: las fuerzas de Wall Street y la aparición de eventos inesperados relativos al riesgo país.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar