La Crisis del Oro (o del Dinero Fiduciario)

9
Durante estos días convulsos es habitual leer u oír en algún medio de comunicación a periodistas diagnosticar la defunción del sistema capitalista de libre mercado, es más, muchos de estos periodistas culpan directamente al capitalismo de libre mercado de ser la causa fundamental de la situación que estamos viviendo y abogan por una mayor intervención del estado en la economía. Sin embargo, ninguno de estos personajes se ha parado a considerar, precisamente al intervensionismo, como uno de los factores causantes de esta situación.

Para conocer el origen de esta situación es necesario retrotraerse hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, exactamente hasta las Conferencias de Bretton Woods.
En estas conferencias a mediados de 1944, las potencias vencedoras de la Segunda Guerra Mundial redefinieron el sistema monetario internacional aplicando las teorías de Lord John M. Keynes y Harry D. White. El plan diseñado por ellos se basaba en que todas las divisas serían convertibles en dólares y sólo el dólar sería convertible en lingotes de oro a razón de 35 dólares por onzas para los gobiernos extranjeros.

Durante los años siguientes la Reserva Federal continuo con su política monetaria expansiva. Sin embargo, en el Viejo Continente y en Japón se aplicaron políticas más sensatas, por ello se recuperaron y la balanza comercial comenzó a inclinarse en contra de los Estados Unidos. Esos países se encontraron con que sus reservas nacionales se estaban llenando de dólares que habían obtenido a través de la exportación de sus productos a Estados Unidos y que perdían valor año ras año. Por ello empezaron a cambiar sus dólares a la Reserva Federal a cambio de oro. Pronto Estados Unidos se dio cuenta que si seguía por ese camino perdería todas sus reservas de oro. Así que, el 15 de agosto de 1971, por orden del presidente Richard M. Nixon, el dólar dejó de ser convertible en lingotes de oro incluso para gobiernos y bancos centrales extranjeros. Este fue el golpe definitivo al patrón oro.

Con está decisión se abrió el camino hacia unas divisas no respaldadas por oro, divisas cuyo valor se basaría en la confianza del mercado en la buena gestión de los bancos centrales. Estas divisas no respaldadas se conocerían como “moneda fiduciaria”(del latín fides que significa confianza) .La razón de que los Gobiernos prefirieran la moneda fiduciaria era muy sencilla, tal y como lo explicó Alan Greenspan en 1966

“El abandono del patrón oro ha permitido a los responsables del Estado del Bienestar usar el sistema bancario para expandir el crédito ilimitadamente. Ellos han creado reservas de papel en forma de bonos nacionales que, mediante una serie de complejos pasos, los bancos aceptan en lugar de activos tangibles y tratan como si de un auténtico depósito se tratara, es decir, como el equivalente de lo que antaño era un depósito de oro. El tenedor de un bono nacional o depósito bancario creado por reservas de papel cree que tiene un derecho sobre un activo real. Pero el hecho es que existen ahora más derechos que activos reales”

A partir de entonces, el último instrumento existente para controlar la tendencia natural de los gobiernos democráticos al sobregasto y a la sobreimpresión de papel moneda desapareció. Comenzó una nueva era en la que los bancos centrales comenzaron a adoptar unas políticas monetarias expansivas dirigidas a la estimulación de la economía a corto plazo mediante la fijación de tipos de interés reales negativos y apoyada por un sistema bancario privilegiado basado en la reserva fraccionaria que permitía crear masa monetaria de la nada, incumpliendo los principios generales del derecho. Está política monetaria expansiva y descontrolada conllevó que los agentes económicos se endeudaran a tipos de interés reales extremadamente bajos y durante ciertos periodos de tiempo incluso negativos. Esto provocó que muchas inversiones resultaran a simple vista muy beneficiosas, pero que sin embargo a tipos de interés de mercado no lo fueran. A corto plazo estimuló un crecimiento económico elevado y a su vez fue creando burbujas (o lo que es lo mismo, inflación de los activos) debido al gran aumento de la masa monetaria en circulación. Cuando el crecimiento se resentía bastaba una bajada de los tipos de interés, y cuando la inflación amenazaba una pequeña subida. Sin embargo, todo este aumento del crédito no fue financiado con un aumento del ahorro voluntario real (la tasa de ahorro en EEUU a finales de los 70 era del 10%, actualmente ronda el 1%), sino que fue financiado a través de dinero creado da la nada.

La mayor parte de las crisis provocadas por la expansión del crédito no respaldada con ahorro real fueron corregidas a través de políticas monetarias más expansivas (exceptuando a Paul Volker que llegó a elevar los tipos en torno al 20%). Sin embargo, lejos de solucionar el problema, lo que se estaban consiguiendo era aumentarlo.

Durante los años 90, lejos de corregir esta situación, se llevó al extremo. Durante el mandato de Clinton , los mayores cargos en materia económica Bob Rubin, Larry Summers (que por cierto estuvo la semana pasada en Madrid dando un discurso en el IESE) y Alan Greenspan orquestaron el establecimiento del dólar como moneda de reserva mundial. Fue el periodo continuado de tipos de interés más bajos de la historia.

La principal virtud del patrón oro es que limita las excesivas expansiones crediticias y reduce así el número y la extensión de las malas inversiones. El destierro del oro no supuso un progreso hacia la estabilidad monetaria, sino un suicidio.

Hoy en día las corrientes macroeconómicas preponderantes no prestan importancia a la función que desempeña el oro. Los economistas de estas escuelas recelan de su función, y opinan a que es una bárbara reliquia del pasado. Sin embargo, lo que parecen pasar por alto es, que en momentos de crisis o incertidumbre los agentes del mercado se afanan por comprarlo, debido a algo de lo que no parecen darse cuenta, que el oro ha sido y sigue siendo el dinero por excelencia. En mi opinión, el poder que tienen los Gobiernos bajo un sistema de dinero fiduciario, en el que pueden financiar guerras y otro tipo de gastos a través de darle a la maquina (en vez de subir los impuestos algo muy impopular), es tan grande que explica la marginación a la que los economistas que lo denuncian, así como de los políticos que lo critican y pretenden cambiarlo han sido sometidos (Ron Paul, senador del partido republicano es un claro ejemplo). Sin embargo, el impuesto que finalmente se va a pagar, va a ser el peor de todos los posibles, una hiperinflación y la destrucción de la moneda, con todas la consecuencia económicas y sociales que esto conlleva. Por ello creo que está crisis pasará a la historia como la crisis del oro, o en su caso, como la crisis del dinero fiduciario.
  1. #9
    Anonimo
    04/11/08 19:40

    Para Juaquin

    Creo que estas muy equivocado.¿Osea que la inflación que según tú provoca el descubrimiento de una mina, es mayor que la que puede crear un estado de aumentar ilimitadamente la masa monetaria (no tiene ninguna limitación para darle a la máquina)?

    De todas formas es una simple opinión. La rentibilidad real (con na inflación bien calculada)de un bono es negativa, asi que tu mismo. Por cierto, si el Dólar se deprecia una brutalidad (debido a la monetización de las pérdidas que estamos viviendo) ¿Cuanto valdrán realmente tus bonos?
    Por cierto una de las caracteristicas que hacen que el oro sea dinero, es la baja proporción entre la producción anual y el stock existente. Esta proporción es parecida al crecimiento real de la economía.

  2. #8
    Anonimo
    04/11/08 18:34

    Estoy totalmente de acuerdo contigo Jose, el oro es el valor refugio por excelencia y parece que el tiempo no hace sino reafirmar este hecho. Si bien el patrón oro ha caído en desuso, el que un Estado mantenga unas reservas de dicho metal elevadas proporciona un respaldo importante a una moneda nacional así como a un sistema monetario en conjunto.

    Respecto a las reservas de oro del Banco de España, creo que en la actualidad rondan las 283 T.M., habiéndose vendido desde 2004 la mitad de éstas porque, según nuestro Ministro de Economía, ya no constituye un activo rentable a diferencia de los bonos. A modo de referencia, cabe señalar que el Bundesbank y el Banco Central Suizo atesoran una cantidad en torno a 3.417 T.M. y 1.040 T.M. respectivamente.

    Enhorabuena por el blog amigos,
    Un saludo.

  3. #7
    Anonimo
    04/11/08 17:59

    JOAQUÍN:

    Las reservas de oro de Banco de España las publican de vez en cuando, y sí, han bajado aprovechando la elevada demanda de oro y la burbuja que se ha formado con el oro: ha pasado de 400 USD/oz a 1000-1200 USD/oz. Por cierto, creo que tienes un error en el valor del oro en el año 44.

    Sobre la bajada de precio del dólar en el último siglo te puedo decir que el oro vale en las películas de vaqueros (s. XIX, patrón oro) 397 USD/oz, y hace dos o tres años estabamos entre 350 y 450 USD/oz, así que creo que el oro se ha depreciado tanto o más como el dólar. Si el oro ha multiplicado por tres su valor en 4 años ha sido únicamente por razones especulativas y como toda especulación, lo que sube volverá a bajar. Así que no creo que a la bella durmiente le interese tanto tener oro debajo del colchón: yo preferiría bonos de varios estados de la OCDE, futuros sobre el Eurostoxx 50, el Dow Jones, etc. Dudo que estos dividan su valor entre 3 como es de esperar con el oro.

    Sobre la pertinencia de usar el patrón oro creo que es conocimiento muy básico de economía, pero añado algunas razones: primera y principal es que no hay oro en el mundo para soportar toda la moneda. Si lo hubiese, la economía podría crecer más que las reservas de oro con la consecuente deflacción. Si se descubre una gran mina de oro se produciría inflación (como en España tras el descubrimiento de América, cuando la gran cantidad de oro paradójicamente destruyó la economía).

    Además ¿para qué narices sirve el oro? Solo para lujos (prescindible) y algunas aplicaciones en electrónica (cableado de chips, protección contra corrosión de contactos delicados,...)

    Entonces ¿porqué ha de ser eso lo que mida la riqueza de un país? ¿porque a un hombre primitivo le fascinó su brillo y su durabilidad? Ahora hay miles de productos inoxidables con más utilidad.

    Entonces ¿porqué no usamos como patrón algo con valor real? inventarios de grano, capacidad tecnológica para generar riqueza, etc.

  4. #6
    Anonimo
    04/11/08 15:34

    No tengo información suficiente para poder contestarte. Lo único de lo que estoy seguro es de que han diminuido, tal y como ha dicho Solbes. Algunas de las reservas han sido vendidas, y otras alquiladas(no sé en que condiciones).

  5. #5
    Anonimo
    04/11/08 13:59

    Que factores incidirían en la disminución? Existe algún medio de control? De no ser así, el intercambio de oro por dólares por ejemplo podría ser una medida de enriquecimiemto del poder político contingente que debilite la econonomía a largo plazo, sin una posible responsabilidad.

  6. #4
    Anonimo
    04/11/08 13:52

    Desconozco cuantas reservas de oro quedan en el Banco de España. Me gustaría que alguien entrara en la cámara y dijera exactamente las reservas que realmente tenemos depositadas. Aunque creo que durante la última década han disminuido mucho.

  7. #3
    Anonimo
    04/11/08 13:42

    Y respecto a las reservas de España; son estas en Oro ? Desconozco este dato ya que provengo de Argentina.

  8. #2
    Anonimo
    04/11/08 13:36

    Para mí, la mejor inversión es el Oro. Sin embargo, existen varias posibilidades

    1.Derivados: Te lo desaconsejo, ya que el precio de mercado está claramente manipulado (la demanda física se ha multiplicado por 10, y el precio de mercado ha bajado). Además puede que la contrapartida (Por ejemplo en los warrants es el banco) puede que entre en quiebra y no te pueda pagar (lo dice George Soros)

    2. Minas de Oro: Es una buena posibilidad, ya que actualmente obtienen grandes rentabilidades. Aunque en este caso es necesario realizar un buen estudio sobre las diferentes compañías mineras (rentabilidad, capacidad de mantener cifras de producción.... Además es fundamental tener en cuenta que en caso de la destrucción del Dólar no sería nada raro que nacionalizaran las compañías mineras (solo hay que ver lo que están haciendo con los bancos). Por ello también es fundamental tener en cuenta la nacionalidad.

    3.Oro físico: Si me dijeran que voy a estar dormido durante 10 años, y me preguntaran que guardaría debajo de la cama para cuando despertara, sin duda te diría que lingotes o monedas de oro.(Par que te hagas una idea, el Dólar ha perdido más del 95% de su valor durante el último siglo)

  9. #1
    Anonimo
    04/11/08 11:39

    Encuentro que los seguidores tanto de Keynes como de Friedman (aunque usted alude a White) así como los estudiosos financiados por los Bancos Centrales acuden a argumentos absurdos inclúso ridículos en contra del patrón oro (uno de los ejemplos básicos es que agrava las crisis económicas...) vease que en la actualidad nos encontramos ante una moneda, dolar, que pierde continuamente su valor, desestabiliza los tipos de interés y el precio de cualquier tipo de activo.

    Le planteó una cuestión, en vista de la crisis de antaño sobre el patrón oro y la actual del dinero fiduciario, cuál le parece a usted el mejor bien para invertir. Si bien de un modo u otro, todo se basa en la fides. Vease: El arte en su concepto amplío, bienes inmuebles,...

    Dos apuntes:
    1. Al implantarse el el patrón oro en Bretton Woods no sólo fue el dolar la moneda que se respaldo a través del oro sino que usted olvida también la libra esterlina.
    2. Podría ser el "Caso Enron" el principio del fin del dinero fiduciaro.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar