8
Bueno, ya ha llegado el tan ansiado 4 de noviembre de 2008, día de elecciones en los Estados Unidos. Tras 21 meses de campaña, el candidato republicano John McCain se enfrenta al demócrata Barak Obama, en unas elecciones que pueden ser históricas.
Conocidas han sido sus acusaciones y disputas, dadas sus más que obvias diferencias. Pero hoy ha llegado el día en que los ciudadanos norteamericanos elegirán al sucesor de G.W. Bush, buscando aires esperanzadores en el que consideren como mejor presidente.
Esta ha sido la campaña electoral más cara de la historia, con un gasto aproximado de 50 millones de dólares por parte de McCain, y de cuatro veces más por parte de Barack Obama. Y no es para menos, es la primera vez que un hombre negro opta a la presidencia del país anglosajón, que además ha sido tachado de izquierdista. El por su parte confía en poder hacer historia convirtiendose en el presidente de la reconciliación.
McCain ha tratado de aprovechar sus 35 años de experiencia política, pero por lo que parece no ha hecho más que desmontar al héroe de Vietnam. Trató de reimpulsarse con el fichaje de Sarah Palin, que con sus más que sonados escándalos, como gastarse 40.000 $ semanales en su cambio de imagen en plena crisis. más que ganar votos, los perdió.
En fin, las urnas ya han sido abiertas y en pocos días se conocerá al nuevo presidente de los EEUU. Las encuestas dan a Obama como ganador, pero...

¿Quién ganará?
  1. #8
    Anonimo
    06/11/08 14:10

    A Paul Volker lo menciono en el artículo La Crisis del Oro. Es probablemente el último banquero central medianamente sensato (es una buena noticia que Obama lo tenga en su gabinete, se dice que puede ser secretario del tesoro). Presidió la FED durante el mandato de Reagan, pero le nombró Jimmy Carter.

  2. #7
    Anonimo
    06/11/08 13:40

    Vosotros que seguís la economía quizá os suene el nombre de Paul Volcker. Colaboró nada más y nada menos que con la ultraconservadora administración Reagan, pues bien, es uno de los hombres de confianza de Obama para el nuevo gabinete. Menudo cambio.

    En lo que si estoy de acuerdo con MyM es en el hecho de haber elegido un afroamericano. Eso sí es una novedad. Pero en Europa nos seguimos creyendo los más vanguardistas y los más modernos. Otro ejemplo, un estado sureño y conservador como Texas eligió como gobernadora a una mujer en 1925. Que me digan a mí cuál era el papel de las mujeres en política en Europa durante esos años.

  3. #6
    Anonimo
    05/11/08 17:18

    Cierto que con Obama las directrices económicas no parece vayan a cambiar en exceso ya que tiene a sus espaldas grandes lobbys empresariales apoyándolo económicamente y los intereses económicos en el extranjero llevan siendo primordiales para la economía de este país desde el final de la II Guerra Mundial, pero se podría decir que norteamerica ha dado mediante su voto un toque de atención a la política imperialista emprendida (o más bien, potenciada) por la Administración Bush.

    Además, haber elegido a un presidente afroamericano dice también mucho de una sociedad que tradicionalmente ha sido tachada de racista.

  4. #5
    Anonimo
    05/11/08 16:56

    Efectivamente, Ron Paul sí que prometía cosas revolucionarias como volver al patrón oro, abandonar todas las aventuras imperialistas, reducir el gasto armamentístico etc. Por esa razón nunca tuvo opciones de ganar las primarias republicanas. El que se crea que Obama representa el CAMBIO con mayúsculas me parece un ingenuo.

    Y con esto no quiero decir que apoye todas la políticas de Paul pero es seguramente el más sincero de todos los candidatos.

  5. #4
    Anonimo
    05/11/08 14:55

    Yo creo que en aspectos económicos fundamentales poco va acambiar. Si Obama tratara de eliminar el sobrehumano poder de la Reserva Federal de crear todo el dinero que les apetezca, duraría poco en el cargo. Pero sin embargo, en otros aspectos tiene la oportunidad de demostrar ese cambio. El verdadero cambio estaba en el republicano Ron Paul. Aconsejo que vean los videos de Ron Paul discutiendo con Ben Bernake.

  6. #3
    Anonimo
    05/11/08 13:28

    Lo que más rabia me da es que todos estos progres superguays europeos que en realidad no tienen ni puta idea de como funciona el sistema americano se decanten por Obama sólo porque la mayoría de los medios desinformativos que padecemos digan que "es mejor". Se pasan la vida criticando a los USA y luego mírales, pierden el culo por esta campaña.

    ¿Saben acaso que el partido demócrata apoya la pena de muerte en la grandísima mayoría de los estados en los que gobierna? ¿Que el partido republicano ha sido históricamente mucho menos intervencionista? ¿Que las clases más adineradas afincadas en el north-east y en la costa oeste (California) son proobama? ¿que los estados sureños (los más pobres) y amplias zonas deprimidas colindantes a los grandes lagos nunca apoyan a los demócratas?

    Una cosa es que Bush haya sido un criminal que debería de responder ante el tribunal penal de La Haya por sus crimenes contra la humanidad y otra muy distinta que nos tengamos que tragar esa basura de que los republicanos son los malos y los democratas los buenos.

    El día que el presidente Obama acabe con el embargo a Cuba me empezaré a creer algo. Cuando abandones Guántanamo algo habrá cambiado. Cuando dejen de chantajear al mundo para proteger sus intereses rectificaré. Mientras tanto el "Change we need" ese me suena a propaganda barata.

  7. #2
    04/11/08 21:17

    Www.intrade.com da más del 90% de probabilidades de victoria para Obama, sería una sorpresa mayúscula una victoria de McCain.

  8. #1
    Anonimo
    04/11/08 19:22

    Obama (esperemos)

    sL2

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar