La cotización del petróleo ha registrado una subida cercana al +45%.

Capitalia Familiar

En algo menos de un mes, la cotización del petróleo ha registrado una subida cercana al +45%, desde los 26.2 USD/barril en que se encontraba el pasado 11 de febrero y hasta los 37.89 USD/barril que marcaba ayer, todo ello en términos del West Texas Intermediate.

Esta recuperación del precio del crudo se ha traducido a lo largo de estas dos últimas semanas en una subida en mayor o menor medida también significativa de las cotizaciones de las compañías del sector petrolero, habiendo sido las ganancias más intensas para aquellas compañías que son productoras puras, esto es, que su actividad de exploración y producción (extracción de crudo) no está diversificada con una división de refino y marketing (producción y venta de derivados del petróleo). Este es el caso, por ejemplo de nuestras conocidas estadounidenses APACHE y DENBURY RESOURCES, con subidas desde mínimos del +54.5% y del +266%, respectivamente.

El perfil de comportamiento del mercado de crudo y del sector petrolero continúa siendo bastante histérico como, por otra parte, suele ser habitual en este tipo de procesos de ajuste en los mercados de materias primas en general, y del mercado de crudo en particular. Lo fue en la caída, dominado por el pánico vendedor, y lo está siendo en estos días en el rebote con evidentes signos de “pánico comprador”.

Es una de nuestras máximas el tratar de mantener en todo momento la cabeza fría y el corazón lo más alejado posible del proceso de toma de decisiones de inversión, manteniéndonos así ajenos a las fases de pánico del mercado, ya sean estas vendedoras o compradoras.

Que la corrección bajista sufrida por la cotización del petróleo debe entenderse como una fase transitoria y su precio se recuperará y que lo hará de forma contundente en un futuro no muy lejano es algo en lo que venimos confiando desde hace tiempo.

Sin embargo, en los mercados todo tiene su tiempo y requiere de la paciencia necesaria para dar los frutos deseados.

Bien es cierto que, como hemos venido comentando, el hecho de que Arabia Saudí y Rusia se hayan sentado por fin a hablar y hayan acordado una estabilización de sus niveles de producción es una buena noticia de cara a una mayor coordinación futura de los principales países productores del mundo. De hecho, una nueva alianza geoestratégica entre la OPEC y Rusia hacia una refundación del cártel con Rusia como potencia militar que lo liderara, permitiría a Rusia y a la OPEC el controlar algo más del 70% de la producción mundial de crudo, plantándoles así cara a Estados Unidos y Canadá, y desequilibrando el juego de fuerzas en favor de Rusia-OPEP. Hasta aquí todo tiene sentido y de ahí que despierte tantas expectativas la cumbre extraordinaria de la OPEP con Rusia que podría celebrarse excepcionalmente quizás en la misma Rusia hacia el 20 de este mes.

Sin embargo, y sin perjuicio de todo lo anterior, estamos todavía dentro del marco de los gestos políticos, con escasas repercusiones a nivel fundamental de cara a la reducción acelerada del exceso de oferta sobre demanda de en torno a 2 millones de barriles/día que aún hoy sigue caracterizando a la situación de fondo del mercado de crudo.

La decisión de Rusia y Arabia Saudí de congelar su producción es sólo un gesto porque a corto plazo tampoco tienen mucha capacidad técnica de aumentarla más allá de sus niveles actuales. De hecho, desde enero de 2014 (antes de la corrección bajista) Arabia Saudí ha incrementado marginalmente su producción y Rusia de hecho la ha reducido aunque también marginalmente. El mayor incremento de la oferta ha venido por el lado de Estados Unidos, Canadá e Irak. En otras palabras, sin un acuerdo por parte de la OPEP y Rusia para un recorte inmediato de sus cuotas de producción, el desajuste actual entre la oferta y demanda mundiales de crudo tardará aún algunos meses en corregirse (posiblemente hacia finales de este año).

En este sentido, una subida significativa y demasiado temprana del precio del crudo, que no estuviera respaldada por una reducción relevante y estable de este exceso de la oferta sobre la demanda de petróleo, está necesariamente condenada a no ser sostenible ya que interrumpiría o, cuando menos, extendería en el tiempo el necesario proceso de ajuste de inventarios y del exceso de oferta sobre la demanda.

Ya hemos comentado en otras muchas ocasiones que los niveles de cotización concretos del precio del crudo no obedecen sólo a los fundamentos de mercado sino también a la influencia de las posiciones relativas largas (compradas) y cortas (vendidas) en el mercado de derivados, y que en este sentido la apertura y cierre de unas y otras posiciones puede provocar saltos relevantes hacia arriba o hacia abajo en la cotización del barril pero, a la larga, son los fundamentos del mercado los que acaban definiendo la tendencia.

Pues bien, son esos fundamentos de mercado los que nos llevan a pensar que esta subida registrada por el precio del crudo en estas últimas semanas es un tanto prematura e “histérica” y que, por tanto, podríamos no estar aún ante la recuperación sostenida del precio del crudo en la que confiamos y que estamos esperando.

En otras palabras y como resumen a todo lo anterior:

·       Seguimos pensando que en un futuro más próximo que lejano se va a producir una recuperación sostenida y significativa del precio del petróleo y de las cotizaciones de las compañías petroleras.

·       No obstante, albergamos serias dudas de que la recuperación vivida en este sentido durante estas últimas semanas sea la definitiva.

·       A este respecto, más bien nos inclinamos a pensar que hemos entrado en una nueva fase, de consolidación, que vendrá caracterizada durante varias semanas, si no algunos meses, por fluctuaciones arriba y abajo, que pueden llegar a ser bastante violentas, y dentro de un rango que puede llegar a ser también bastante amplio.

·       Conviene, por tanto, permanecer muy atentos al comportamiento en tiempo real del mercado para ir valorando oportunamente los posibles escenarios en este sentido, y aprovechar los dientes de sierra bajistas que pudieran producirse para ir construyendo las posiciones deseadas en el sector.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar