El mercado exagera sus temores y en su exageración no discrimina.

Capitalia Familiar

En los mercados el miedo es libre y cotiza pero, como la avaricia, suele ser un mal consejero y a la postre, también como la avaricia, acaba costando mucho dinero.

Por partes…

1.    Una parte del mercado ve hoy en día fantasmas por todas partes: el colapso de la economía china, la reentrada en recesión de la economía mundial, quiebras masivas en el sector petrolero, la quiebra del Deutsche Bank, problemas de solvencia y liquidez en toda la banca europea…

Respecto al escenario de recesión ya hemos comentado en repetidas ocasiones que no hay evidencia alguna de dinámica recesiva en los indicadores macroeconómicos ni de China, ni de Estados Unidos, ni de la Unión Europea. Este escenario simplemente no es respaldado por la evidencia fundamental.

En relación a las quiebras masivas dentro del sector petrolero, tampoco hay evidencia en este sentido. Hay compañías que por sus elevados niveles de deuda están afrontando y afrontarán problemas graves de solvencia en la medida en que el precio del crudo se mantenga en niveles tan bajos. Este es el caso de la gasística estadounidense Cheaspeake que ayer anunciaba el inicio de negociaciones para la reestructuración de su deuda, pero hay que tener en cuenta que el volumen de deuda de Cheaspeake es 8 veces más grande que el valor de esta compañía en bolsa. Por tanto, el pulmón financiero de las empresas que trabajan en el sector energético depende de sus circunstancias particulares, de sus niveles de deuda y de la estructura temporal de la misma, y de su capacidad para generar flujo libre de caja. En este sentido, las grandes, que combinan las áreas de exploración y producción con las de refino y marketing, lo tienen en general más fácil que las pequeñas dedicadas sólo a exploración y producción. Por tanto, es cierto que desde hace ya más de un año y medio estamos en un entorno muy complicado para las compañías del sector petrolero pero este espacio de tiempo es todavía reducido cuando se trata de hablar hoy en día de un problema de solvencia generalizado para el conjunto del sector.

Con relación a los rumores de problemas de solvencia del Deutsche Bank y en realidad del conjunto del sistema bancario del área euro y en particular de la periferia, también llevamos mucho tiempo diciendo que los balances de los bancos no están tan saneados como dicen y que algunos, entre ellos españoles, necesitarán nuevas aportaciones de capital para cumplir con los criterios de solvencia que exige el nuevo regulador europeo. Pero una cosa es necesitar más capital para cumplir con los estándares de solvencia que exige el regulador y otra muy distinta que estemos de nuevo al borde de una crisis sistémica. Esas necesidades adicionales de capital de algunos bancos acabarán pagándolas sus accionistas con menores beneficios, menores dividendos y el efecto dilutivo de nuevas ampliaciones de capital (de ahí que recomendemos sistemáticamente no tener posiciones en bancos), pero no estamos ante una nueva crisis sistémica. El propio ministro de finanzas alemán, un político nada amigo de ligerezas, Wolfgang Schäuble, ha dicho al ser preguntado al respecto que no está preocupado por Deutsche Bank.

El mercado exagera sus temores y en su exageración no discrimina.

2.    Frente a la presión vendedora que se deriva de estos temores, el dinero espera para entrar. Por el momento no hay tampoco catalizadores suficientes para que el dinero ataque con decisión. No hay razones fundamentales para vender las posiciones de riesgo en cartera pero de momento tampoco hay prisa para tomar más. La inmensa mayoría de los agentes del mercado coincidimos en que los niveles de cotización actuales son ya muy atractivos con la vista puesta en los próximos meses, pero mientras el sentimiento de mercado a corto plazo siga siendo negativo no hay prisa para tomar nuevas posiciones y contrarrestar así la presión vendedora dominante. La cuestión aquí es que el sentimiento de mercado puede cambiar muy deprisa y, a menudo, sin novedades relevantes, simplemente por el propio agotamiento de la dinámica bajista. ¿Cuándo sucederá esto? Nadie lo sabe pero la duración media de estas fases correctivas es de unas 12 semanas (estamos ahora en la décima).

3.    Dicho esto, reconocemos que el comportamiento de los mercados financieros en la última década ha llegado a ser exasperante por la frecuente recurrencia de estas crisis de confianza en un entorno además muy distorsionado por las políticas monetarias expansivas de los bancos centrales. Las políticas monetarias de tipos de interés nulos (cuando no negativos) ha supuesto la eliminación de toda posibilidad de generar rentabilidad para los activos de riesgo más bajo, rebajando con ello las perspectivas de rentabilidad a medio plazo para el conjunto de los activos financieros e induciendo directa e indirectamente un mayor nivel de riesgo a asumir por cada unidad de rentabilidad a generar. Este es el contexto financiero en que estamos inmersos en la última década y no es previsible que vaya a cambiar mucho en estos próximos años. En otras palabras, se podrá generar rentabilidad pero esta tenderá a ser más baja que la media histórica y los niveles de riesgo (volatilidad) asociados a dicha rentabilidad tenderán también a seguir siendo más elevados que la media histórica, si no de forma estable en el tiempo (suele haber una relación casi directa entre la volatilidad de una estrategia de inversión bien diversificada y la rentabilidad generada a medio y largo plazo), sí al menos en fases correctivas que, como en los últimos años, tenderán a ser más frecuentes.

Volviendo ya a la situación del mercado al cierre de la jornada de hoy, como comentábamos esta mañana, la zona de soporte de los 318 puntos del índice DJ STOXX EUROPE 600 ha sido perforada a la baja, pero el mercado estadounidense sigue respetando la suya (sin haber llegado siquiera a testarla), situada entre los 1 812 y los 1 820 puntos (alrededor de un -1.5% por debajo de los niveles actuales). Al no haberse producido aún la ruptura del soporte en el mercado estadounidense, y en vísperas de la comparecencia de la presidenta de la Reserva Federal mañana ante el Congreso estadounidense (a partir de las 16:00 horas de España), hemos considerado prudente el aplazar por el momento una nueva reducción de posiciones en renta variable, aunque sin perder de vista el comportamiento a corto plazo de los mercados en torno a estos niveles críticos.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar