Rankia España
Acceder

Isabel

Rankiano desde hace alrededor de 16 años
30
Publicaciones
3
Recomendaciones
--
Seguidores
Posición en Rankia
Posición último año
Resumen
Respuestas 10
Comentarios 19
Recomendados 19
Temas 1
25/06/13 12:24
Ha comentado en el artículo Sobrepoblación, ¿por falta de dinero?
PERO QUE EMPANADA MENTAL.El dinero es un instrumento de cambio, que no puede existir a menos que haya bienes producidos y hombres capaces de producirlos. El dinero es la forma material del principio que los hombres que desean tratar entre sí deben hacerlo por intercambio y dando valor por valor. El dinero no es el instrumento de MENDIGOS O PARÁSITOS que claman tu producto con lágrimas, ni el de saqueadores que te lo arrebatan por la fuerza. El dinero lo hacen posible sólo los hombres que producen. Pero como puede afirmar " La acumulación de los bancos es la causa directa de la escasez de dinero en la economía"Que cree que las cámaras acorazadas de los bancos están llenas de billetes y el banquero disfruta contando billetes de quinientos? Producimos 100 y nos gastamos 150 y los cincuenta que son la deuda publica, esa que dicen ustedes que no es de nadie, se ha ido acumulando hasta llegar a estar en quiebra, sabe usted lo que es eso? ES USTED LA SANDIA PERFECTA,rojo por dentro, verde por fuera.
ir al comentario
19/06/12 15:49
Ha comentado en el artículo Primer paso para eliminar a la élite corrupta
¿Así que creéis que el dinero es el origen de toda maldad? … ¿Os habéis preguntado alguna vez cuál es el origen del dinero? El dinero es un instrumento de cambio, que no puede existir a menos que haya bienes producidos y hombres capaces de producirlos. El dinero es la forma material del principio que los hombres que desean tratar entre sí deben hacerlo por intercambio y dando valor por valor. El dinero no es el instrumento de mendigos que claman tu producto con lágrimas, ni el de saqueadores que te lo arrebatan por la fuerza. El dinero lo hacen posible sólo los hombres que producen. ¿Es esto lo que consideráis malvado? Cuando aceptas dinero en pago por tu esfuerzo, lo haces sólo con el convencimiento de que lo cambiarás por el producto del esfuerzo de otros. No son los mendigos ni los saqueadores los que dan su valor al dinero. Ni un océano de lágrimas ni todas las armas del mundo pueden transformar esos papeles de tu cartera en el pan que necesitarás para sobrevivir mañana. Esos papeles, que deberían haber sido oro, son una prenda de honor – tu derecho a la energía de los hombres que producen. Tu cartera es tu manifestación de esperanza de que en algún lugar del mundo a tu alrededor hay hombres que no transgredirán ese principio moral que es el origen del dinero. ¿Es eso lo que consideras malvado? http://objetivismo.org/dinero/
ir al comentario
28/09/11 11:13
Ha comentado en el artículo Crisis históricas en Bolsa. El Viernes Negro de 1869 (y II)
Gould y Fisk “dos manipuladores con la única ambición de obtener dinero, y con la máxima maquiavélica por bandera”, estafadores, con trajes de financieros y sombrero de copa provocan El Viernes Negro de 1869? “Una época en la que el control de los mercados era casi inexistente, un capitalismo financiero salvaje y en estado puro, que daba lugar a desmanes como el relatado más a menudo de lo que solemos pensar.”Es usted un redactor de Público? Y la clase política y los familiares de la clase política que se deja sobornar, que dan información privilegiada para que los malvados hagan su agosto, esos no tiene nada que ver en el Viernes negro verdad? Me temo que lo del capitalismos salvaje es muy viejo y poco original, no le parece?. No tiene nada mejor que aportar para las conclusiones de su relato?
ir al comentario
29/07/11 14:46
Ha comentado en el artículo Menos dinero, menos derechos
No existe desde mi forma de entender realidad binaria. La realidad es la realidad. La razón es el único medio que tiene el hombre de aprehender la realidad y de adquirir conocimiento; y, por lo tanto, rechazar la razón significa que los hombres deberían actuar sin tener en cuenta los hechos de la realidad, o en contradicción a ellos. Siendo objetivos, racionales y realistas, el socialismo es la doctrina de que el hombre no tiene derecho a existir por derecho propio; que su vida y su trabajo no le pertenecen a él, sino a la sociedad; que la única justificación de su existencia es su servicio a la sociedad; y que la sociedad puede disponer de él como le plazca, en aras de lo que considere ser el propio bien colectivo. La característica esencial del socialismo es la negación del derecho de propiedad individual; bajo el socialismo, el derecho a la propiedad (que es el derecho de uso y disposición) recae en la “sociedad como un todo”, es decir, en el colectivo, siendo la producción y la distribución controladas por el Estado, es decir, por el gobierno. Los supuestos objetivos del socialismo eran: la abolición de la pobreza, el logro de la prosperidad general, el progreso, la paz y la fraternidad humanas. Los resultados han sido un terrible fracaso: terrible, está claro, si la motivación de uno es el bienestar de los hombres. Analiza la realidad de España, no hay que ir muy lejos, solo la etapa democrática, cuantos años de socialismo hemos tenido? Como han dejado el país después de sus mandatos.? En lugar de prosperidad, el socialismo trajo consigo parálisis económica y/o el colapso de todos los países que lo probaron. Cuanto mayor la socialización, mayor el desastre. Las consecuencias variaron de acuerdo con eso. Tanto el “socialismo” como el “fascismo” tienen que ver con la cuestión de los derechos de propiedad. El derecho de propiedad es el derecho de uso y disposición. Observa la diferencia entre esas dos teorías: el socialismo niega por completo los derechos de propiedad privada, y aboga por que se le ceda “la propiedad y el control” a la comunidad como un todo, es decir, al Estado; el fascismo deja la propiedad en manos de individuos particulares, pero transfiere el control de la propiedad al gobierno. El capitalismo exige lo mejor de cada hombre – su racionalidad – y le premia de acuerdo con ello. Deja que cada hombre elija libremente el trabajo que le gusta, para especializarse en él, para intercambiar su producto por el productos de otros, y para llegar tan lejos en el camino al logro cuanto su capacidad y ambición le permitan. Su éxito depende del valor objetivo de su trabajo y de la racionalidad de los que reconocen ese valor. Cuando los hombres son libres de comerciar, con la razón y la realidad como su único árbitro, cuando ningún hombre puede utilizar la fuerza física para arrancar el consentimiento de otro, es el mejor producto y el mejor raciocinio el que gana en cada ámbito de la actividad humana, elevando el nivel de vida – y de pensamiento – cada vez más alto para todos aquellos que participan en la actividad productiva de la humanidad. No cometas el error de los que piensan que un individualista es un hombre que dice: “Haré lo que me dé la gana a expensas de los demás”. Un individualista es un hombre que reconoce los derechos individuales inalienables del hombre – los suyos propios y los de los demás.
ir al comentario
28/07/11 09:17
Ha comentado en el artículo Menos dinero, menos derechos
Llora por mí, Argentina Hace 100 años Argentina era uno de los países más ricos del mundo. Mientras que el poderío marítimo y su extenso imperio habían llevado a Gran Bretaña a una posición dominante entre las naciones industrializadas, sólo Estados Unidos y Argentina pugnaban por ser la segunda economía más poderosa del mundo. Argentina había sido bendecida con abundante agricultura, vastas extensiones de tierra fértil cruzada por ríos navegables, y un sistema de puertos de mar muy accesibles. Su nivel de industrialización era más alto que el de muchos países europeos: ferrocarriles, automóviles y teléfonos eran la norma. El inicio del debacle En 1916 fue elegido un nuevo presidente, Hipólito Irigoyen, que había formado un partido llamado Los Radicales bajo un lema de “cambio fundamental” con un llamamiento a la clase media. Entre los cambios propuestos por Irigoyen: seguros de pensiones obligatorios, seguro de salud obligatorio, y subsidios para la construcción de viviendas para personas de bajos ingresos con el fin de estimular la economía. En suma, el Estado comenzó a asumir control económico de gran parte de las operaciones del país y a recaudar nuevos impuestos sobre los salarios del pueblo para financiar sus planes. Con el creciente flujo de fondos hacia estos programas de subsidios, las dádivas del gobierno pronto se hicieron excesivamente generosas; en poco tiempo sus gastos superaron el valor de los impuestos de los contribuyentes. De esa forma, rápidamente empezaron a faltar fondos – nada diferente de lo que ocurre con programas gubernamentales de Seguridad Social o Asistencia Médica en todo el mundo. Intervencionismo institucionalizado La sentencia de muerte para la economía argentina, sin embargo, llegó con la elección de Juan Domingo Perón. Perón había sido educado como fascista, y él y su carismática esposa dirigieron su retórica populista contra los ricos de la nación. Pero rápidamente este grupo inicial de “los ricos” se fue extendiendo hasta abarcar a la mayoría de la clase media que tenía alguna propiedad, y así fue definido el enemigo a ser derrotado y humillado. Bajo Perón el tamaño de las burocracias gubernamentales explotó con programas masivos de gasto social y el fomento del crecimiento de los sindicatos. Los altos impuestos y la mala gestión económica dejaron su inevitable huella incluso después de que Perón fuera destituido de su cargo, pero la retórica populista y el “desprecio por la realidad económica” continuó. El gobierno federal de la Argentina siguió gastando mucho más allá de sus medios. La hiperinflación estalló en 1989, la etapa final de un proceso caracterizado por “el proteccionismo industrial, la redistribución de la renta basada en aumentos de salarios, y la creciente intervención estatal en la economía …”. La práctica del gobierno argentino de imprimir dinero para pagar sus deudas públicas destruyó la economía. La inflación alcanzó un 3000%, con reminiscencias de la República de Weimar en Alemania varias décadas antes. Los disturbios por conseguir alimentos se hicieron frecuentes; tiendas fueron saqueadas; el país se sumió en el caos. Controles generan más controles En 1994, las pensiones públicas de Argentina – su sistema de Seguridad Social – se auto-destruyó. El impuesto sobre la nómina había aumentado del 5 al 26%, pero eso no había sido suficiente; además, el gobierno había instituido un impuesto al valor agregado (IVA), nuevos impuestos sobre la renta, un impuesto personal sobre la riqueza y los ingresos adicionales basados en la venta de empresas públicas. Todo esto aniquiló al sector privado, dañando aún más la economía. Hubo una tentativa “privatización” controlada por el gobierno para rescatar las pensiones de los ancianos, pero en 2001 el gobierno también se había embolsado esos fondos, sustituyendo el dinero por bonos del gobierno Argentino – bonos sin fondos respaldados por un gobierno en bancarrota. En 2002 la irresponsabilidad fiscal del gobierno provocó una crisis económica nacional tan grave como la Gran Depresión en los Estados Unidos. Y lo peor es que son “incapaces” de aprender: el gobierno actual sigue por el mismo camino y no tiene problema con el saqueo a la vista de todos. Pues sí. Hemos visto esta película antes. Los planes populistas de los políticos NUNCA funcionan – no sólo porque el poder corrompe y lleva a la quiebra todo lo que el gobierno toca, sino porque el uso de la fuerza paraliza las mentes productivas y con ello la creatividad, la producción, el desarrollo, el empleo. Para quienes quieran escuchar, la historia nos está diciendo a gritos y una y otra vez que no podemos aguantar las intervenciones del gobierno en la economía y un gasto público irresponsable. Los controles gubernamentales del gobierno en la banca, la salud, los negocios, en cualquier asunto económico, en cualquier época y en cualquier país, conducen al desastre. Eso es un principio. Quizás hace cien años algún idealista mal informado pudiese ser disculpado por imaginar que el socialismo podría ser el sistema ideal. Después de los desastres económicos, la destrucción y la muerte de millones de personas que esa ideología nos trajo durante el siglo XX, nadie tiene más excusa. Los políticos de hoy son culpables de mucho más que una estupidez arrogante, son culpables de esclavizar a generaciones futuras y condenarlos a la pobreza y la miseria. Los políticos habrán desaparecido de la faz de la tierra cuando todo estalle, estarán tan muertos y fríos como Juan Perón cuando a nuestros hijos y nietos les toque pagar por su ciega arrogancia. “Cuando las barbas de tu vecino veas pelar… pon las tuyas a remojar” Hay pocas cuestiones tan serias como esta por las que vale la pena luchar. No es sólo un asunto político, es ante todo un asunto moral. Como dijo Ayn Rand: “El problema básico en el mundo hoy es la elección entre dos principios: Individualismo y Colectivismo”. Sí, los políticos son culpables, pero si les permitimos repetir los fracasos de la historia nosotros también lo somos. Llora por mí, Argentina. Llora por mí, Brasil. Llora por mí, España. Llora por mí, Estados Unidos. Llora por mí, México. Llora por mí, Venezuela. Llorad por cada uno de nosotros, todos los países con economías mixtas que están aboliendo gradualmente las libertades individuales y encaminándonos al desastre. http://objetivismo.org/llora-por-mi-argentina/
ir al comentario
27/07/11 11:47
Ha comentado en el artículo Menos dinero, menos derechos
El dinero es el problema de los derechos fundamentales? Un “derecho” es un principio moral que define y sanciona la libertad de acción de un hombre en un contexto social. Sólo hay un derecho fundamental (todos los demás son sus consecuencias o corolarios): el derecho del hombre a su propia vida. La vida es un proceso de acción auto-sustentada y auto-generada; el derecho a la vida significa el derecho a efectuar acciones de auto-sustentación y auto-generación – lo que significa: libertad de tomar todas las medidas requeridas por la naturaleza de un ser racional para mantener, mejorar, realizar y disfrutar de su propia vida. (Tal es el significado del derecho a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.) El derecho a la vida es la fuente de todos los derechos, y el derecho a la propiedad es su única implementación. Sin derechos de propiedad ningún otro derecho es posible. Como el hombre tiene que mantener su vida por su propio esfuerzo, el hombre que no tiene derecho al producto de su esfuerzo no tiene medios para sostener su vida. El hombre que produce mientras otros disponen de lo que produce, es un esclavo. El Derecho a la Búsqueda de la Felicidad quiere decir el derecho del hombre a vivir por sí mismo, a elegir lo que constituye su propia felicidad privada, personal, individual, y a trabajar para conseguirla, siempre que respete el mismo derecho en los demás. Esto significa que el Hombre no puede ser forzado a dedicar su vida a la felicidad de otro hombre ni a cualquier número de otros hombres. Significa que el grupo – el colectivo – no puede decidir cuál ha de ser el objetivo de la existencia de un hombre ni determinar lo que él escoge como su felicidad. Dado que el Hombre tiene derechos individuales inalienables, esto significa que los mismos derechos los tienen, individualmente, cada hombre, todos los hombres, y en todo momento. Por lo tanto, los derechos de un hombre no pueden y no deben violar los derechos de otro. Por ejemplo: un hombre tiene derecho a vivir, pero no tiene derecho a quitarle la vida a otro. Tiene derecho a ser libre, pero no tiene derecho a esclavizar a otro. Tiene derecho a elegir su propia felicidad, pero no tiene derecho a decidir que su felicidad está en la miseria (o el asesinato o el robo o la esclavitud) de otro. El propio derecho sobre el cual actúa define el mismo derecho de otro hombre, y sirve como una guía indicándole lo que puede o no hacer. No hay tal cosa como “el derecho a un trabajo” – sólo existe el derecho al libre comercio, es decir: el derecho de un hombre a aceptar un empleo si otro hombre decide contratarlo. No hay “derecho a una vivienda,” sólo el derecho de libre comercio: el derecho a construir una casa o a comprarla. No hay “derechos a un salario ´justo´ o a un precio ´justo´” si nadie opta por pagarlo, por contratar a un hombre o comprar su producto. No hay “derechos de los consumidores” a leche, zapatos, películas o champán si no hay productores que deciden fabricar tales artículos (sólo existe el derecho a fabricar esos productos uno mismo). No hay “derechos” de grupos especiales, no hay “derechos de agricultores, de trabajadores, de empresarios, de trabajadores, de hombres de negocios, de los viejos, de los jóvenes, de los que aún no han nacido”. Sólo hay Derechos del Hombre – derechos que posee cada hombre individual y todos los hombres como individuos. Si algunos hombres pueden exigir por derecho los productos de la labor de otros, esto significa que esos otros están siendo privados de sus derechos y condenados a trabajos forzados. Cualquier supuesto “derecho” de un hombre que requiera la violación de los derechos de otro, no es y no puede ser un derecho. Ningún hombre puede tener derecho a imponer sobre otro hombre una obligación que éste no escogió, un deber no recompensado o una servidumbre involuntaria. No puede existir tal cosa como “el derecho a esclavizar”. Me preguntas¿ cómo acabarías tu con la pobreza? Analizando la historia. ¿Por qué algunas naciones se han desarrollado y otras no? ¿Por qué algunas naciones han alcanzado una abundancia material, mientras que otras siguen estancadas en una miseria infrahumana? La historia, y concretamente la explosión de prosperidad sin precedentes durante el siglo XIX, le daría una respuesta inmediata: el capitalismo es el único sistema que le permite a los hombres producir abundancia, y la clave del capitalismo es la libertad individual.
ir al comentario
09/05/11 13:17
Ha comentado en el artículo Consulta al autor del blog
Hola buenos dias: En el año 2009 no presente declaración de la renta dado que mis infresos eran inferiores a 22.000 euros.Con fecha de Mayo del 2011 me han remitido el certificado de discapacidad en el que se me reconoce una discapacidad del 33% y un grado de movilidad reducida del 7%. dicha discapacidad me la reconocen desde octubre del 2009.Mi pregunta es si puedo reclamar el IRPF del 2009. Gracias
ir al comentario
14/04/11 18:10
Ha comentado en el artículo China invertirá en nuestras CAJAS?o es sólo una ESTRATEGIA...
Asombrosa clarividencia, exportaremos 40.000 millones y nos visitaran trescientos mil turistas chinos que sumados a los que tiene sus restaurantes, tiendas y almacenes en nuestro pais son un monton de chinos, si señor, y eso lo ha calculado usted solito con la calculadora que compro en el chino de la esquina verdad?
ir al comentario
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar