Rankia España
Acceder
¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Ya podemos saber si un mensaje de WhatsApp ha sido leído

6 respuestas
    #1
    Rafa Devis

    Ya podemos saber si un mensaje de WhatsApp ha sido leído

    Se podrá comprobar con un doble check azul. La función ya se puede utilizar mediante la actualización de la aplicación. Ya está disponible para conversaciones individuales y también para los grupos.

    Hasta el momento, el check gris significaba que el mensaje había sido enviado, mientras el doble check quería decir que había llegado al destinatario. Ahora, el doble check azul nos indicará que ha sido leído. Hubo confusión con el doble check durante años, cuando mucha gente pensaba que significaba que el mensaje había sido leído, con los consecuentes malentendidos e incluso discusiones.

    La nueva opción no se puede desactivar o despistar al sistema con el corte de conexión, por lo que nadie se librará de ser expuesto.

    El avance sin precedentes de las redes sociales y el impacto sobre nuestra vida es más potente de lo que podemos ir asimilando, por lo que novedades como esta me parecen buenas para abrir un debate que pienso que resulta interesante: ¿creéis que la aportación va a ser positiva o negativa? ¿dará lugar a malentendidos? ¿invade de alguna manera nuestra privacidad? 

     

     

  1. #7
    Karlicones
    en respuesta a Damemastaes

    Re: Ya podemos saber si un mensaje de WhatsApp ha sido leído

    Ver mensaje de Damemastaes

    En ocasiones, además de estresante, resulta de mal gusto, demuestra muy poca educación. Hace unos meses, fui con mi marido y un amigo a comer fuera. El restaurante era pijillo, estábamos de celebración, pero me habría dado igual que fuera una hamburguesería de cuarta regional. Nunca pensé que su nomofobia llegaría hasta ese punto... Llega el camarero, nos pregunta si deseamos algún aperitivo, el amigo al "guasap", como si no hubiera visto al muchacho acercarse a nuestra mesa. Mi marido calentándose... Nos traen la carta, te lo juro que el tío seguía sin inmutarse, teclea que te teclea, mientras nosotros íbamos eligiendo platos y la menda comentándolos para ver si salía de su letargo móvil. Él sin abrir la carta y tecleteando con otros amigos, como si le fuera la vida en ello. Me canso, porque veo que mi marido se está hartando y le insto con la mayor educación y cortesía que soy capaz a que lea la carta, que el camarero va a volver y tampoco es cuestión de molestar al personal... y ni caso. Las orejas de mi marido coloraditas, echando humo... Vino dos veces el camarero a preguntar qué íbamos a comer y el otro nos suelta que elijamos por él, que le da igual ¡y sigue tecleteando! A lo que mi marido le espeta irónicamente, que si también va a tener que comerse su comida. (Yo sudando la camiseta porque veía la que se avecinaba) ¿Te crees que se mosqueó o se alteró? Bien lejos de ello, siguió tan campante, eligió echando un vistazo rápido a la carta, demostrando poco interés por nuestra invitación y mucho menos por nuestra presencia a la mesa. Durante la comida, alabó los platos y de vez en cuando, se empeñaba en que mirásemos alguna estúpida foto que le enviaban por "guasap". La del gato me ha recordado esta desagradable anécdota. Cuando salimos del restaurante, pretende hacer una foto a la factura, para "llevarse un recuerdo de la comida". ¿¿Perdón?? ¡¡¡Macho, de recuerdo podías haber compartido y departido con nosotros en lugar de con los amigotes del "guasap"!!! Impresentable actitud. Ya en casa, mi marido me comenta que él no va a volver a ir a comer con este fanático del móvil, que le ha parecido una situación lamentable y que no tiene ninguna gana de repetir, ni invitado, ni invitando, le daba vergüenza ajena. Era un amigo. Mi madre decía que quien deja de ser amigo, nunca lo fue de veras. Hace poco, al atardecer, en una cafetería de la ciudad, observé cómo dos tortolitos degustaban un refresco... En lugar de hacerse manitas o comerse con la mirada, ¡estaban los dos tecleteando con otros amigos! ¿¿Se puede creer?? Sonreí, pero me daba pena la situación. Algo falla en esta sociedad. El móvil ya no está al servicio de su dueño. Es el dueño quien se encuentra esclavizado por el aparatejo. ¿Cómo puede ser que una pareja de novios no tenga conversación? Y si no la tiene, ¿cómo puede ser que no se les ocurra hacer otra cosa que tecletear en sus respectivos móviles estando juntos? ¡Penita!, ya digo... Un saludo cordial

    Fuente de la foto: http://www.huffingtonpost.es/patricia-ramirez/diez-momentos-perfectos_b_5450794.html

    Si un amigo es de verdad, su amistad perdura en el tiempo y con la distancia.

¿Aún no eres usuario de Rankia?

Somos más de 1.010.000 usuarios

Regístrate y podrás:

  • Guardarte contenidos y usuarios
  • Participar en promociones especiales
  • Publicar mensajes en Foros y Opiniones
  • Participar en el Juego de Bolsa

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar