PepeRobaFalso

3 respuestas
PepeRobaFalso
PepeRobaFalso
#1

PepeRobaFalso

Mientras España padece de los efectos de la crisis, las trasnacionales del robo y del tuteo impuesto siguen imponiendo en sus contratos condiciones leoninas y abusivas.
Ahora no es que puedas perder el número de móvil, en la modalidad prepago, a los seis meses si no recargas.
Sino que aunque tengas 120 euros de saldo en el móvil no puedes realizar llamadas si no recargas cada tres meses.
Y es que estos ladrones con contrato, que manipulan a nuestros gobernantes y ningunean a los derechos de los consumidores y a las asociaciones que los representan, no les basta forma alguna de embolsarse el dinero de la forma que sea.
Y es que poder comunicar, en nuestro país, es la obligación de comunicar al gusto de las trasnacionales que explotan un servicio básico de la población.

#2

Re: PepeRobaFalso

Tener prepago cuando hay compañías que no piden un consumo mínimo para poder llamar no tiene mucho sentido ya, a no ser que quieras tener que cumplir lo que explicas, que evidentemente es injusto. Ahora ya no hay 3 compañías, hay muchas más y tienes que decidir la que te conviene, no lo que les convenga a ellos, saludos.

#3

Re: PepeRobaFalso

El que haya varias compañías no debiera ser justificación de abusos.
Las compañías explotan al céntimo cualquier resquicio legal. Y no he visto ninguna que no sea abusiva de la mano privada. Luego lo que debemos intentar cambiar es la defensa del consumidor, en lugar de ver asentados los abusos de estas timofónicas.

#4

Re: PepeRobaFalso

Totalmente de acuerdo, nos estamos acostumbrando a que nos roben, enfadarnos e irnos a otro sitio, porque como hay una amplia gama de posibilidades, un abanico de timofónicas, pues a otra cosa mariposa, pero eso no quita para que nos roben en el siguiente sitio y vuelta a empezar, que es lo que suele suceder. No hablo solo por mi experiencia personal, sino por muchos casos que vengo leyendo y escuchando de clientes insatisfechos, cuyos derechos se ven vilipendiados y que no les queda otra que tragar y largarse, una y otra vez.

Es como que nos lo tragamos, presentamos una reclamación como mucho y a esperar la respuesta, si llega... Y mientras tanto, a otro sitio. ¿Hasta cuándo?

Precisamente lo dije ayer en otro hilo: Comparamos el concepto cliente con el de reclamador compulsivo, olvidándonos de que debería ser sinónimo de llevar razón (no siempre, pero sí muchas veces), de buena atención... etc. Cuando vas a adquirir una cosa, o contratar un servicio, todo son alegrías, buenas caras, amable discurso y ventajas. Pero ay amigo si vas a devolver un producto o a darte de baja de un servicio. ¡Ahí te quiero ver!

Demasiado pacientes...

Un saludo cordial

Si un amigo es de verdad, su amistad perdura en el tiempo y con la distancia.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar