Rankia España Rankia Alemania Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polonia Rankia Portugal Rankia USA
Acceder

Elasticidad de la demanda

La elasticidad de la demanda o elasticidad-precio de la demanda es un concepto económico que sirve para describir la variación en la demanda de un bien o servicio ante cambios en los precios del mismo.
 
En concreto, la elasticidad de la demanda explica la variación porcentual en la cantidad demandada con respecto a variaciones porcentuales en el precio.
 
Este término elasticidad de la demanda fue creado por el economista inglés Alfred Marshall y con él trataba de demostrar la relación entre precios y demanda, la cual normalmente es inversa. Es decir, cuando sube el precio baja la demanda y viceversa. 
  
  

Cómo calcular la elasticidad de la demanda o elasticidad-precio de la demanda

En el siguiente apartado, trataremos de explicar el concepto de ecuación de la elasticidad de la demanda. A mayor pendiente en la curva de demanda, podemos suponer que la demanda del producto en cuestión será más inelástica ante variaciones de precio.
 
Este efecto es recogido en la siguiente fórmula:



El resultado de la ecuación debe interpretarse en valores absolutos y la interpretación sería la siguiente: De forma simplificada, un valor menor que uno es considerado como demanda inelástica, mientras que un valor superior a uno tiene la lectura de demanda elástica (Más adelante especificaremos cinco casos).
  
Ep > 1
 Demanda elástica
Ep < 1
 Demanda inelástica
  

Ejemplo

Imaginemos que el precio de un bien/servicio cae de 18,5 a 18. Esto significa que disminuye en un 2,7%. Asimismo, la demanda aumenta de 23 a 25, es decir, crece 8,7%
 
E=((25-23)/23)/((18-18,5)/18,5)=8,7%/-2,7%=-3,2174
 
Como vemos en la parte superior, la elasticidad de la demanda en valores absolutos nos dará un valor de 3,2174. Esto sería interpretado como un bien/servicio elástico en el que disminuciones porcentuales del precio hacen crecer la demanda en mayores proporciones.
 

Tipos de elasticidad-precio de la demanda

Podemos clasificar la demanda de los productos según su elasticidad en cinco tipos:
 
Elástica: Cuando la demanda de un bien o servicio es muy sensible a los cambios en los precios, se dice que tiene una demanda elástica (curva con poca pendiente). Esto normalmente sucede en mercados con mucha competencia en los que una subida de precios nos lleva a consumir el bien/servicio de la competencia. Por ejemplo, el mercado de agua embotellada. En términos numéricos, implica que el resultado de la elasticidad es mayor a 1.

Inelástica: Cuando la demanda de un bien o servicio es muy poco sensible a variaciones en los precios, se dice que dicho bien/servicio tiene una demanda inelástica (curva con mucha pendiente). Este caso se da en mercados en los que existe poca o nula competencia o el bien/servicio en cuestión está muy diferenciado respecto de sus competidores, por ejemplo, los productos de Apple. Otro motivo por el que se puede dar una demanda inelástica es porque los productos son de primera necesidad (leche, pan, etc…). En términos numéricos, la elasticidad arroja un valor menor a 1.

Unitaria: La variación en el precio genera una variación exactamente proporcional en la cantidad demandada. La elasticidad es igual a 1.
 
Perfectamente elástica: La elasticidad es infinita. Esto quiere decir que, ante la menor subida del precio, la demanda cae a cero. Asimismo, ante cualquier baja del precio, la cantidad demandada se dispara. 

Perfectamente inelástica: La elasticidad es igual a cero. La cantidad demandada es fija y no presenta variación ante cambios en el precio.

Cabe recalcar que los últimos tres casos son extremos y existen prácticamente solo de forma teórica.

Elasticidad de la demanda: Bienes Giffen

Existen productos que, contrario a lo que usualmente vemos, tienen una curva de demanda positiva, y son los llamados bienes Giffen. Estos bienes normalmente son considerados de lujo y su alto precio es percibido como símbolo de exclusividad o estatus. Por ello, cuando su precio disminuye, el público pasa a considerar estos bienes como menos exclusivos y en consecuencia su demanda también cae.
 
Podemos citar un ejemplo para entenderlo mejor. Imagina que una persona va a comprar un vino para obsequiar por una ocasión especial. Quizás, sin ser experta en la materia, preferirá un vino de mayor precio, asumiendo que esto garantiza mayor calidad. 
  

¿De qué depende la elasticidad de la demanda?

La elasticidad de la demanda de un producto normalmente viene determinada por una serie de factores. Principalmente estos son:
  • Existencia de bienes sustitutivos: Cuanto más bienes sustitutivos existen, mayor competencia entre los productos y, por tanto, es posible que exista mayor elasticidad de la demanda en el bien/servicio en cuestión.
  • Nivel de renta: Si el precio del producto en cuestión representa un porcentaje elevado de la renta del consumidor, dicho producto será probable que tenga cierta elasticidad. En cambio, si el producto representa un bajo porcentaje de la renta, la demanda tenderá a ser más inelástica.
  • Diferenciación y fidelidad de marca: Cuando una marca tiene un público objetivo muy fidelizado, o bien el producto está muy diferenciado de la competencia, el efecto en la demanda ante variaciones de precios será bajo y, por tanto, el producto tendrá demanda inelástica.
  • Bienes necesarios: Los productos que se consideran de necesidad básica, como son los alimentos, u otros en los que su compra se hace necesaria independientemente del precio, tenderán a la inelasticidad.
  • Plazo: La elasticidad de la demanda normalmente es mayor en el largo plazo, sobre todo, en productos con ninguno o pocos bienes sustitutos. Este es el caso del petróleo, pues, a corto plazo, un aumento de precios tendrá un bajo impacto en la demanda. Sin embargo, en el más largo plazo, si el aumento de precios persiste o se incrementa, los consumidores optarán por otros medios de transporte.

La elasticidad en la curva de demanda

En el estudio de la elasticidad de la demanda hay que señalar que la curva de demanda de cualquier bien/servicio no tiene la misma elasticidad en todos sus puntos.
 
Esto se debe a que en altos precios un aumento/descenso unitario en el precio representa muy poca variación porcentual del mismo (poca variación porcentual del precio redunda en una mayor elasticidad). En cambio, a bajos precios, un aumento/descenso unitario del precio representa una variación considerable del precio. Recordemos que el precio es el denominador de la fórmula que proporciona la elasticidad de la demanda.
  
  
De la misma manera ocurre con la demanda. A elevados niveles de demanda, una variación unitaria de la misma representa muy poca variación porcentual (poca variación porcentual de la demanda causa menor elasticidad). Por el contrario, a niveles bajos de demanda, una variación unitaria de la misma representa una mayor variación porcentual. A diferencia del precio, recordemos, la demanda es el numerador de la fórmula.
 
*Debemos recalcar que en el presente artículo nos hemos referido a la electricidad-precio de la demanda. Sin embargo, también tenemos la elasticidad-ingreso de la demanda, que mide la sensibilidad de la demanda a cambios en la renta.
 
Asimismo, tenemos otro indicador como la elasticidad cruzada, que mide el impacto de la variación del precio de un producto en la cantidad demandada de otro bien/servicio.
 
Artículo editado y complementado por @guillermowestreicher

¿Quieres referenciar esta definición?
Elasticidad de la demanda, Enrique Valls, 25 de noviembre del '22, Rankia.com

Lecturas relacionadas

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar