Rankia España Rankia Argentina Rankia Brasil Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Deutschland Rankia France Rankia Italia Rankia México Rankia Perú Rankia Polska Rankia Portugal Rankia United Kingdom Rankia USA
Acceder

Banca cooperativa

Un banco cooperativo es una entidad financiera que se distingue por su estructura y su funcionamiento, basados en la cooperación y la propiedad compartida. A diferencia de los bancos tradicionales, donde las decisiones suelen estar centralizadas y orientadas al beneficio de los accionistas, en un banco cooperativo, los clientes son también dueños y participan en la toma de decisiones. Estos bancos se rigen por los principios de la economía solidaria, donde la cooperación y el beneficio mutuo son fundamentales.

Un banco cooperativo, o lo que conocemos como banca cooperativa, es un tipo especial de entidad financiera que se rige por los principios del cooperativismo. A diferencia de los bancos tradicionales, cuyo principal objetivo es maximizar los beneficios para sus accionistas, los bancos cooperativos se centran en satisfacer las necesidades de sus miembros, que son, a su vez, sus clientes y los propietarios de la entidad.

El modelo de un banco cooperativo se basa en la idea de que los clientes, al ser también propietarios, tienen voz y voto en la toma de decisiones. Esto significa que las políticas y la dirección del banco reflejan los intereses de la comunidad a la que sirve. Para ello, los miembros eligen a los representantes que gestionan el banco, asegurando así una gestión democrática y participativa.

La banca cooperativa suele tener un fuerte enfoque en la comunidad local. Esto se traduce en un compromiso con el desarrollo económico y social de la región en la que opera. Por lo habitual, esto lo hacen ofreciendo condiciones más favorables en préstamos y en otros servicios financieros a sus miembros, así como programas de educación financiera y apoyo a proyectos locales.

Una de las curiosidades de los bancos cooperativos es que, al estar tan centrados en las necesidades de sus miembros y de la comunidad, tienden a tener una relación más personalizada y cercana con sus clientes. Esto puede llevar a una mayor satisfacción del cliente y a una sensación de pertenencia y compromiso con el banco.

En cuanto a los servicios, los bancos cooperativos ofrecen muchos de los mismos productos que los bancos tradicionales, como cuentas corrientes y de ahorro, préstamos, hipotecas y servicios de inversión. Sin embargo, su enfoque puede ser diferente, priorizando la accesibilidad y el beneficio para sus miembros por encima de la maximización de los beneficios.

A nivel internacional, los bancos cooperativos han demostrado ser bastante resilientes, especialmente en tiempos de crisis económicas. Esto se debe a su modelo de negocio centrado en la prudencia, la gestión de riesgos a largo plazo y el conocimiento profundo de sus clientes.

Características de la banca cooperativa


La banca cooperativa tiene varias características únicas que la diferencian de otros tipos de instituciones financieras.

En este apartado vamos a hacer un repaso a cada una de ellas:

  • Propiedad compartida: En la banca cooperativa, los clientes son también propietarios. Esto significa que las personas que utilizan los servicios del banco son sus miembros y tienen una participación en la propiedad de la entidad. Esta estructura de propiedad compartida es fundamental en la banca cooperativa.
  • Toma de decisiones democrática: Cada miembro de una cooperativa bancaria tiene derecho a voto en la toma de decisiones importantes, como la elección de la junta directiva. Esto asegura que las decisiones se tomen pensando en el bienestar de todos los miembros, no solo en la maximización de beneficios.
  • Enfoque en la comunidad: La banca cooperativa se centra fuertemente en apoyar y desarrollar las comunidades locales. A menudo, reinvierten una parte de sus beneficios en proyectos locales, ayudando así a fomentar el desarrollo económico y social de las áreas en las que operan.
  • Relación personal con los clientes: Debido a su enfoque comunitario y a que los clientes son también propietarios, la banca cooperativa suele tener una relación más cercana y personal con sus usuarios. Esto se traduce en un trato más personalizado y en una mayor comprensión de las necesidades individuales de los clientes.
  • Prudencia en la gestión de riesgos: Las cooperativas bancarias suelen adoptar un enfoque más prudente en la gestión de riesgos. Esto se debe a su responsabilidad hacia los miembros y a su objetivo de garantizar la estabilidad a largo plazo de la institución.
  • Servicios financieros: A pesar de su enfoque y estructura únicos, la banca cooperativa ofrece muchos de los mismos servicios que los bancos tradicionales, como cuentas de ahorro y corrientes, préstamos, hipotecas y servicios de inversión.

Las características mencionadas, como podemos observar, hacen de la banca cooperativa una opción atractiva para aquellos que buscan una alternativa más centrada en la comunidad y más participativa a la banca tradicional.

Tipos de bancos cooperativos


La banca cooperativa, aunque comparte un enfoque común basado en la propiedad y gestión compartidas, puede clasificarse en diferentes tipos según a quién sirvan, su tamaño, y su enfoque específico. 

A continuación, vamos a explorar estos tipos para entender mejor la diversidad de entidades que podemos encontrar dentro de la banca cooperativa:

  • Cooperativas de crédito: Estas son las más comunes y conocidas dentro de la banca cooperativa. Se centran en ofrecer servicios bancarios tradicionales, como cuentas de ahorro y corriente, préstamos y hipotecas, a sus miembros. Son entidades de tamaño variable y suelen tener un fuerte enfoque local, sirviendo a las comunidades donde operan.
  • Bancos cooperativos rurales: Están diseñados para atender las necesidades de las comunidades rurales, donde a menudo es difícil acceder a servicios bancarios tradicionales. Ofrecen servicios adaptados a las necesidades de agricultores y pequeñas empresas rurales, como créditos para cosechas o equipamiento agrícola.
  • Cooperativas de ahorro y préstamo: Similar a las cooperativas de crédito, pero pueden tener un enfoque más específico en el ahorro y la concesión de préstamos. Estas cooperativas a menudo se crean para ayudar a los miembros a ahorrar de manera efectiva y ofrecer préstamos con condiciones más favorables que las que podrían obtener en bancos tradicionales.
  • Bancos cooperativos especializados: Algunos bancos cooperativos se especializan en áreas específicas, como el financiamiento de proyectos de energía renovable, educación o proyectos sociales. Su enfoque está en apoyar iniciativas que estén alineadas con valores específicos o metas de desarrollo sostenible.
  • Cooperativas de banca ética y social: Aunque todas las cooperativas bancarias tienen un enfoque social, algunas se centran explícitamente en la inversión ética y social, asegurando que todos sus productos y servicios financieros estén alineados con valores éticos y sostenibles.

Al elegir una cooperativa bancaria, es importante considerar cuál de estos tipos se alinea mejor con tus necesidades financieras y tus valores personales.

¿Qué diferencias hay entre la banca cooperativa y la banca tradicional?


Aunque ambas ofrecen servicios financieros, entre la banca cooperativa y la banca tradicional encontramos diferencias en su estructura, objetivos y enfoque hacia sus clientes que conviene conocer. Entendiendo estas diferencias, podremos saber qué tipo de entidad se adapta mejor a tus necesidades y tomar decisiones adecuadas. 

Por ello, a continuación vamos a ver todas estas diferencias en detalle:

  • Estructura y propiedad: En la banca cooperativa, los clientes son, a la vez, propietarios y usuarios de los servicios del banco. Esto significa que tienen voz y voto en la gestión y las decisiones importantes del banco. En cambio, en la banca tradicional, los bancos son empresas con fines de lucro propiedad de accionistas, cuyo principal objetivo es maximizar los beneficios para estos accionistas.
  • Toma de decisiones: En la banca cooperativa, las decisiones se toman democráticamente, considerando los intereses de todos los miembros. En la banca tradicional, las decisiones las toma una junta directiva que busca principalmente satisfacer a los accionistas.
  • Enfoque y objetivos: Los bancos cooperativos suelen tener un enfoque más centrado en la comunidad y en el bienestar de sus clientes. A menudo reinvierten sus beneficios en la comunidad local o en mejorar los servicios para los miembros. Los bancos tradicionales, por otro lado, buscan maximizar los beneficios y su enfoque puede ser más global y menos centrado en comunidades específicas.
  • Relación con los clientes: La banca cooperativa tiende a tener una relación más cercana y personal con sus clientes, ya que estos son también propietarios de la entidad. Esto puede traducirse en un servicio más personalizado. En la banca tradicional, la relación con los clientes puede ser más impersonal y orientada principalmente a la rentabilidad.
  • Estabilidad y riesgos: Los bancos cooperativos suelen ser más conservadores en su gestión de riesgos y pueden ser más estables durante las crisis económicas debido a su enfoque a largo plazo y a su conocimiento profundo de los clientes. Los bancos tradicionales, aunque son eficientes en sus operaciones, pueden estar más expuestos a riesgos del mercado debido a su búsqueda de mayores beneficios.

Podemos concluir diciendo que, mientras que la banca tradicional se enfoca en la rentabilidad y en los intereses de los accionistas, la banca cooperativa se centra en sus miembros y en la comunidad que la conforma.

La banca cooperativa en España


La banca cooperativa en España se caracteriza por ser, como decíamos al inicio, propiedad de sus miembros, quienes son tanto clientes como socios. Asimismo, como también hemos señalado anteriormente, en España también ocurre que las entidades de este tipo suelen poner un gran énfasis en el desarrollo local y en atender las necesidades específicas de sus comunidades. Por último, y como también hemos subrayado al inicio, la banca cooperativa española también ofrece servicios financieros adaptados a las necesidades de sus socios, como préstamos con mejores condiciones, cuentas de ahorro adaptadas, entre otros muchos productos bancarios.

Un aspecto distintivo de la banca cooperativa en España es su estructura democrática. Los socios eligen a los representantes que tomarán decisiones importantes sobre la gestión y la dirección del banco. Esto asegura que las políticas del banco reflejen los intereses de sus miembros.

En cuanto a ejemplos de banca cooperativa en España, aquí hay algunos que podríamos destacar:

  • Caja Rural: Es un grupo de bancos cooperativos que operan en diversas regiones de España. Cada Caja Rural trabaja de forma independiente, pero todas comparten una filosofía común centrada en el servicio a la comunidad local y el apoyo a la economía rural.
  • Caixa Popular: Es una cooperativa de crédito valenciana que se centra en ofrecer servicios financieros responsables y en apoyar el desarrollo económico y social de su comunidad.
  • Laboral Kutxa: Una cooperativa de crédito en el País Vasco y Navarra que ofrece una amplia gama de servicios financieros, con un fuerte compromiso con el desarrollo local y la responsabilidad social.
  • Caja de Ingenieros: Aunque es una cooperativa de crédito más especializada, sirve principalmente a profesionales y ofrece servicios financieros adaptados a sus necesidades específicas.

La banca cooperativa en el mundo


La banca cooperativa tiene una presencia significativa en todo el mundo.

Por esta razón, y dado que ya hemos visto la banca cooperativa en España, veamos cómo funciona esta, y algunos ejemplos, en otras partes del mundo.

  • Alemania: Aquí, las cooperativas de crédito, conocidas como "Volksbanken" y "Raiffeisenbanken", son una parte fundamental del sistema bancario. Estas instituciones se centran en servir a las pequeñas y medianas empresas (PYMEs) y a los clientes particulares. Ejemplos notables incluyen el "Deutsche Volksbanken und Raiffeisenbanken" que agrupa a numerosas cooperativas de crédito en todo el país.
  • Estados Unidos: En EE. UU., las cooperativas de crédito son también muy populares, especialmente entre ciertos grupos profesionales o comunitarios. Ofrecen servicios bancarios completos y están reguladas tanto a nivel federal como estatal. Un ejemplo conocido es "Navy Federal Credit Union", la mayor cooperativa de crédito del mundo, que presta servicios principalmente a miembros de las fuerzas armadas, empleados del Departamento de Defensa y sus familias.
  • Reino Unido: Las cooperativas de crédito en el Reino Unido han crecido en número y en servicios ofrecidos, aunque son relativamente más pequeñas en comparación con bancos comerciales. Un ejemplo es "The Co-operative Bank", que es conocido por sus prácticas éticas y sostenibles en la banca.

A nivel global, también encontramos ejemplos de bancos cooperativos que tienen un alcance internacional. Por ejemplo:

  • Rabobank: Originario de los Países Bajos, Rabobank es uno de los bancos cooperativos más grandes del mundo y tiene operaciones en varios países. Se especializa en servicios financieros para el sector agroalimentario.
  • Desjardins Group: En Canadá, este es el mayor grupo de cooperativas de crédito y uno de los más grandes a nivel mundial. Ofrece una amplia gama de servicios bancarios y financieros y tiene un fuerte compromiso con el desarrollo sostenible.

Ejemplos de banca cooperativa


Aunque hemos visto algunos ejemplos a lo largo del artículo, finalizamos este artículo viendo algunos ejemplos adicionales de banca cooperativa que nos permitirán comprender el término e identificar a este tipo de entidades.

Algunos ejemplos de banca cooperativa son los siguientes:

  • Grupo Cooperativo Cajamar: Es uno de los grupos de banca cooperativa más grandes de España. Agrupa a varias cajas rurales y se centra en ofrecer servicios financieros a sus socios y clientes, manteniendo un fuerte compromiso con el desarrollo de la agricultura y el entorno rural.
  • Caja Rural de Granada: Esta entidad forma parte de las cajas rurales españolas y ofrece una gama completa de servicios bancarios, pero con un enfoque especial en la economía local y en la atención personalizada a sus socios y clientes.
  • Caja Rural de Navarra: Otra caja rural que forma parte del Grupo Cooperativo Cajamar. Ofrece servicios financieros y tiene un compromiso con el desarrollo de su comunidad, apoyando proyectos locales y sociales.
  • Caja Rural Central: Con sede en Orihuela, esta caja rural ofrece servicios bancarios tradicionales con un fuerte enfoque en la atención y servicio a sus socios y a la comunidad de la región de Murcia y Alicante.
  • Caja Rural de Asturias: Forma parte también del grupo de cajas rurales y se destaca por su enfoque en el servicio al cliente y en el apoyo a la economía local asturiana.

A modo de conclusión, es preciso señalar que, aunque cada una tiene su carácter único y su área de influencia específica, todas comparten los principios básicos de la banca cooperativa.
¿Me concederá el banco la hipoteca?

Simula las condiciones de tu hipoteca y averigua si el banco te la concedería con nuestra herramienta gratuita.

  • Te haremos preguntas sobre la vivienda que quieres comprar
  • Comparamos entre más de 50 hipotecas de 20 bancos distintos
  • Te ofreceremos los mejores resultados en base a tus respuestas

Si te surge cualquier duda, nosotros te ayudamos.


¿Quieres referenciar esta definición?
Banca cooperativa, Francisco Coll, 23 de enero del '24, Rankia.com
Definiciones de por letra

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Configurar
Rechazar todas
Aceptar