Comparando valores con el indicador RSC

Sobre este tema, concretamente aplicado a la pareja SAN-BBVA, ha hablado previamente Llinares en su blog:



Aporto en este punto mi manera de acercarme al mercado con los gráficos compuestos. Es un comentario realizado hace algunos años, pero que sigue siendo totalmente válido. Con posterioridad volveré sobre el tema aplicando la teoría al gráfico compuesto de nuestros dos bancos. Si alguien lo quiere ir probando, adelante. Veremos que se trata sólamente de hacer AT sobre un gráfico diferente. Una pista: personalmente estoy esperando una divergencia en el RSI para entrar largo en BBVA y corto en SAN.

Vamos:

El RSC es propiamente un indicador de la plataforma Visual Chart que nos sirve para comparar valores. Primero de todo veremos cómo obtener los gráficos que son de nuestro interés: en una hoja nueva insertaremos un gráfico, por ejemplo el del IBEX 35. A continuación, en el apartado ‘gráficos’, superpondremos otro, en este caso el del SP500. Luego, en el apartado ‘indicadores’ buscaremos y aplicaremos el denominado ‘RSC’. La ventana ‘RSC_.IBEX SPX’ será con la que trabajaremos a partir de aquí.


Lo que podemos ver en el gráfico es el comportamiento relativo entre los valores (índices en este caso) seleccionados. Así, observamos cómo el IBEX 35 se comportó mejor hasta octubre de 2005, donde cogió el testigo el SP, para a partir de finales de enero volver a comportarse mejor relativamente nuestro índice.Varias son las utilidades: en primer lugar, si admitimos la importancia (en este caso concreto) de los mercados americanos para el curso de los acontecimientos en los nuestros, este indicador nos va a dar pistas de qué puede pasar en el futuro. Si vemos unos índices americanos alcistas o laterales y un pequeño freno en los nuestros (por ejemplo, como se puede ver en la figura previa en la parte final, donde el Ibex parece consolidar sus subidas comparadas), en el momento en el que este índice vuelva a arrancar podremos tener un aviso de que el Ibex va a volver presumiblemente a tirar con fuerza. Pero, sobre todo, para lo que sirve este índice es para utilizar la estrategia combinada del largo en un valor y corto en otro. Su ventaja es clara: jugamos de igual manera con un gráfico, con análisis técnico, pero eliminamos el riesgo de mercado. Nos va a dar igual que los índices suban o bajen porque presupondremos que nuestros valores lo harán ambos. Lo que nos interesa es que en el que nos hayamos puesto largos lo haga relativamente mejor que el otro. Y todo porque con este índice podremos aplicar medias (tendencias) e indicadores como el RSI.


Por ejemplo, mediante este gráfico, con los indicadores mencionados, podemos afirmar que la tendencia es alcista para el IBEX 35 aunque ahora se encuentra consolidando. Podemos esperar a la ruptura de la directriz bajista señalada en el RSI para volver a entrar largos en dicho índice y cortos en el SP. Pero, como siempre, tendremos que tener claros con anterioridad nuestros puntos de objetivo y de stop, sabiendo lo que estamos dispuestos a arriesgar. Tengamos en cuenta que, a cambio de eliminar el riesgo global de los mercados, habremos de pagar algo más de comisiones (tenemos que comprar y vender ambos).

Una última consideración: cuando comenzamos a hablar de los indicadores dijimos que pueden funcionar per se, porque indican, o bien porque la masa de inversores simplemente actúan ante sus señales porque dan buenos resultados, sin fijarse en lo que hay detrás. Para poder aprovecharnos de ambas cosas, debemos aplicar este indicador, esta estrategia, a valores que tengan algo que ver, en los que podamos presuponer que otros inversores, especialmente los grandes, se dediquen a hacer arbitraje entre ellos. Por ejemplo, en nuestro mercado, SAN y BBVA o ELE e IBE.

Saludos;

¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar