"Ser perfeccionista", el arte de no hacer nunca nada

Tiempo de lectura: 6 minutos.

- "Alfonso, ¿Cuál es tu Broker favorito? - me preguntó un compañero de trabajo hace poco.
- Yo le miro, extrañado - "¿Cómo dices? ¿A qué te refieres?"
- "Sí, verás, estoy intentando invertir en bolsa pero no se muy bien con que Broker hacerlo… ¿Renta4? ¿SelfBank? ¿El de mi banco de siempre? ¡Hay muchas opciones y no quiero equivocarme!"
En ese momento sonrío; yo también he estado ahí.

Soy un perfeccionista. O al menos eso me gusta creer. Nunca tomo una decisión si antes no la he verificado en Internet y con la gente cuya opinión valoro. Y en la bolsa me pasaba lo mismo; ¿Cual es la Asset Allocation perfecta? Uy espera que acaba de salir este nuevo libro; me lo voy a leer antes de empezar, porque quiero que sea PERFECTA. Oh, voy a elegir un Broker online ideal para mi, pero espera que primero tengo que leerme todos los artículos de Rankia para saber cual es el mejor; no quiero equivocarme. "No quiero equivocarme", "¿Y si hay otro mejor?", "Voy a esperar a poder leer ese libro antes de comenzar", "Quiero que sea perfecta"… Estas son excusas que siempre me he puesto a mi mismo antes de empezar cualquier nuevo proyecto. Y creo que no soy el único que lo hace. Y sí, son EXCUSAS, porque esta búsqueda por la perfección lo que está ocultando es mi absoluta falta de toma de decisiones. Siempre parece que necesito "un poquito más de información" porque así no me equivocaré; pero amigos… a veces es mejor empezar y equivocarse que no equivocarse nunca… y no empezar nada. La perfección es solamente una excusa para quedarte en casa, viendo la TV y que nos sintamos bien con nosotros mismos cuando decidimos no seguir con esa genial idea que hemos tenido, hacer eso que prometimos o ser mejores en el trabajo.  

 

¡Oh no! Que desgraciado soy...

Pero esto no significa que os derrumbéis en vuestras casas y entonéis el "Mea culpa"; al parecer, esto no es enteramente nuestra culpa… sino gracias a dos amigos nuestros llamados la "Paradoja de la opción" y "Parálisis analítica" (Inglés). ¿Qué significan?

  • La Paradoja de la opción dice que, a pesar de la percepción de que tener más opciones nos hace más libres, realmente las multiples opciones nos limitan y nos llevan a la inacción.
  • Y la parálisis analítica dice que, al enfrentarnos a un problema, nos dedicamos a analizar y analizar, buscando siempre argumentos contradictorios y sin llegar nunca a una decisión ni a una acción para "ver como va".

La verdad es que nuestros ancestros lo tenían fácil. Cuando solo puedes elegir entre nada y algo, la decisión es sencilla. Pero nosotros podemos elegir entre nada, algo, otro, aquel, ese y este; y pocas cosas son blancas o negras. ¿Conclusión? Al final lo dejamos todo para mañana o para nunca y nuestras mejores intenciones e ideas quedan en meros sueños o quimeras. Por ejemplo:

  • Cuando decidimos adelgazar pero no comenzamos porque no sabemos que "dieta" seguir de entre las miles que hay.
  • Cuando decidimos abrir una cuenta bancaria diferente para que nos dé más rentabilidad, pero no sabemos cual es la "mejor" y nos pasamos días mirando foros.
  • ¿Cuál es la mejor aplicación de tareas para el Iphone? (Bueno, es muy posible que sea al único al que le ocurre esto…).
  • Cuando decidimos no lanzar esa idea de negocio y quedarnos en nuestros trabajos actuales porque necesitas más "experiencia". (¿Cuanta más? ¡Parece que estamos esperando a que se nos acerque un ángel para darnos la señal de salida!).

 

Deja atrás el perfeccionismo y comienza a "Actuar"

Aun recuerdo cuando comencé a invertir. Yo tuve la gran suerte de tener un padre que dedicó tiempo a enseñarme aunque, ahora, nuestras visiones sobre la bolsa sean completamente diferentes. Pero cuando empecé, apenas tenía NADA de dinero y era un niño. Pero miraba el periódico y escuchaba a mi padre y le decía "invierte" (aunque poco caso me hacía entonces :). Poco a poco, empecé a ver lo que era una Bluechip, lo que eran los dividendos, y empecé a ahorrar más. Y cuando llegué a la universidad me vi con una cantidad modesta de dinero, y con ganas de probar cosas nuevas y con conocimientos suficientes para implantarlas. Cuando me imagino lo que hubiese pasado si nunca hubiese comenzado, si se lo hubiese dejado todo a mi padre o me hubiese gastado el dinero en tonterías... si hubiese esperado a saberlo todo y tener el sistema perfecto, entonces nunca habría llegado hasta aquí. Y ahí está la diferencia. Comencé sin saber nada y ahora sé un poco más. No hemos de pretender buscar un sistema "perfecto", sino un sistema que nos permita encontrar esos "sistemas perfectos". La mayor parte de los consejos para tomar decisiones de este tipo hablan de "tener una estrategia", "verifica cuales son tus objetivos", "analiza el mercado"... Todos consejos importantes pero que dejan de lado las trabas psicológicas que nos ponemos nosotros mismos. Este es un mal muy común en nuestra sociedad, pensar que con información y metodos podemos hacer lo que sea; pero no es verdad. Primero debemos vencernos a nosotros mismos y dejar de buscar la perfección en todo lo que hacemos.   Muchos pensareis que, a pesar de todo, encontrar la solución "correcta" es mejor que nada. Pero lo cierto es que, los seres humanos tendemos a tomarnos demasiado en serio; al fin y al cabo, en la mayor parte de los casos, nuestras decisiones son reversibles o inconsecuentes. Por ejemplo, si no puedes decidirte entre dos coches, ¿Cuál será el efecto en tu vida? Ninguno. Probablemente seas igual de feliz con uno que con otro, a pesar de que el rojo fuese el color favorito de tu futura novia y eligieses el azul. O, en otros casos, las decisiones son completamente reversibles, como cuando comienzas una dieta con el método BLAH. Si ves que no funciona, te cambias y listo. Lo importante es EMPEZAR.

  • Cuanto antes empieces a invertir, más tiempo tendrás para que el interés compuesto juegue en tu favor.
  • Cuanto antes empieces esa dieta, antes empezarás a perder peso.
  • Cuanto antes te decidas por que coche comprar, antes podrás empezar a dedicarte a buscar novia o a quedar con tus amigos.

 

Un ejemplo

La búsqueda de la perfección no es excusa para no empezar algo. Es más, debería ser la JUSTIFICACIÓN para empezar algo. Primero lo haces y luego lo mejoras, contantamente y sin pausa; pruebas, adaptas y sigues con ello. Y con tu sistema de inversión debes hacer lo mismo... por ejemplo, podemos seguir estos pequeños pasos:

  1. Encuentra un banco online que se adapte a tus gustos. Para que no te paralices con muchas opciones, yo te recomiendo SelfBank o ING Direct.
  2. Invierte un poco de dinero a través de estos bancos, o bien en empresas con dividendo alto (bajo riesgo y rentabilidad aceptable) o haz un asset allocation (más trabajo, pero rentabilidades estables y aceptables). Haz lo que a ti te parece que sea la inversión más correcta (en un futuro hablaré sobre estrategias de inversión y también podéis consultar el blog "El Inversor Inteligente").
  3. Espera 6 meses y si te gusta lo que ves y no te has despertado de la cama sudando de angustía, invierte más dinero y tunea tu sistema.

Paso a paso y recuerda:

  • Casi ninguna de nuestras decisiones son tan vitales como para dedicarles miles de horas de angustia o son perfectamente reversibles
  • Lo importante es empezar cuanto antes e ir improvisando con cabeza.

  ¿Y tu? ¿Te has encontrado algúna vez paralizado por las dudas? Cuéntanoslo en los comentarios.

 

Si quieres recibir los últimos artículos en tu email y no perderte nunca nada, suscribete aquí. Además, recibirás material exclusivo que no será publicado en el blog.

Sin duda, ¡La mejor manera de leer ThinkingRich!

 

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar