Este contenido tiene casi 10 años

Stranded boat

Creative Commons License photo credit: Wolfgang Silbermayr

Tiempo de lectura: 1 minuto.

Dicen que España es un País de Vagos. Un país de funcionarios, de envidiosos.

Dicen que los Catalanes solo miran la pela, que los madrileños son unos chulos, que los vascos somos unos fantasmas y que los andaluces solo saben echarse una siesta.

¿Pero sabéis que? La mayor parte del mundo no es muy diferente de nosotros.

Es más, te puedo asegurar que TÚ, ahora mismo, probablemente seas exactamente igual que el 99% de la gente de este planeta. Los mismos miedos, las mismas fobias, las mismas manías, los mismos complejos, las mismas ambiciones. Pero, y aquí está la parte importante: Ninguno de nosotros tenemos por qué ser un tópico, un estereotipo.

Podemos ser diferentes.

Os dirán que es imposible. Os diréis que esto es un timo. Pensareis que no sois capaces. Pero YO sé que no es así. De joven siempre me pregunté cosas que parecía que nadie más se preguntaba. En realidad no era así, todo el mundo se hacía las mismas preguntas, pero yo no tenía la suficiente vergüenza como para ocultarlas. Y ahora os digo, a todos vosotros, que ES POSIBLE.

Se puede ser rico sin ganar la lotería o dedicarte al tráfico de drogas. Se puede ser excepcional sin necesitar un Cociente intelectual de más de 180. Se puede ser mejor persona cada día, sin renunciar a ti mismo. Tus amigos, familia, conocidos... Ignóralos. Eres único, eres especial y TÚ PUEDES HACERLO.

La mayor parte de la gente nunca lo hará. Están demasiado asustados para cambiar, demasiado deseosos de tener una vida normal, demasiado ansiosos de "encajar". Lo primero que hemos de hacer es aceptar que poca gente nos comprenderá. Aun así, eso no significa que tengan que dejar de ser nuestros amigos; aunque tendrás que aprender a ignorar sus comentarios cuando falles, cuando te estanques. Lo mejor será que, cuando triunfes, cuando lo consigas, esos mismos amigos te dirán: "¡Ojalá pudiese hacer eso yo también!". En ese momento tu les mirarás y te preguntarás "¿Pero no me ha visto todo este tiempo como lo he conseguido?". Y te darás cuenta de que no todo el mundo puede cambiar.

 

Lo segundo que has de hacer es aceptarte a ti mismo. Habrá momentos en que te preguntes, "¿De qué coño va todo esto? ¿A dónde vamos? ¿Me creo mejor que los demás?" Habrá momentos en que quieras tirar la toalla, apuntarte al carro de la multitud y seguir al guía. Esto es NORMAL.

Lo que no debes hacer, sin embargo, es tomar decisiones en estos momentos. Levántate de la silla, da un paseo, lee algo motivador y recuerda "Puedo hacerlo", "Soy Único". Y si eso no funciona escríbeme un email o deja un comentario; intentaré darte ánimos (¡o quizás me acabes tú dando ánimos a mí!).

 

Y lo tercero que necesitamos es "HUEVOS" (y no me refiero a los de corral precisamente). Y esto sí que es difícil... No hay nada peor en este mundo que sentirse avergonzado, de ponerse en ridículo, de arriesgarse y exponerse en público. Pero, por otra parte, exponer tus ideas, contar tus sueños, responsabilizarte de tus actos... jamás ha sido tan sencillo como hoy en día, gracias a Facebook, Twitter y los blogs.

Por eso tendrás que arriesgarte, tendrás que ver más allá y tendrás que pasarlo mal. Alguien me dijo una vez, "Dime el número de momentos que te has sentido incómodo y te diré lo cerca que estás del éxito"; y estaba totalmente en lo cierto. 

¿Alguna vez te has sentido incómodo en una situación y decidiste no hacer nada? Ahí perdiste una oportunidad de ser excepcional.  

 

Haz lo correcto, aunque te cueste.

No te dejes llevar por la corriente. 

Piensa, razona, compara, juzga; y solo en ese orden. 

Sé tú mismo y permite a los demás que lo sean.

Practica la tolerancia.

Ofrece tu consejo solo cuando te lo pidan, y aporta valor en su vida.  

Pien$a en verde.

Think rich.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar