¿Tenemos que hacernos mayores para dejar de soñar?, ¿podemos volver a protagonizar jornadas llenas de alegría?, la verdad es una pena que a medida que nos hacemos más mayores, somos más que realistas, unos pesimistas redomados.

La vorágine del día a día, deja atrás los pensamientos ancestrales de soñar con el éxito, y es que desde las cuevas de Altamira pasando por los mayas, hacían representaciones de los logros, de las victorias y de la alegría de tener algo donde ilusionarnos, eso hace que el trabajo pierda la monotonía.

Es por medio de los anclajes donde podemos estar en un plis plas radiantes de energía, llenos de combustible, esta técnica con el entrenamiento puede cambiar de estar triste a enérgico, tenemos que saber utilizarla, pero es como un juego de niños, un mero chasquido de dedos, puede cambiar nuestra forma de afrontar el día a día.

El cúmulo de vivencias, nos aboca a una serie de sensaciones adversas, y a terminar siendo pseudorealistas, que es lo mismo que unas personas que no sueñan, que dejan las cosas especiales para otro momento.

El ser positivo, es una actitud, que desde los físicos cuánticos, como los psicólogos, como en general cualquier persona que tenga dos dedos de frente, que puede solo darnos cosas buenas, ser exigentes con los sueños, pensar en grande. Y lo más importante pedir lo que queráis, pero por escrito, y contarlo a vuestros mejores amigos eso incrementará la efectividad.

Es el momento en el que hay que disfrutar cada minuto que pasamos con los nuestros, con nuestros equipos y pasar a ser un optimista compulsivo. Soñar en grande os ayudará a llegar a donde ambicionéis.

Todo lo que pedís se os dará, todo lo que ambicionéis tendrá cabida en vuestras vidas, el universo da todo lo que queráis para vosotros. Por lo que mejor no tengáis pensamientos negativos, ya que se cumplirían.

Yo hasta hace poco pensaba en negativo, pero este cambio me ha ayudado a ser más feliz, disfrutar de cada paseo, de cada segundo que seguís vivos. Porque eso quedará para vosotros.

Las depresiones y las ansiedades, vienen por pensar en este mismo momento temas negativos del pasado y aspectos que no se saben si se harán realidad en el futuro, respectivamente.

Vivamos el presente, disfrutemos de nuestras familias, nuestros amigos, nuestros seres queridos. Llamemos a todos hoy mismo, quedemos con los amigos que tengamos olvidados, y sobre todo darle un “te quiero” o “te he echado de menos”, en el momento que nos apetezca. Os lo agradecerán y por ende lo agradecerás.

Buscar una dedicación paralela al trabajo, en ella podréis dejar el estrés, las trabas, los problemas, así como a fin de cuentas si ayudáis a alguien,  eso al menos os reconfortará.

Hacer el deporte que os deje la mente libre, pintar, pasear, hacer escursiones, ayudar a los necesitados, cualquier actividad es buena para romper la monotonía, tenéis que ayudar, enseñar, eso os llenará.

Buscar la actividad que os libere, siempre en la línea de los objetivos que os proponéis, si queréis vencer el miedo de hablar en público, dar mil y una conferencias, si lo que buscáis ser unos excelentes periodistas, leer y escribir hasta la extenuación.

Dar más de lo que esperáis recibir, ese será el propósito de vuestras vidas, poner por escrito vuestras metas, vuestros objetivos eso os ayudará a conseguirlas.

Ser buenos, buscar ayudar más que ser ayudados, dar parte de vuestros beneficios a algo que permita ayudar a más individuos,  y nunca bajo ningún concepto dejéis de soñar, de volar con vuestras mentes.

Dejar fijado vuestros sueños, visionarlos todos los días, tener en vuestras casas fotos de vuestros sueños, un barco, una mansión, un coche de lujo, eso os permitirá llegar a vuestro objetivo y si caminamos con pasos constantes e infranqueables, llegaremos a tener lo que nos planteamos.

No sabemos cómo, eso da igual, el mismo universo nos llevará de una manera u otra hacia donde queremos llegar, pero ser ambiciosos, os llegará.

Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar