¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Oscar Cagigas
Gestión del capital, ondas de Elliott y sistemas de trading

El crash del 2018: una estrategia para operar el rebote

Hacía tiempo que teníamos lecturas anormales en los indicadores. El VIX cerraba en los entornos del 9 y el ADX del DOW JONES llegó a cerrar por encima de 70. Al final se ha resuelto todo de la forma más violenta: un crash.

Debajo vemos la barra de tickers al cierre de ayer. En números redondos y de forma general vemos que los índices cayeron un 5%. Eso son 136 puntos en el mini SP500; o sea 6800 dólares por contrato.

Por otro lado, la caída del DOW JONES resulta ser la mayor en puntos de la historia (claro, al estar en máximos históricos el valor era ya muy elevado) con 1387 puntos o 6935 dólares por contrato mini.

En fin, son cifras espeluznantes. Y la pregunta es obvia:

¿Y ahora qué?

En el informe de hoy repasaremos el panorama actual y veremos una operación que podría resultar interesante en las condiciones actuales de mercado.

 

 

Arriba vemos los nuevos mínimos del NYSE. Ayer fueron 456, lo cual parece poco para lo que sucedió. Hace 2 años hemos registrado lecturas de 1389 así que este indicador podría empeorar. Lo mismo le pasa al VIX (debajo) que está en 37 pero en 2015 pasó de 50.

 

 

Con la fuerte caída la volatilidad se ha disparado, como es normal. Debajo vemos el SP500 con una banda de Bollinger de periodo 15 y 2 desviaciones estándar (valores por defecto) y se aprecia bien que ahora mismo el SP500 está por fuera así que se puede considerar en sobreventa y por consiguiente susceptible de girarse al alza.

La volatilidad como cociente era menor de 0.5 en noviembre y ahora es mayor de 2.5. Es decir, es más del doble de lo que sería normal.

En un entorno así las operaciones con futuros no suelen salir bien porque saltan los stops con mucha facilidad. Y las opciones están muy caras porque la alta volatilidad las ha incrementado mucho en precio.

 

Una forma interesante de operar la expectativa de rebote sería a través de un spread vertical con opciones. Tiene la ventaja de que no hay stops pero la pérdida está limitada a lo que cueste el spread. Por otra parte al comprar una opción pero vender otra de alguna manera estamos compensando ese coste elevado que tienen las opciones compradas. Y lo mismo sucedería con el paso del tiempo, que afecta de forma negativa a las opciones compradas pero de forma positiva a las opciones en corto.

Sin embargo, para poder tener una expectativa de alta revalorización y bajo riesgo hay que coger opciones que estén fuera del dinero (OTM). Eso quiere decir que la CALL comprada tendrá un importe y peso mucho mayor que la CALL vendida. La idea es que esto sea parecido a comprar solo la CALL pero un poco más barata y con el efecto del paso del tiempo y la volatilidad reducidos.

En resumidas cuentas, si uno quiere arriesgar poco (digamos 2000 dólares) y tener una alta expectativa de revalorización (digamos 8000 dólares) entonces cogería el siguiente spread:

  • COMPRAR SP500 CALL 2700 MARZO
  • VENDER SP500 CALL 2900 MARZO

La prima de esta operación (el coste) es de 39 dólares. Aunque uno no esté habituado a las opciones es suficiente con saber que en esta posición la pérdida máxima es de 1950 dólares y la ganancia máxima es de 8050 dólares.

Debajo vemos la salida del simulador. Utiliza los datos del momento de Bid/Ask (38.50/41.25) para darnos la máxima ganancia ($7.922) y la máxima pérdida ($2.078).

En un mercado como el actual, donde los vaivenes son tan elevados que lo mismo se puede esperar un rebote del 3% que una nueva caída del 4% el spread vertical es una buena forma de intentar aprovechar el rebote sin tener stop loss.

Evidentemente al coger las opciones de marzo esperamos que el rebote, de darse, sea antes del 16 de marzo. La curva del rendimiento actual es la continua. La curva a vencimiento es la discontinua. El punto muerto es el strike inferior más la prima, más o menos el nivel 2750. Si a vencimiento estamos por debajo de ese nivel tendremos la máxima pérdida de 2000 dólares. Supongo que no es una mala apuesta arriesgar 2000 dólares a que vendrá un rebote antes del 16 de marzo, pudiendo ganar mucho más de lo que se arriesga.

 

 

 

 

 

 

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar