¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.

Las reglas de la economía han cambiado

Un debate abierto sobre la economía actual

La guerra de la leche

Uno de los primeros post que publiqué en Rankia se titulaba: “De Borja, Lolo y otras especies” y lo publiqué en agosto de 2009. Fue uno de los que he reeditado en agosto de este año. Recomiendo otra vez su lectura porque se ha vuelto a poner de rabiosa actualidad.

Este post, en realidad, se refería al año 2008 y respondía a una petición de un usuario sobre la aventura que tuvimos en la página digital del periódico Expansión. Expansión no lo publicó (entiendo que no encajaba con lo que se esperaba en la época). En aquellos momentos, en los que todo el mundo hablaba de la futura hiperinflación, yo trataba de mostrar los riesgos y los efectos que traería la deflación. Uno de los lectores me pidió que redactase una especie de fábula en la que explicase lo que creía que ocurriría.

La economía española está centrada en la prestación de bienes y servicios básicos y en toda clase de negocios en torno a la administración pública (revisen el IBEX 35 y piensen lo que queda después de quitar concesionarias, constructoras de obras públicas y oligopolios que presten un servicio básico con una fuerte regulación); Esto viene derivado de la inexistencia de una clase media pudiente desde mucho antes del inicio oficial de la crisis. Explico esto porque, también a diferencia de lo que se decía (y dice) generalmente, la crisis no venía de que “los ciudadanos habíamos vivido encima de nuestras posibilidades”. La deflación se puede observar de manera mucho más sencilla en bienes elásticos, en aquellos bienes que cubren necesidades no básicas (de tercer a quinto orden en la pirámide de Maslow) . Lo sencillo hubiese sido exponer cómo iba a afectar la deflación a las empresas que fabrican bienes no necesarios ante una caída de la demanda y una débil clase media. Pero estos casos nunca fueron relevantes (ni por el consumo, ni por la estructura productiva) en España. Por lo tanto, busqué un sector que fuese básico, pero que tuviese alguna característica diferencial que hiciese que la deflación le afectase directamente.   Leer más

Un (casi) perfecto ejemplo de saneamiento.

Aparece en El Confidencial una polémica que lleva unos días cogiendo fuerza en Galicia. Resulta que al nuevo alcalde de Ferrol se le ha ocurrido hacer una visita sorpresa a la “nueva” depuradora de Ferrol sita en el cabo Prioriño. El resultado ha sido que finalmente la depuradora no depuraba. En la noticia de El Confidencial tienen bastantes datos para entender la situación: La depuradora fue construida por Acciona por un importe de 36.859.331,76 €, de los cuales la Xunta aportó un 15% y mediante fondos europeos se financió el 80% restante. La gestión de la depuradora ha recaído en ACS, que cobra a cada vecino entre 80 y 140 euros al año por dicho concepto.

En la noticia se hace referencia a otra noticia de marzo de 2015; donde se comenta que el antiguo alcalde de Ferrol y el representante autonómico del equivalente a Fomento visitaron las instalaciones, comprobaron el funcionamiento de las instalaciones (las que no funcionan ni han funcionado nunca) y emitieron una nota de prensa que no tiene desperdicio: “El modelo de saneamiento que está operativo en Ferrol sirve de ejemplo en el manual nacional de sistemas de depuración recién publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente en noviembre del año pasado.”. Lo realmente triste es que esto es lo único cierto de la nota de prensa emitida para conmemorar el día de agua. Bueno, en realidad no es lo único; también aparece: “tal como obliga la Directiva Marco del agua y para poder tener un desarrollo sustentable, es necesario aplicar unos precios por la prestación de los servicios, para permitir la recuperación de costes; afrontar el mantenimiento y conservación de las infraestructuras y asegurar el equilibrio financiero de la prestación".   Leer más

¿Qué porcentaje suponen las pensiones privadas en los ingresos de los pensionistas de USA?

En los próximos meses nos tocará recrudecimiento de la campaña sobre las pensiones en la que nos explicarán las ventajas de los sistemas de capitalización y la insostenibilidad del sistema de reparto que tenemos en España.  Se acerca el fin de año y con él nos acercamos a las fechas claves en la campaña de las entidades financieras por captar aportaciones para los planes de pensiones al calor de las desgravaciones fiscales.

Creo que si pensamos en sistemas de capitalización de la seguridad social a todos nos vendrá a la cabeza el modelo norteamericano. Estoy completamente seguro de que la idea predominante es que en USA las pensiones son principalmente proporcionadas por un sistema de capitalización en manos privadas. La crítica más obvia al sistema de capitalización es que depende de los sistemas financieros. Mientras los sistemas financieros logren altos rendimientos nunca habrá problemas. Cuando las rentabilidades son inferiores o bien cuando existen problemas financieros la situación es insostenible (y es aquí donde tenemos que fijarnos para entender las razones por las que se hace lo posible por rescatar al sector financiero). Cuando ocurren estas circunstancias pueden pasar dos cosas; si estamos en un sistema de prestaciones definidas (llamados DB plans: el sector asegurador se compromete a ofrecer una prestación determinada a partir de la jubilación), el sector entra en pérdidas. En cambio, si estamos en un sistema de contribuciones definidas ( DC Plans: el futuro pensionista paga una cantidad y en el momento de la jubilación percibe en función del valor de lo invertido), el riesgo se traslada al pensionista. Al final, las sucesivas reformas tienden a que el sistema sea de contribuciones definidas (por razones más que obvias para la “industria”).   Leer más

Y otra vez con la guerra de divisas

En 2010 se puso de moda el concepto de “guerra de divisas”; por aquel entonces nos encontrábamos con unas monedas que se estaban devaluando frente a otras Sin embargo, resulta sorprende la utilización de este término, pues el hecho de que unas monedas se devalúen frente a otras no significa que se produzca una guerra de divisas; es lo normal. Por otro lado, cuando Estados Unidos lanza toda una serie de medidas para depreciar el dólar o cuando lo hace Suiza o Japón nadie dice nada. El problema ocurre cuando la devaluación afecta a las zonas receptoras de inversión que han de tener siempre una perspectiva de revalorización.

Vuelvo a repetirlo; ¿Compraría acciones de una compañía norteamericana si espera que el dólar vaya a caer en el futuro? Pues esta es la razón por la que desde Wall Street, Tokio, Zúrich o Londres siempre necesitan que las monedas donde invierten tengan unas perspectivas razonables de revalorización. Invertirán sólo si existen estas expectativas. Por la misma razón, las devaluaciones les ocasionan pérdidas; es decir, necesitan que se confirmen.   Leer más

El Economista liándose con las partidas del PIB

En El Economista encontramos un artículo que nos explica que “la construcción sale del infierno”. El artículo trata de medir la evolución de la partida de construcción en el PIB y, con este fin, hace una especie de análisis del dato de la contabilidad trimestral de España facilitado por el INE.

En el artículo aparece lo siguiente:

“Los 26.934 millones de euros que añadió a la economía en el segundo trimestre suponen apenas el 9,8% de lo que se produjo en España en ese periodo. Desde 1995 sólo hay un año peor, 2014, cuando la construcción aportó el 9,5% del PIB.

En el tramo final de los 90, la aportación del ladrillo a la economía rondó el 15%, un nivel que se disparó hasta alcanzar el 21% del PIB en los años 2006 y 2007. Es decir, entonces, el peso de la construcción era más del doble del que registra ahora. A partir del año 2007, el ladrillo vive una época de declive que le ha llevado a los niveles actuales.”   Leer más

¿Podemos volver alguna vez a la ortodoxia?

El otro día aparecía un post en rankia escrito por Macroymicroblogger en el que se preguntaba si estamos condenados a la ortodoxia económica. Plantear así esta pregunta provoca un gran problema derivado de cierta trampa en la que todo el mundo parece haber caído: ¿Qué es la ortodoxia económica?

La definición de ortodoxia es: “Conformidad con los principios de una doctrina o con las normas o prácticas tradicionales, aceptadas por la mayoría como las más adecuadas en un determinado ámbito.”

Pero más allá de esta definición, un tanto aséptica, me gustaría citar a significados.com, ya que nos explica respecto a ortodoxo que: “Ortodoxo es algo legítimo, algo correcto o verdadero, que es seguido por la mayoría de una comunidad. Normalmente, ortodoxo también es algo antiguo, tradicional, rudimentario, poco evolucionado o conservador”. En la misma página encontramos que: “Algo heterodoxo es algo que no es ortodoxo, por lo tanto, es algo falso, no verdadero, incorrecto” y que algo poco ortodoxo “también se refiere a algo que es poco rudimentario, tradicional o antiguo. Un comportamiento poco ortodoxo puede significar un comportamiento no educado o a haber tenido una actitud, un comportamiento o realizado una acción sin haber pensado bien antes o con sabiduría”.   Leer más

El BCE no va a generar inflación otra vez

Esta semana retomaba la actividad en el blog con un post en el que comentaba lo inaudito de un periodista económico que se sorprende de que el plan del BCE no haya supuesto una mejora del crédito y que el dinero no haya llegado a la economía real.

El siguiente post trataba el absurdo de un Banco Central Europeo que lleva años luchando por empobrecer a los ciudadanos para salvar los mercados financieros. Antes se suponía que luchaba por evitar la inflación, ahora se supone que lucha por evitar la deflación; pero la realidad es que no es más que retórica. En todo caso, uno de los comentarios en el post me recordaba que el objetivo de dicha entidad es generar inflación, por lo que conseguir que el precio del petróleo se incremente ayuda en tal objetivo.

Finalmente la entidad hoy ha hecho lo que los mercados le pedían. Confirmar que hará lo que sea necesario. De hecho, ha retocado el programa de compra de activos (programa para que las entidades financieras soporten la deflación y no para evitarla), basándose en que los aspectos técnicos no van a evitar que hagan su trabajo. En realidad, no lo va a evitar ni los aspectos legales, ni los técnicos  y, ni tan siquiera, el mero sentido común. Es sencillo entender que no va a conseguir el objetivo; ni el real ni el que nos ofrecen de coartada. Es decir, el hecho es que se va a generar más deflación (y mayor será la deflación, cuanto mayor sea la efectividad de las medidas en cuanto suban el precio de las materias primas) y no servirá para salvar a los mercados financieros que tendrán que luchar contra la depresión que está provocando el BCE con tantas medidas deflacionarias.   Leer más

Movimientos Chinos supuestamente casi inexplicables en el mercado de petróleo

En “El Economista” aparece un artículo titulado inicialmente (por la dirección de la web): “China rompe el mercado de petróleo con movimientos casi inexplicables”. He remarcado la palabra “casi” porque alguien se lo debió de pensar bien; ahora el título del artículo ha cambiado (ahora se llama “China distorsiona el mercado comprándose a sí misma”) y se han incluido algunas opiniones que pueden sugerir algo parecido a una explicación.

El leivmotiv del artículo es una compra gigantesca de petróleo al contado (para entrega inmediata) de una empresa pública China, aprovechando la caída del precio del petróleo que desestabilizó el mercado, una operación que generó un incremento sustancial del precio del petróleo. Lo que extraña a Bloomberg y a El Economista es que resulta que la venta la realizó otra empresa pública China.   Leer más

El gran riesgo para la economía según el BCE; el gran riesgo es el BCE

Dudo mucho que exista alguna persona que se sorprenda si comienzo un post explicando que los bancos centrales de todo el mundo (y en particular el BCE) están especialmente interesados en que los sueldos siempre (incluso cuando exista deflación) se contengan o bajen. Es también notorio y evidente que buscan siempre inflación reducida. En muchos post he explicado como el BCE interviene cada vez que baja el petróleo (por ejemplo); además la semana pasada nos hemos encontrado con unas declaraciones del BCE calificando la bajada de los precios de petróleo como un elemento que nos puede llevar al desastre y prometiendo que hará lo posible por evitarla.

Los bancos centrales (ajenos a todo control por parte de los ciudadanos corrientes y molientes, pero no a las influencias de determinados grupos de interés) atesoran el poder suficiente para decidir qué se hace y que no; qué país puede subsistir y cual no, y en qué se puede gastar el dinero o en qué no. En definitiva, los bancos centrales dictan las políticas monetarias (que son una parte clave de la política económica, que a su vez está totalmente condicionada por aquellas).   Leer más

Y se enteran de que el dinero del BCE no llega a la economía real

El 5 de agosto de 2015 “El Economista” publicó un artículo llamado: “A la banca 'se le atragantan' 472.000 millones del BCE”. El artículo nos habla del destino de los fondos que ha introducido el Banco Central Europeo y dice textualmente: “¿Dónde ha acabado este dinero? Los datos son sorprendentes: en torno a un 80% está aparcado en las entidades financieras, por lo que no ha llegado hasta la economía real.”

El autor del artículo, una vez recuperado de la sorpresa, afirma: “Esto demuestra que la banca todavía no sabe dónde colocar esta liquidez y, por lo tanto, llega con cuentagotas a la economía”.

Traigo este artículo a colación para comentar un post publicado el 15 de mayo de 2014 (obsérvense las fechas). Aprovechaba un artículo de “El Economista” en el que afirmaba que, por fin, el banco central había diseñado todo un sistema de medidas para apoyar a la economía real. El economista hablaba de tres medidas que, según el citado medio, iban en este sentido: tipos negativos en los depósitos del BCE, inyecciones similares a los LTROs y compras de activos. En el mencionado post yo explicaba las razones por las que no iban a funcionar y concluía de la siguiente forma:   Leer más

Autor del blog

  • Yo mismo

    Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Conoce la otra comunidad del grupo Emergia.

Verema: Vinos, Restaurantes, Enoturismo y Club de Vinos

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar