11

 

Pongámonos en la piel de un mecánico, al que le aparece por la puerta un coche de 15 años, en los que no se ha hecho ninguna operación de mantenimiento, que ha sido conducido de forma temeraria, hasta el punto de que por la combinación del estado del coche y la conducción se ha acabado estrellando contra un muro.

Tras la grúa, lo más probable es que aparezca el propietario del vehículo, que lógicamente preguntará por aquellas reparaciones que el coche necesita; lo normal es que el mecánico después de bufar diga; pues hay que cambiar ruedas, frenos, la dirección, las defensas, los pilotos, la junta de la culata…. Pues imaginemos que se le pide concreción o en el peor de los supuestos, que le diga un par de cosas para cambiar.

Pues esto es lo que parece imperar en estos momentos por todos lados. Todo el mundo pide y ofrece unas pocas medidas concretas para salir de esta situación y esto es exactamente la misma burrada que se le pide al mecánico.

En el fondo el símil es muy apropiado porque nos hemos tirado años en los que ha valido absolutamente todo para que los beneficios de las empresas cotizadas y en general todos los mercados financieros hayan subido de forma espectacular. Nos hemos encontrado con la burbuja inmobiliaria, con los precios del petróleo que se han triplicado, con unas contenciones de sueldos para generar competitividad, (muy mal entendida en las empresas), con unas condiciones en los mercados en los que los consumidores han perdido todo el poder, con unas modificaciones fiscales que han trasladado de forma espectacular el coste del estado a los trabajadores,…

En definitiva, nos hemos encontrado con toda una serie de medidas que han conseguido trasladar el poder en cada uno de los mercados hacía uno de los lados. En el mercado laboral el poder ha ido hacía las empresas de forma que los trabajadores nos hemos convertido en “condición aceptantes”; en los mercados de gasolinas, energía, alimentos tenemos que aceptar también todo lo que nos obliguen, por supuesto cuando hablamos con bancos, no nos queda otra que aceptar lo que ellos digan, (aunque sea darles una porrada de dinero o todos los cambios que se planteen).

En fin, para resumir, decir que el objetivo de este blog es tratar de identificar, explicar y razonar aspectos que van mal y decisiones que se han tomado o que están tomando que en definitiva es lo que hay que corregir si queremos que la situación se enderece. Es posible que me haya repetido en alguna ocasión, pero es fácil deducir que si alguien me pregunta por acciones o medidas concretas que hay que tomar para subsanar esta situación, se puede ir sentando y tomándolo con mucha paciencia.

Realmente han sido muchas pequeñas medidas concretas que se han tomado para beneficiar a un sector, a costa de la economía, lo que al final ha supuesto el colapso de la economía. O dicho de otra forma, han sido muchos fallos de mantenimiento y de conducción que han llevado al tortazo. No vale aquella típica autocrítica que se hace para quedar bien del “Algo habremos hecho mal”, porque simplemente si hemos llegado a esta situación es porque cuesta y mucho encontrar “algo que se haya hecho bien”.

¿Ahora venimos con el cuento de cosas concretas y no demasiadas?. Pues se siente mucho, pero no hay forma de solucionar esto, sin ponernos a arreglar tantas cosas que más que una lista tendríamos un listín que competiría dignamente con la guía telefónica. De hecho el problema más grave de este sistema es que absolutamente nadie se preocupa del sistema, sino que se van parcheando las cosas que se van pudiendo; sin tener en cuenta absolutamente nada.

Cuando el coche está destrozado, o se arregla entero o se tira a la basura, pero no sirve de nada ponerle una rueda y cambiarle alguna bujía. La gran diferencia, que tenemos entre la situación en España, (y algo muy similar en el resto del mundo) es que no cabe la opción de elegir entre arreglar el coche o no. En esto no hay discusión, y por tanto las únicas discusiones han de ser aquellas que traten de definir el “Cómo arreglamos el estropicio que tenemos montado” y por supuesto, como evitamos que nos vuelva a pasar lo mismo.

Pues en el fondo de esto se trata; ¡hay que arreglar el coche!; o ¡Hay que cambiar el sistema!. No es muy concreto, pero todo el mundo lo entiende, y entiende que esto es cambiar una gran cantidad de piezas.

En definitiva, lo que tenemos claro es que ahora lo que se busca es alguna forma de empezar a trabajar en la recuperación del coche, cambiando lo que sea necesario para al final tener un vehículo de 4 ruedas que sirva para desplazarnos con comodidad, la máxima eficacia y seguridad.

El problema es que algo tan obvio, parece que no se entiende y está claro que lo primero que está fallando son los mecánicos que en lugar de arreglar el coche, van poniendo y quitando piezas al tumtum con la esperanza cada vez más lejana de que se arregle sólo. Si usted fuese el dueño del coche; ¿Qué haría?. Cambiar de mecánico y atarlo corto. Es así de sencillo y es el más puro sentido común.

Pues es así de obvio. Es lo primero que tenemos que hacer; establecer la necesidad de cambiar las personas, (las de ahora están quemadas), y luego establecer los medios que nos permitan funcionar; en este caso, lo básico y lo que tenemos que discutir es el modo de funcionamiento de la sociedad. Yo no puedo entender esto sin entender las listas abiertas y la eliminación del engendro de la disciplina de voto, (como había puesto en su día). Se trata de que cada uno de los representantes responda y no se esconda.

Podemos proponer también un sistema de elecciones a las fiscalías, (es importante que los fiscales respondan de los ciudadanos en lugar de ahora que responden al político).

Pero en definitiva, se trata de ver cómo nos vamos a organizar con el mecánico para conseguir que el coche sea reparado. O lo que es lo mismo que el sistema funcione, lo cual es una necesidad.

Y después de esto, ¡solo después de esto!, es cuando tenemos que empezar a hacer una lista de las cosas que han fallado, (lo que viene a ser el parte médico y todos los daños), y comenzar todo el proceso de reconstrucción de nuestro coche.

¿Qué si ley Tobin si, o ley Tobin no?. Pues esto es como elegir después las mejores piezas para nuestro coche. Todos tenemos una opinión, (y yo soy el primero que tiene las ideas muy claras al respecto, y por supuesto no son secretas), pero en esto lo importante es descubrir, discutir y construir. ¿lo qué?. Pues  cada uno querrá una situación utópica distinta y cada uno ha de defender lo que estime oportuno y se discute y aquí tiene que ganar el que convence y el convencido. Pero en todo caso, creo que hoy no tiene sentido que discutamos sobre los puntos de un programa, sino que tenemos que centrarnos en cómo conseguir que los programas (sean cuales sean), tengan en cuenta al ciudadano y que nazcan con vocación de cumplimiento o de guía de las políticas.

Hoy no tiene sentido tanta concreción, porque lo importante es que primero entendamos que ya no vale parchear el coche; luego que tenemos que buscar la forma de que exista un proceso que llegue al fondo, luego un diagnóstico que incluya el concepto sistema, (no es sencillo, porque no se trata de ir arreglando problemas sin ton ni son, que es exactamente lo que están haciendo ahora los gobiernos), y después de ponernos de acuerdo en cómo nos organizaremos, tocará el trabajo final que es llevar esto a cabo y empezar a concretar.

Y la única concreción que debemos entender hoy en día es que un sistema económico es un sistema mediante el cual las sociedades se organizan para producir de la forma más eficiente, (con los menos recursos posibles), los bienes para provocar el mayor bienestar posible a todos los miembros de la sociedad. Esto es lo único concreto que (económicamente) nos importa a todos ahora, y es la lección 1 de economía que es su definición.

  1. #11
    21/05/11 18:43

    Hay un aspecto que yo no veo que se comente mucho, y para mí es crucial, es algo que lleva en marcha una veintena de años, la deslocalización. Las empresas se van a países dónde tienen menores costes para ser más competitivas y vender más barato, creando para, ruina y miseria allí de dónde se van y dónde se supone están sus mercados y quieren vender sus productos. Todo un despropósito insostenible en el medio plazo al que ya estamos llegando.

    Porque además allí a dónde van, sus ciudadanos no tienen medios para ser sus clientes, al menos del producto original, con lo que no contaban muchos era con la copia, les transfieren la tecnología y el conocimiento y luego ellos pueden hacer clones a mitad de precio o por una décima parte, competitividad al garete. No se puede comparar competitividades como hacen mucho, bajo distintos sistemas fiscales, laborales, etc, es como comparar un jugador de baloncesto y uno de fútbol, o comparar los tiempos de atletismo hechos a nivel del mar en los Andes, si no existe un marco de comparación homogéneo no hay comparación válida aunque a muchos se les llene la boca hablando de competitividad.

  2. en respuesta a Yo mismo
    #10
    21/05/11 03:32

    Ya lo se. Lo suyo es despedir al chofer (de una patada en el trasero) y contratar uno que sea capaz de cuidarlo bien.

  3. en respuesta a Jo.ma
    #9
    21/05/11 02:43

    si, pero debemos empezar por hacernos notar.

    si nos damos cuenta, todo lo que pides, mas o menos, ya lo tenemos. Se supone que el poder judicial es independiente, se suponía que ZP iba a cambiar lo del PP, se supone que la banca son entidades privadas, y respecto a la constitución antes de reformarla, tendríamos que preocuparnos de que se cumpla, porque en caso contrario, la verdad es que nos podemos ahorrarlo todo.

    El problema no es tanto legal, sino el hecho de que se pasen de cumplir las leyes porque los ciudadanos importamos más bien poco, y porque no hay huevos para que otros cumplan las leyes...

    ¿nos acordamos como todo el mundo imploraba a los bancos que sacaran la mierda de sus balances?... ¿que es esto de meter miles de millones a la banca sin que ni tan siquiera así se les pueda exigir lo que se exige a cualquier empresa o persona?. Que una pyme esconda algo en el balance y se cruce con hacienda!!!!

    Es cambiar el centro de pensamiento, sin esto no hay nada y con esto ya es mucho.

  4. en respuesta a Unukalhai
    #8
    21/05/11 02:38

    Simplemente están completamente descolocados, pero ellos e incluso todo el mundo, prensa, sector financiero....

    pero la semana que viene puede ser de vertigo, porque esto si que es un salto al vacio. La semana que viene toca reacciones y ya veremos que ocurre.

  5. en respuesta a Feinmann
    #7
    21/05/11 02:37

    Lo malo es que no podemos....

    el coche es el que es....

  6. #6
    20/05/11 20:01

    Si se quiere el cambio :
    1º. Debería haber un candidato que gobierne el país que se mueva real y efectivamente por el cambio ( con sus más o sus menos, se me viene a la mente el propio Obama )
    2º. Debería reformarse la ley orgánica de régimen electoral general, la ley de bases de régimen local, los estatutos de autonomía, la ley reguladora de las haciendas locales, y quizá procederse a una revisión constitucional.
    3º. Habría que despolitizar el poder judicial, partiendo por el CGPJ y el Tribunal Constitucional, títeres en manos de los políticos.
    4º. Habría que despolitizar a la banca.
    5º. Habría que modificar la propia constitución ( de ahí lo de revisión ) para eliminar las relaciones o interacciones existentes a día de hoy entre el senado y el congreso, donde éste último hace lo que le viene en gana, y también manipula al primero como quiere.
    6º. Ese candidato, digamos ''ficticio'' ( llámesele X ), debería estar democráticamente investido y acompañado por una mayoría, no digamos absoluta, porque nunca fueron buenos los excesos, sí reforzada que le permitiese gobernar sin bajarse los pantalones.

  7. #5
    20/05/11 19:01

    Esto puede acabar muy mal, me estoy planteando si finalmente acabaran declarando algunos de los estados de excepción recogidos en la constitución y el consiguiente retraso de elecciones bajo pretexto de no respetar la jornada de reflexión o cualquier otro argumento similar:

    http://www.visualeconomy.com/MarketMonitor/MarketMonitor.aspx?Page=ECO_HOME&LANGUAGE=ES&PTPP=ECO_HOME&APP=ECO

    Elecciones, los “indignados” de SOL y la deuda oculta

    El descontento social debido a las malas condiciones económicas es evidente en España y ha explotado en la misma cara de los políticos. Esta semana se ha ido tejiendo una ola de protestas por el país. Miles de personas se han concentrado en las principales plazas de Madrid, Barcelona y Valencia para protestar por el desempleo juvenil, que en algunas zonas ha superado el 50%, y por las medidas de austeridad del Gobierno. Los jóvenes, que son mayoría, se reúnen en pequeñas asambleas a pie de calle enumerando todas las pretensiones del incipiente movimiento. Pero estas revueltas, aún teniendo a nuestro país como epicentro, tiene otros focos en las principales capitales europeas, donde ayer ya hubo algunos actos de apoyo a las protestas españolas, y donde para esta tarde están convocadas numerosas concentraciones, al igual que mañana. La iniciativa de 'Democracia Real Ya' también ha cruzado el Atlántico, con actos previstos en Nueva York, Bogotá, Buenos Aires y México DF.

    Los partidos políticos observan, expectantes, el devenir de las manifestaciones en las próximas 48 horas ante la cita del domingo 22 de Mayo. Las elecciones en España, que amenazan con desbancar al gobernante Partido Socialista de varios gobiernos regionales y municipales, también prometen una desagradable sorpresa: la puesta de relieve de grandes cantidades de deuda no declarada por parte de gobiernos municipales, lo que podría afectar a los esfuerzos del país por evitar un rescate internacional.

    La ministra española de Economía, Elena Salgado, ha dicho a la prensa que no hay deuda escondida en las cuentas de las comunidades autónomas. España últimamente ha contenido --si no eliminado por completo-- los temores sobre sus finanzas al reducir su déficit público hasta el 9,3% del Producto Interior Bruto en 2010 desde el 11% del PIB en 2009.

    Pero la mayor parte de la reducción se debió a recortes del Gobierno central. Los gobiernos regionales y locales, que acumularon deuda durante los años de boom económico tras la adopción del euro por parte de España en 1999, controlan parte del gasto público en el país, y hasta el momento han hecho pocos avances al respecto.

    Hace cinco meses, el cambio del Gobierno en la comunidad autónoma de Cataluña destapó un déficit presupuestario de más del doble de lo anunciado anteriormente. Ahora, un creciente número de economistas, políticos locales y líderes empresariales dicen que los nuevos gobiernos que se formen probablemente descubrirán, como ocurrió en el caso de Cataluña, que hay deuda escondida contraída con clínicas sanitarias y otros proveedores.

    Volviendo a los “indignados”, el vicepresidente primero del Gobierno y ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, no ha aclarado si la Policía Nacional desalojará a partir de esta medianoche la Puerta del Sol si se producen manifestaciones no autorizadas por la Junta Electoral Central y ha explicado que las fuerzas de seguridad actuarán en función de las circunstancias, siempre cumpliendo la ley con tres principios: "oportunidad, congruencia y proporcionalidad".

    Las elecciones del domingo, que tendrán lugar en 13 de las 17 comunidades autónomas existentes y en sus más de 8.000 municipios, amenazan con ser duras para los socialistas del presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero. Los sondeos muestran que los socialistas podrían perder los gobiernos de las comunidades autónomas de Castilla-La Mancha, Baleares, Asturias y Extremadura. Lastrados por una tasa de desempleo del 21% y la percepción entre la ciudadanía de que los socialistas reaccionaron tarde a la crisis económica, este partido podría también perder el control de los ayuntamientos de Barcelona y Sevilla, la segunda y tercera mayores ciudades del país, respectivamente.

  8. #4
    20/05/11 16:37

    No podría estar más de acuerdo.

  9. #3
    20/05/11 07:17

    Si en lugar de un mecánico de coches nos refereriamos a un informático, deberiamos responder primero a la consabida pregunta.

    ¿Ha reiniciado su computadora?

  10. #2
    20/05/11 02:02

    Si, "concrección", por supuesto. Ya que no se ha disuelto en el éter cósmico el 15 de Mayo, como esperaban que sucediera y de la misma forma que esperan que se vaporizen por sí mismos y de forma espontánea, todos los demás problemas que tiene el país ahora piden "concrección". Y después, supongo, pediran la formación de una comisión que estudie las propuestas de los manifestantes y a su debido momento, quizá dentro de algunos años, dependiendo de sus resultados y si sus integrantes aún viven pues bla bla bla....
    Afrontarán este problema como los afrontan todos. De hecho,en la propia respuesta que están dando está la causa misma que ha obligado a la gente a salir a la calle. La auténtica inutilidad,mezquindad y torpeza que manifiestan continuamente, hoy también mediante su respuesta, es la que obliga a estar en Puerta del Sol.
    Pero no imagino como podrían darse cuenta de ello.
    Me imagino que deben sentirse como se sintieron los Protágonistas De "El planeta de los "Simios" al descubrir que los humanos, Charlton Heston en este caso, podían hablar y razonar... ¡Se sentirán estupefactos y horrorizados! ¡Oh Dios mio, la ciudadanía a la que llevamos escupiendo inmundicias, manipulación y desinformación a manos llenas durante tres años aún conserva su mente perfectamente lúcida y es capaz de obrar en consecuencia! ¡Aaaargh!
    En fin, que parece que por fin sopla un poco de aire fresco.

    Muchos saludos y NO LES VOTES.

  11. #1
    20/05/11 01:08

    Señor cliente, seré concreto: cambie de coche.

    Firmado: el mecanico.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar