Rankia España Rankia Argentina Rankia Argentina Rankia Chile Rankia Chile Rankia Colombia Rankia Colombia Rankia México Rankia México Rankia Perú Rankia Perú Rankia Portugal Rankia Portugal Rankia USA Rankia USA
Acceder
16 recomendaciones

 

He oído estos días, (no sólo estos días), que aquellos que no creemos que esto se está recuperando somos personas que no tenemos ni idea, que tiramos de post sin justificar ni razonar nada, que lo hacemos por vender algo, porque somos bajistas, que somos negativos, que no nos enteramos de nada o bien que somos bajistas. En definitiva, desde hace bastante tiempo, si tengo que hacer caso de las explicaciones al sentido de mis post tendría que concluir soy gilipollas, tonto, masoquista, sádico, inútil, interesado. Por supuesto, es algo que siento aunque solo sea de lejos, porque el ejemplo más claro en nuestro país es Santiago Niño Becerra, con el que estoy en bastante desacuerdo en bastantes enfoques pero que es el “apocalíptico” más conocido.

En este santo país, exageramos lo que tengo la sensación de que ocurre en todo el mundo. O te apuntas al consenso, o te caen de todos lados y colores. He dicho en muchas ocasiones que unos cuantos estamos en medio de una fiesta diciendo cosas que la gente no quiere oír. Una parte de la sociedad no quiere oírla porque no le viene bien, (a los que se benefician de esta situación), mientras que la mayor parte de la población simplemente trata de apartarlo de su mente porque realmente ser consciente hoy de las realidades de nuestro país es un sufrimiento constante. En este sentido hay mucha gente que no quiere oír porque es muy lista y hay mucha gente que no quiere oír porque a veces es mejor ser tonto.

He llegado a leer que tener un enfoque, llamémosle no convencional, es una forma fácil de conseguir un beneficio determinado. Ya hemos llegado a un punto que casi ni me preocupa la falta de respeto que afirmaciones como esta suponen. ¿Qué alguien diciendo que esto es “bajista” es porque trata de conseguir en artículos de telediario cierta notoriedad?. Pues jode que alguien te diga estas cosas o que simplemente las piense. Pero lo peor de todo es que es una absoluta gilipollez.

Como todos, puedo estar equivocado o no. Pero lo que tengo claro es que ir por la vida, (eso fue antes, durante y después del blog), tratando de decir lo que hay no es ni fácil, ni rentable, ni mucho menos agradable. La triste realidad es que cuando hay que decir dos o tres verdades, el cálculo que tienes que hacer no es “cuanto vas a ganar”, sino que tienes que calcular (y muy bien), si puedes asumir las pérdidas por tomar esta posición.

Es así de sencillo. Decir las cosas como son, casi nunca te genera ningún beneficio y por supuesto siempre tiene un gran riesgo, frente a la opción de “decir lo que dice todo el mundo”. Es así de sencillo y así de claro.

Yo puedo salir a estas páginas o puedo ir por la vida, aplaudiendo los análisis, las tonterías y demás historias y apoyar cuanta consigna se me presente por delante, buscando alguna forma de vestir el típico “sí a todo”. Por supuesto, tengo que reconocer que destacar entre los que defienden que nos estamos recuperando tiene una dificultad técnica que no es otra que la de encontrar argumentos y razones suficientes para justificarlo.

En cambio justificar que esto se está derrumbando y saber qué impacto tendrá sobre la situación cada una de las decisiones económicas que se toman es sencillísimo. A fin y a cuentas para esto hemos estudiado, tenemos el pasado, una carrera…

Pero ahí se acaba la facilidad y eso nos pasa a todos cuando vemos que nuestros jefes, nuestros políticos, nuestros dirigentes (no son los mismos), toman decisiones que nos llevan al desastre. ¡Vas y le llevas la contraria!.  En la inmensa mayoría de las ocasiones las burradas, negligencias, olvidos o morro, son más que evidentes, pero el caso es que en todos y cada uno de los casos, tenemos que hacer un cálculo rápido y decidir si queremos decir “amen” o decir un “perdona, pero…”. Pues el caso es que el Amen tiene bastante menos coste inmediato y personal. A veces nos encontramos con una tontería increíble alrededor porque nadie quiere decir que el rey está desnudo.

¿Es fácil Denunciar tropelías de las empresas, dudar de las cuentas, decir que los bancos mienten o estafan, salir y decir que el consenso está como una regadera?. No vende. Jamás venderá. ¿Cree alguien que voy a poner este blog en mi currículo si quiero ascender en mi empresa?. ¿Puedo ir a una entidad financiera o a una empresa a pedir que pongan publicidad?. ¿A quién puedo vender?.  De hecho es curioso, pero en mi trabajo en teoría nadie sabe que escribo en este blog. Y digo que en teoría, porque sé que unos pocos lo conocen y saben que soy yo, (mal asunto fue este de salir del armario), pero sin embargo como las vergüenzas no se hablan en público. Nadie me ha dicho nada a la cara, salvo uno que dijo algo así como que seguro que me estaba forrando escribiendo por ahí, (¡si supiesen!). No negaré lo del blog en el trabajo, de la misma forma que allí y aquí diré lo mismo, pero desde luego tengo claro que no comulga con el ideal de los que dirigen el cotarro.

Tanto en el trabajo, como en los blogs, como en las colaboraciones, todos los puñeteros días tienes que hacer un esfuerzo increíble por simplemente ser decente. Créanme que la cosa no es tan sencilla hasta el punto de que todos y cada uno de los días piensas un par de veces en la posibilidad de mandarlo todo a freír espárragos, y apuntarte a todas y cada una de las tonterías que te vayas encontrando.

¡Que está bien apoyar a bancos!, ¡que sean los tontos los que paguen!, ¡que esto está muy bien montado! Y que ¡hacer pobre a todo Dios va  a generar riqueza!. ¿Alguien se cree que no tengo capacidad suficiente para escribir novelas sobre economía?. Sobre todo porque además resulta que apoyando lo que dicen otros, ¡jamás me meteré en líos!.  Estas son frases que todos los días me repito un par de veces. Y esto es porque no es fácil.

No es fácil porque todos los días tienes que calcular los charcos en los que te puedes meter y los charcos en los que no te puedes meter. Y esto es así porque en realidad salir a denunciar o contradecir es un coste gigantesco.

No es nada fácil desde el punto de vista en que cada día tienes que pensar en los charcos que te puedes meter y desde luego tienes que tener claro que para meterte tienes que ir con todas las garantías, todo lo tienes que probar, todo lo tienes que argumentar, todo lo tienes que tener previsto y todo lo tienes que asumir. La cosa es simple. Yo puedo salir a decir el slogan que suelta el consenso, sin tener que justificar absolutamente nada o puedo calificar como brillante la primera tontería que suelte mi jefe o la creatividad de una contabilidad falsa, pero si tomo la decisión contraria ya puedo tener argumentos, pruebas, razones y un flotador o simplemente me ahogaré. Pero lo que tengo claro es que cada uno de los charcos me cuesta y mucho.

¿Alguien se espera una demanda por decir lo que dice el consenso?. Pues lo cierto es que en mi vida las amenazas de demanda ya son algo que empieza a ser hasta cotidiano. Cierto es que hasta ahora ninguna se ha materializado, pero no deja de ser algo cotidiano como un dolor de cabeza persistente que te va agotando poco a poco. ¿Esto es fácil?. Como a cualquiera a nadie  le gusta que le demanden, que le amenacen, que le coaccionen.

Me gustaría dejar claro que sé perfectamente que estoy nadando contra corriente, pero de la misma forma, me gustaría decir que no voy contra corriente por ir, sino porque la realidad es que en estas aguas turbulentas, he considerado que la mejor opción es agarrarse a algo, para que no te lleve esta corriente.

En definitiva, no intento ir contra corriente, sino que trato de tener las cosas claras, ¡pese a quien pese!.

Claro que alguien se preguntará, ¿Por qué voy a decidir anclarme?. Sí estoy diciendo que lo más sencillo es hacer post que vayan con el consenso, encontrar algunas cositas pero no decir otras, amoldarme a los que hoy tienen la pasta y buscar de esa forma reconocimiento y (o) dinero. ¿Por qué no me apunto a lo tradicional y uso mi capacidad para hacer informes que pueda comercializar?.

Pues es sencillo, porque estoy completamente seguro que en el futuro, no se valorará al que se apunte a lo que digan los lobbys de turno. Estoy seguro que de esta crisis, mucha gente aprenderá a pensar y cuando lo hagan los gurús se van a encontrar en problemas y se van a diluir.

Y sobre todo por que admiro, (aunque no entienda como aguantan tanto) a los españoles y puestos a quedar bien con alguien, prefiero hacerlo con estos a quedar bien con Botín.

¿Qué le vamos a hacer?. Me gustan los ganadores y estoy dispuesto a asumir los costes que ahora vengan.

  1. en respuesta a Yo mismo
    #52
    Parlotides

    Te aseguro que al espejo no lo engaña ni el Diablo, no tendríamos tantas depresiones y otros trastornos psicológicos si pudieramos engañar al espejo, nuestra sociedad está muy enferma.

    Fíjate en la mayoría de la gente, es incapaz de estar un par de horas en casa sola sin hacer nada, en silencio y meditando o pensando, necesita que haya ruido para no escucharse/soportarse a si misma, le da igual la tele que la radio o la bronca del vecino, porque en cuanto llega el silencio los fantasmas o cadáveres de cada uno salen a saludarnos.

    Por eso la gente necesita saber que hará en todo momento, se queja del estrés pero teme el no saber que hacer, se va a dormir y necesita dormirse en seguida, sinó se toma una pastilla, por la mañana en un fin de semana no puede quedarse un par de horas despierto en la cama porque los fantasmas le vienen a rondar y al final te das cuenta que estamos enfermos, MUY enfermos en nuestra alma, la hemos vendido a un maestro ilusionista por un puñado de arena, ni siquiera hemos sido capaces de vendersela al Diablo, Mephisto era una persona integra a nuestro lado,......que vergüenza, cuando tengamos que responder ante nuestros herederos, verás la cara que se nos quedará.

    Con humildad y aprecio: Parlótides

    p.s. Se agradece tu esfuerzo en contestar, pero no te lo tomes a pecho estamos entre amigos ¿NO?

  2. #51
    Ramon13

    Todo sigue igual y asi seguira hasta que el ciudadano de a pie no pueda controlar los gastos suntuarios del dinero publico que parece muy facil de gastar...

    «Doscientos mil setecientos treinta y seis ducados y nueve reales en frailes, monjas y pobres para que rogaran á Dios por la prosperidad de las armas españolas.—
    Cien millones en picos, palas y azadones.—Cien mil ducados
    en pólvora y balas.—Diez mil ducados en guantes perfumados
    para preservar á las tropas del mal olor de los cadáveres
    de los enemigos tendidos en el campo de batalla.—Ciento setenta
    mil ducados en poner y renovar campanas destruidas con el uso
    continuo de repicar todos los días por nuevas victorias conseguidas
    sobre el enemigo.—Cincuenta mil ducados en aguardiente
    para las tropas en días de combate.—Millón y medio de ídem
    para, mantener prisioneros y heridos.—Un millón en misas de
    gracias y Te Deum al Todopoderoso.—Tres millones de sufragios
    por los muertos.—Setecientos mil cuatrocientos noventa y
    cuatro ducados en espías.—Y cien millones por mi paciencia en
    escuchar ayer que el Rey pedía cuentas al que le ha regalado
    un reino.» Gonzalo Fernández de Córdoba/ El Gran Capitán.
    --------------------

    Ahora normalmente no hacen falta tantas partidas con una que ponga -Gastos suntuarios- es suficiente, si son 300.000 o 400.000 que mas da la cifra…
    Si uno tiene un seguro de responsabilidad civil para su gestión de 25 m. de euros.
    -------------------------

    Josep Pla.

    “Si algún día las necesidades te llevan a vivir en España, nunca te mezcles con el ambiente de campanario, deprimente y bajo de techo, desprovisto de generosidad, poblado de maniáticos, indiferente e insensible. No vayas al café.... No frecuentes tertulias estúpidas alimentadas con chismorreos pornográficos e insignificantes anécdotas políticas. Si lo haces, quedarás asfixiado por el ambiente. Todo lo verás a través de esa atmósfera infinitamente pequeña. Y cuando la conciencia de la propia pequeñez infla desmesuradamente el fermento de la envidia, te sientes como vaciado por dentro; las ilusiones se desvanecen; se pierde el sentido del humor y el de la paciencia"

  3. en respuesta a Parlotides
    #50
    Yo mismo

    Por supuesto que lo de mirar en el espejo también cuenta....

    Por supuesto, lo de la responsabilidad es algo que se está perdiendo.

    Pero la pregunta que debemos hacernos al final es: ¿Lo del espejo no será una característica evolutiva?.

    La realidad es que todo el mundo puede mirarse al espejo y para ello busca cualquier excusa. Pongamonos en lo peor y en una persona que miente deliberadamente para ganar una pasta. Buscará todos los argumentos necesarios para racionalizar sus decisiones y olvidará o despersonalizará las "externalidades negativas que pudieran surgir", (¿a que nos suena la palabra?).

    Pues yo creo que va siendo hora de que no nos pongamos excusas.. ¡que no van a ir a ningún lado!. Simplemente intento poder mirarme al espejo, como lo intenta absolutamente todo el mundo, pero intentando a la vez, ni engañarme ni engañar a nadie, entendiendo esto de que la mentira tiene piernas muy cortas...

    Y si, tambien estoy de acuerdo en que todo va a ser a lo bruto... Pero hay que ir intentando que la noche sea un poco más corta y el cambio un poco mas suave...

  4. en respuesta a Yo mismo
    #49
    Parlotides

    Saludos:

    No debes disculparte por nada, entiendo este blog como un lugar de encuentro y aprendizaje, donde todos aportamos lo que podemos y tu actuas de Virgilio, contestas lo que puedes, cuando puedes y si lo crees conveniente.

    Entrando en materia, no cuestiono tu elección con la cual concuerdo aunque por matices diferentes ,cada uno debe asumir sus responsabilidades fruto de sus elecciones, yo no voy ha asumir las responsabilidades de los demás por lo que tampoco cuestiono sus decisiones.

    Ello no implica que no tenga mis propios principios, valores y juicios y en algunos casos muy concretos por amistad, respeto o lo que sea comparta mis dudas sobre las decisiones de la otra persona, siempre me da un poco de miedo que hagan caso a mis consejos, yo asumo mis errores pero si doy un consejo que se revela como equivocado ¿Que hago? ¿Como reparo el perjuicio causado?.

    Supongo que es uno de los motivos por los cuales aborrezco bastante nuestra sociedad donde todo el mundo nos dice lo que debemos hacer: en economia, en relaciones amorosas, en política, etc. pero nadie asume las responsabilidades de ello.

    He dicho que comparto tus principios pero por matices diferentes, intento ser coherente, y no pisar a nadie innecesariamente, mantener unos valores y una dignidad, etc, pero no por unos posibles réditos futuros (nadie me garantiza que mañana esté en este mundo) sinó por la necesidad de poder mirarme en el espejo cada mañana, presentarme ante mis hijos, alumnos, etc, sin que se ma caiga la cara de vergüenza y sienta la necesidad de pegarme un tiro.

    Al final siempre estás sólo contigo mismo, y personalmente prefiero soportarme aunque ello no me comporte beneficios económicos, sociales, o lo que sea, el pensar en la situación contraria se me hace intolerable.

    En cuanto que esta sociedad aborregada tome alguna decisión o actitud para hacer algo en activo, creo que antes veré a los marcianos invadir la tierra. La sociedad se mueve en pasivo, como reacción, actua en forma de rechazo a algo, en contra de algo, nunca de forma creativa o constructiva.

    Si tomas el ejemplo un poco alejado del tema económico como el Ecologismo, la sociedad empieza a tener una conciencia ecológica porque se ve con la "mierda al cuello" perdón por la expresión, porque ve como la fauna del planeta desaparece, como los lugares a los que habia ido de vacaciones se han convertido en rascacielos de cuchitriles de veraneo o directamente en vertederos.

    En la situación actual además, que como bien nos instruyes, hay demasiados interesados en que la verdad no sea evidente, la gente, el pueblo, o como quieras llamarlo no reaccionará hasta que sea tarde, demasiado tarde, es entonces cuando aplico lo que te comentaba:
    "Lo que ahora serían una serie de ajustes dolorosos pero asumibles, entonces serán verdaderos cambios traumáticos y lesivos para la mayoría de la sociedad"

    No te engañes, la sociedad no verá la realidad de la situación hasta que esta le muerda el trasero y sea tarde para aplicar políticas suaves, entonces la cosa irá a lo bruto, con muchos, !AYs¡, ¡Quien lo hubiera dicho!, etc y todos a sufrir......

    Que saldrá el sol, es indiscutible pero la noche se perfila muy, pero que muy lógreba- ¡Ah! y ojalá me equivoque y me tenga que comer o metermelo por.....el papel donde escribo esto, te juro que lo deseo de todo corazón, tengo hijos y me como lo que haga falta con tal de equivocarme.

    Muy cordialmente: Parlótides

  5. en respuesta a Yo mismo
    #48
    Ramon13

    bueno...lo de pasar una temporada en otro pais....pues si que se ve con buenos ojos...

  6. en respuesta a Comstar
    #47
    Yo mismo

    Si pero tan irracional no era.. al final se han forrado y han conseguido lo que buscaban...

    De hecho ahora está todo el mundo buscando nuevas burbujas a las que apuntarse.

  7. en respuesta a Winwin
    #46
    Yo mismo

    Gracias por tus palabras...

    y realmente la tentación de abandonar es algo que está ahí de vez en cuando pero se pasa de repente, porque como han dicho arriba, cuando abres los ojos no puedes cerrarlos.

    en todo caso, si nos damos cuenta, cada vez van surgiendo más blogs del estilo. en un proceso imparable, creo que los economistas y los que no lo son.. estamos buscando huecos para llegar, porque es algo que es necesario.

  8. en respuesta a Runesword
    #45
    Yo mismo

    No te engañes... me he vendido al mejor postor.....

    O trato de venderme al mejor postor....Y el mejor postor es el que te va a pagar... creo que la mayoria de la gente es honrada y la mayoria de la gente tiene unos valores, que quiere estar tranquila, vivir y comportarse de forma decente. y son esos los que van a pagar, (aunque pueda que no en euros).

    En cambio, otras pujas por ahí vienen en euros, pero tal y como te los dan, te los quitan... y luego te quedas sin euros y sin los otros pagos. O te quedas con los euros pero sin los otros pagos...

    Yo creo que en el futuro se van a valorar otras cosas, donde hoy hay cierto fariseismo. pero en la vida real estoy seguro que no es algo del futuro.

    pensemos en cada uno de nosotros... seguro que somos capaces de perdonar errores, defectos, y podemos admirar virtudes.. lo que no podemos tolerar es que nos traten de engañar.

    Pues si casi todos coincidimos en lo mismo... ¿Por que no adecuarse a lo que la gente pide?.

  9. en respuesta a Juanmmaza
    #44
    Yo mismo

    Pues no hace falta que relates tus experiencias, porque creo que todos somos en algún modo conscientes de lo que hay.

    Y no suenas como un padre... suenas como algo cotidiano. Cuando ganas una pequeña lucha por cosas que a veces son completas tonterías, te da un subidón que es díficil de explicar...

    es como el bajón que da a veces cuando encuentras el muro...

    por cierto... no das envidia alguna porque el fin de semana hasta hoy por lo menos en coruña ha hecho un sol radiante y una temperatura ideal...

    1 recomendaciones
  10. en respuesta a Sara sarrabeita
    #43
    Yo mismo

    Gracias, pero vamos...

    creo que ni de lejos me ha tocado lo que a ti....

    y sí soy joven, (sin el relativamente), ya que tengo 37 años....

    vamos.. ¡que estoy empezando!

  11. en respuesta a Avante
    #42
    Yo mismo

    Lo sé y lo imagino... y a mi también me ha costado dinero.... Por suerte no dependen empleados de mi, y en mi posición puedo permitirme mandar a tomar viento un dinerito extra, (aunque ni de lejos me sobre).

    Y lo de la presión de las demandas, la verdad es que es algo a lo que ya estaba acostumbrado antes de lanzar el blog. Por supuesto no voy a decir que sea agradable, ni mucho menos, ya que al final cada vez que tienes que oir el recital de uno, sientes este cosquilleo en el estomago, mientras tratas de comportarte como ¡los animales!.

    manteniendote firme, calmado, mirando a los ojos y tratando por todos los medios que no se entere que estás acojonado, pero sin hacer movimientos provocadores para no caer en una escalada en la que todos perdemos...

    Lo bueno es que si te mantienes durante un cierto tiempo, cada vez estas escenas son más espaciadas.

    y respondes con educación: "¡pues está en su perfecto derecho!"

  12. en respuesta a Rsoros
    #41
    Yo mismo

    Bueno, la situacion tampoco es tan fragil....

    tengo claro que determinadas actitudes me van a limitar bastante para posibles mejoras en el contexto actual, pero por otra parte el contexto actual tarde o temprano se derrumbará.

    Por otra parte, gracias a Dios tengo algo a favor y es que el no haber cedido en momentos clave, me ha generado una posición fuerte... por lo que realmente no estoy ahora en una posición fragil y de hecho es curioso pero poco a poco... es siempre más fuerte.

    pero si, las presiones son dolorosas...


Sitios que sigo
16 recomendaciones
Escribe aquí tu comentario...
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar