3
Este contenido tiene más de 11 años

La verdad es que tenemos un curioso premio nobel de la Paz, con dos guerras a cuestas, (No hace falta aclarar que son buenas, porque nadie ha definido jamás una guerra en la que está como mala), acusado de ir con los militares a Haití, (También necesario, y en este caso sin ironía), y el 21 de enero de 2010, va y le declara la guerra a la banca.

Mi primera idea ha sido acordarme la paradoja esta de los americanos que primero financian al enemigo, y luego cuando lo engordan y le dan las armas y municiones, es cuando este se crece, se convierte en la amenaza y comienzan la guerra. Supongo que tiene algo que ver con el mundo de los negocios. Primero intentas comprar y si no funciona, pues luego nos ponemos duros. Me recuerda un episodio de “el ala oeste de la casa blanca”, donde uno de los protagonistas, (no recuerdo cual), comentaba que Estados Unidos compraba y en consecuencia financiaba la droga Colombiana, (se entiende a través de los narcotraficantes de USA), y por otra parte financiaba la lucha anti-droga. Y financiando a las dos partes de la guerra no se podía ganar.

Pero para un nobel de la paz tanta guerra, no es mal balance para su primer año de mandato. Pero el caso es que han pasado varias cosas adicionales entre el 21 de septiembre y el 22 de septiembre.

Por un lado, lo que se está convirtiendo en la razón oficial de la declaración de guerra, que es la perdida de la votación en Massachusetts, que puede haber hecho reaccionar a Obama, hacia medidas de corte populista. Sin embargo, tengo que reconocer que a mi no me encaja en absoluto esta opción, ya que tengo claro que en la Casablanca, se tenía que conocer perfectamente el sentimiento y el posible resultado de la votación. Asumiendo que se conocía el malestar, lo que está claro es que de buscar este populismo, la guerra a los bancos se hubiese desatado antes de las elecciones y no desde luego después. Mucho menos el día después de las elecciones, que es el día menos rentable para lanzar una andanada de tal estilo.

Por tanto en caso de que realmente esa elección de un senador hubiese tenido algo que ver en el timing de la declaración de guerra, lo cierto es que lo único lógico y razonable hubiese sido es que se hubiese esperado al fin de las votaciones para lanzar esta andanada. Dicho de otra forma, me parece una explicación más plausible el hecho de que el anuncio haya sido retrasado para no empeorar las votaciones, que la explicación de que haya sido a causa de ellas.

Pero lo cierto es que también extraña que de repente Páramo, (del BCE), se descuelgue con unas declaraciones explosivas apoyando la medida. Y espero que se entienda que por declaraciones explosivas para Páramo, lo entiendo en su justa medida. Acostumbrados como estamos a sus insistentes peticiones de reforma laboral, sorprende que ahora nos salga con lo de privatizar beneficios, socializar perdidas, que no apoyen a la economía y sobre todo los efectos en la espiral en la que estamos sobre el empleo. De hecho curiosamente solo un día antes el leiv motiv de una conferencia impartida por él y denominada “crisis y regulación financiera”, fue la excesiva rigidez de los salarios.

Almunia, de repente se apunta al bombardeo, apoyando totalmente las propuestas de Obama y abandonando cierta moderación. Curioso es su discurso, de echar balones fuera, al recordar una y otra vez que todos los problemas vienen de Wall Street y no del sistema bancario europeo.

Y en medio del panorama tenemos en los mercados financieros unas cuantas noticias, que básicamente empezaron en el campo de las deudas de los países, de tal forma que unos días antes del aviso, los bonos de Portugal y España entre otros se han disparado de forma alarmante, además de los problemas ya conocidos de Grecia y Dubai.

Los índices de la bolsa se han desplomado desde el 20 de enero, acompañando las materias primas que caen desde unos días antes.

Realmente la situación es cuando menos curiosa, porque extraña el hecho de que de repente todo el mundo que se ha tirado meses hablando de brotes verdes y pasando un poco de puntillas por los temas de regulación, afile los colmillos y salte en picado contra la banca de una forma que contrasta desde luego con todo lo visto en lo que llevamos de crisis. La pregunta es ¿Pueden estar salvándose el culo?.

Cuando Dubai solicito una moratoria, para los vencimientos de su fondo soberano, (allá por noviembre de 2009), escribí un post en el que básicamente expresaba mis dudas de que esa noticia, aún en el caso de que finalmente se concretase, pudiese causar un impacto sobre el sistema financiero global. Finalmente la realidad es que si preguntamos que ha pasado con Dubai, la realidad es que casi nadie se acuerda.

Sin embargo, lo que dije en aquella época es que si bien Dubai no sería culpable de tumbar el sector financiero global, si podría ser una perfecta excusa para justificar el derrumbe.

Me parece apropiado poner lo que puse en su día:

“¿Cuál es mi opinión?. Pues que se ha creado un cisne negro. Siempre he defendido que Lehman no fue el culpable de toda la debacle del año pasado, sino que realmente fue el primero en caer y el que se llevó la culpa de todo. Y tengo la sensación de que si los mercados van a caer otra vez de repente, (y no tengo dudas de que la caída va a ser más rápida), es muy conveniente encontrar un culpable periférico, un culpable fuera del ámbito de control del BCE y de la FED, de los reguladores occidentales y desde luego fuera de Wall Street, y el resto de plazas financieras europeas y japonesas.

¿Y si se ha aprovechado la solicitud de una moratoria de un fondo de Dubai?. No parece impensable asumir que dichas moratorias no son demasiado extrañas en estas circunstancias, En este sentido es posible que alguien haya intentado magnificarla, y provocar una caída controlada del sistema; Parece increíble que nadie haya salido a tranquilizar a los mercados, y de hecho el informe de Credit Suisse a mi particularmente me hace sospechar muchísimo. El hecho de que todos los periodistas se hayan puesto a escribir como posesos acerca del acontecimiento, hace pensar que las compañías de teléfonos hoy han facturado mucho. ¡y nadie tranquiliza los mercados a diferencia de toda esta temporada desde marzo!.

Por supuesto, el hecho de que este fenómeno venga de fuera del ámbito de los organismos occidentales, tiene otra gran ventaja, (aparte de salvar el honor al encontrar un culpable fuera), y es que tienen las manos libres para volver a rescatar al sistema financiero. ¡Es un acontecimiento de fuera!.

Hoy quizás sea demasiado pronto para determinar si el sector financiero se va a derrumbar, y hoy he escrito mis sensaciones. Dicho esto, he de decir que hay varias cosas que tengo claras y que ya he escrito en varias ocasiones:

La primera conclusión es que los mercados financieros se van a derrumbar sin avisar y que tendremos un crash inminente. Las razones para ello las he puesto en el post sobre el apocalipsis, y que en síntesis es que estamos jugando al mentiroso, con los ojos cerrados y sin alarmas que nos avisen de las caídas.

La segunda conclusión es que la noticia no tiene el impacto suficiente como para tumbar un sistema financiero que se está recuperando, (no como otras).

Y desde luego que la teoría de los cisnes negros viene muy bien para explicar una caída que no puede ser calificada de otra forma que lógica, pero siempre viene bien que las caídas vengan por algún suceso identificable y mejor si es ajeno.

¿Será la moratoria de Dubai la causa oficial del desplome de los mercados financieros?, ¿la excusa para nuevos planes billonarios que al final logren mantener los mercados?. No lo sé, pero hoy estaría dispuesto a apostar que sí”.

Pues casi todo lo que dije aquel día, sigue siendo aplicable a esto; salvo que esta vez no es desde luego que afecte a una parte periférica del sistema, sino que el problema vuelve a ser otra vez el centro que es Wall Street.

Hay varias cosas que tenemos que tener en cuenta, para entender lo que está ocurriendo y lo cierto es que esta recuperación ha sido única y exclusivamente una recuperación financiera; de tal forma que además es una recuperación basada en la deuda pública. Los países han salvado la situación inyectando billones de dólares, de tal forma que las cuentas públicas han sufrido el mismo proceso que anteriormente han sufrido las familias. Sin embargo, la situación económica, en la mejor de las visiones ha reducido el nivel de empeoramiento; sin que en ningún caso se pueda decir que haya mejorada.

Como en el caso de Dubai, la realidad es que no hay forma de saber, (por lo menos con la información de la que disponemos el conjunto de los mortales), si estamos ante el caso de que esto está a punto de derrumbarse o simplemente es una falsa alarma más, pero sin embargo, y dado que a estas alturas del partido Obama, Volcker e incluso el BCE y los gobiernos, estoy seguro si tienen acceso a los datos.

La pregunta es si de repente USA ha declarado la guerra a Wall Street o bien lo que están haciendo es su particular campaña de marketing justo antes de que los mercados financieros caigan en picado y de esta forma echar la culpa a los banqueros.

Y esta es la clave ahora, ya no sólo para intentar predecir lo que va a pasar en el futuro inmediato con los mercados financieros, sino para intentar adivinar las decisiones que van a tomar los gobiernos a partir de ahora para de verdad solucionar esta crisis.

  1. #3
    Anonimo
    25/01/10 16:25

    Obama con Vocker pueden avanzar, pero el muro que deben de derummbar es muy solido, sin el apoyo de los otros paises lo tiene muy dificil. Necesitaria el apoyo de nuevas instituciones supranacionales.
    Para los incendiarios seria comparar el caso con los ultimos años de la URSS, se derumbo desde dentro o con la ayuda de lo de fuera ? en este caso seria al reves, ellos mismos desde dentro quieren asumir un deficit insostenible o prefieren perder peso en la finanzas, en la hegemonia del dolar y pasar a una verdadera arquitectura financiera con un peso mas equilibrado de todos los paises...

  2. #2
    Anonimo
    25/01/10 16:21

    A dia de hoy es pronto para apostar por uno de los siguientes escenarios, crisis L,W, proteccionismo, reformas de bajo calado, reformas de alto calados, crash financiero....o Japonización.
    En todo caso esta claro que el sistema tal como esta, no funciona, no se pueden asumir tantos riesgos, ir de burbuja en burbuja, de crisis en crisis...debe de haber una mejor solucioón.

  3. #1
    Anonimo
    25/01/10 11:19

    Cuando se inyectaron esos billones fue para salir del paso, se traslado el problema de empresas privadas a los estados, pan para hoy y hambre para mañana. Si se repite la debacle financiera pueden intentar hacer lo mismo pero quizás ya no cuele, se empieza a desconfiar de la capacidad de algunos países de afrontar sus deudas.

    Hay bancarrotas de particulares, de empresas y de estados; puede que se esté gestando la primera bancarrota global (conspirativa o no), con la enseñanza de que lo inteligente fue endeudarse (con lo duro que era el FMI con los países pobres o en desarrollo y lo suavecito que es con el primer mundo).

    Si EEUU es incapaz de cumplir con su deuda nadie puede obligarle, ya puestos, si el país más poderoso de la tierra se salta las reglas nos podemos subir al carro los demás. A Japón y Europa tampoco le vendrían mal un borrón y cuenta nueva.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar