Este contenido tiene más de 13 años
Una tremenda oda a la crisis

Se ha instaurado el pim-pam-pum y de repente estamos ante un bombardeo masivo y la búsqueda de malvados que nos han llevado a esta situación…

Reproduzco íntegro el artículo de opinión rescatado de algún periódico por ahí.

http://www.expansion.com/edicion/exp/opinion/es/desarrollo/1134921.html

“Podéis llamarle crisis, dificultad, inestabilidad, peligro, cambio, desaceleración, frenazo, bache, aprieto, apuro, ajuste, pinchazo, depresión o recesión

No me importa su nombre. Hay crisis.Hay crisis cuando centenares de personas, con sensatez o sin ella, deciden gastarse el presupuesto mensual de comidas en un solo día ante el temor a quedarse sin nada.

Hay crisis cuando los camioneros colapsan las carreteras en protesta por la escasa o nula rentabilidad de su trabajo.

Hay crisis cuando los transportistas que quieren trabajar no pueden porque los piquetes lo impiden.

Hay crisis cuando una persona, Julio Cervilla, de 47 años, casado y con tres hijas, muere en una protesta.

Hay crisis cuando un trabajador, Juan Carlos Páez, de 43 años, casado y con una hija, salva su vida por segundos mientras duerme en un camión convertido en pasto de las llamas.

Hay crisis cuando la maltrecha economía nacional afronta pérdidas diarias de quinientos millones de euros por culpa de la huelga.

Hay crisis cuando más de veinte mil trabajadores ven peligrar sus empleos a causa del colapso en el transporte.

Hay crisis cuando millones de litros de leche se tiran en Galicia porque no hay quien los recoja para transportarlos.

Hay crisis cuando ciudades como Almería y Sevilla son el escenario de batallas campales entre manifestantes y fuerzas de seguridad.

Hay crisis cuando el pescado fresco se convierte en un bien casi inalcanzable.

Hay crisis cuando la fruta y la verdura mueren en el campo.

Hay crisis cuando la industria farmacéutica alerta de una posible carestía de medicamentos.

Hay crisis cuando sectores ya castigados, como la industria automovilística, se ven obligados a paralizar su producción.

Hay crisis cuando los mercados no tienen género para vender.

Hay crisis cuando algún empresario aprovecha el desabastecimiento para subir los precios.

Hay crisis cuando los cantantes no pueden cantar y los actores no pueden actuar porque no hay nadie que transporte el equipo técnico.

Hay crisis cuando los conductores aparcan sus coches porque las gasolineras se han quedado sin suministro.

Hay crisis cuando los periódicos tienen problemas para llegar a los puntos de venta.

Hay crisis cuando los medios de comunicación de Reino Unido alertan de que las vacaciones en España serán “caóticas”.

Hay crisis aunque alguien diga que no hay crisis.

Hay crisis.”

Sólo puedo yo comentar lo siguiente:

pues si hay crisis y es culpa de los pérfidos camioneros

hay crisis culpa de los irresponsables que compraron pisos para vivir, aguando el negocio de los que se dedicaban a especular

hay crisis por los malvados ciudadanos que no pueden pagar la vivienda

hay crisis porque la gente se mosquea con las subidas indiscriminadas de bienes de primera necesidad.

hay crisis porque resulta que ahora la gente piensa las cosas

Y hay crisis porque bastante gente ya no se traga el primer cuento que le echan....

hay crisis porque los malvados no aceptan el pacto con los demás hay crisis porque la gente no entiende lo de desaceleración acelerada.

hay crisis porque los ciudadanos que pagamos alcaldes, parlamentarios por triplicado e instituciones europeas no entienden que lo mejor es proteger los pelotazos a costa de sus esperanzas

hay crisis porque no entendemos que la solución es no enterarnos de nada hay crisis en definitiva porque no se entiende que se haga leña del arbol caído.

hay crisis porque no se acaba de entender tanta demagogia

y sabe? la crisis que veo yo no es crisis, es un ajuste necesario ante los excesos, ¿la que ve Usted era necesaria?
Accede a Rankia
¡Sé el primero en comentar!

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar