¿Nos visitas desde USA? Entra a tu página Rankia.us.
Las reglas de la economía han cambiado

Un debate abierto sobre la economía actual

Algunos casos aislados

En 2008 me habían pedido que explicase mediante una fábula los efectos reales sobre la sociedad de la situación que estábamos viviendo. Por esta razón escribí un post que se llamaba “De Borja, Lolo y otras especies”.

Para este post recurría a un ganadero e iba construyendo un relato en el que trataba de explicar cómo iba a afectar a un simple ganadero la situación económica; al final concluía:

Borja no cubre los gastos, porque le han vuelto a bajar el precio. El banco le aprieta. El vendedor de pienso le aprieta. Ha ido pagando unos gastos y aplazando otros; pero hoy los gastos son superiores al precio. Si le preguntan dirá siempre que  todo es problema de liquidez. Al final, con gran pesar, tiene que presentar la declaración concursal. Borja pasa a ser un proscrito.

El banco se queda la granja pero se olvida de darle de comer a las gallinas. Unos meses después Lolo, que ahora es inspector del Banco de España (¡siempre fue muy listo!), en una de las inspecciones rutinarias tan rigurosas a la entidad financiera, se da un paseo y descubre que tras una partida contable están un montón de gallinas muertas, huevos podridos, y pienso estropeado.

Ante el olor, el sagaz inspector llega a la conclusión de que el balance de la entidad escondía Activos Tóxicos.

En septiembre de 2015 recuperaba este post para hablar de “la guerra de la leche”. Los ganaderos estaban en pie de guerra pidiendo que la leche subiese de precio en los supermercados para salir de la situación dramática en la que se encontraban. En ese post ya avisaba que se habían equivocado.

El pasado fin de semana nos encontramos con dos noticias que debemos analizar en relación a todo esto: la primera es que los precios de la leche han subido en los supermercados; pero, la segunda aclara que no han subido para los ganaderos. De hecho, en Galicia nos estamos viendo sacudidos por una sucesión de “casos aislados” de muertes de vacas en distintas granjas derivados de los problemas de los ganaderos para cubrir los costes de alimentación y veterinarios y nos enteramos de la inexistencia de inspecciones efectivas en las granjas.

No puedo decir que me sorprenda nada (no hace falta más que leer los post anteriores); sin embargo, tengo que señalar que me ha parecido especialmente repugnante la respuesta de la Xunta de Galicia (mediante las declaraciones de Ánxeles Vázquez, que es la Conselleira de estos temas). Ha salido al paso para decir que se trata de “casos aislados” (supongo que estará en un manual) y luego añadir algo sorprendente. Yo afirmaba que Borja iba a ser un proscrito y esta señora (repito: Conselleira de Medio Rural) ha cargado las culpas contra los ganaderos mediante la siguiente frase (la traduzco a Castellano):

Ninguna de las personas se puso en contacto con servicios sociales de los ayuntamientos por problemas económicos ni tampoco con Medio Rural; en ningún caso se puede dejar morir de hambre y sed a un animal, o enterrarlo; por tanto son sucesos lamentables e injustificables porque aunque un ganadero no tenga un seguro o medios, nosotros tenemos un servicio para estos casos y nadie se puso en contacto con nosotros.

Es patético por varias razones:

-          En principio la obligación de las Administraciones es velar por el cumplimiento de las normas para que la leche tenga la debida calidad. En alguno de los casos las reses llevaban 3 años sin las medicinas que necesitaban para enfermedades que fueron mortales y parece que nadie se enteró. De hecho, al parecer, incluso habían pasado correctamente inspecciones en diciembre de 2015. ¿De verdad el problema es que no le hayan dicho nada?

-          ¿Dónde consta información sobre dichas ayudas y mecanismos para ayudar a los ganaderos (y a todos nosotros en el sentido de que productos potencialmente peligrosos no lleguen a la cadena alimenticia)?

En la web de la Xunta tan solo hay dos “recursos” en el campo de “Salud, asistencia sanitaria y servicios sociales” acerca de los ganaderos: un instituto para hacer promoción de la calidad, (INGACAL) y un buscador de empresas agroalimentarias.

Me he recorrido la web de la Xunta, y en particular la de Medio Rural, y no hay ni una referencia a ayudas, servicios ni nada que puedan hacer. Es más, todo es publicidad y la Xunta ya ni tan siquiera publica los informes de coyuntura (el último es de 2009).

Si la Xunta cree que su labor ha de ser hacer publicidad, no investigar, y que los ganaderos se busquen la vida como todo el mundo, que lo diga y punto. Pero claro, como en tantos sitios, lo que se estila es ofrecer exactamente esto y luego vender que se preocupan por la gente y que tienen todos los instrumentos para que no pase nada grave.

Sólo espero que, poco a poco, los ganaderos (y todos los demás) vayan cayendo de la burra (antes de que ésta se muera). 

Autor del blog

  • Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo

Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.

Cerrar