6

Hoy me he levantado por la mañana; he encendido la luz y me he metido en la ducha, para después tomar un café. Se me ha dado por pensar y resulta que el café tenía un precio determinado en el supermercado; por tantos gramos, tantos euros.  Los del agua, los de la electricidad y los del agua, resulta que también me cobran exactamente (en el mejor de los casos), por lo que consumo. Es más, por mucho que he tenido pataletas y cabreos, resulta que además en ambos recibos pago cosas rarísimas que no acabo de entender.

En fin, he cogido el coche, y me he pasado por la gasolinera. He sentido la tentación de que después de echarle 50 euros, que me pusiesen “un poquito más”; ¿no podrían echarme un poquito más en aras a un sacrificio para levantar España?. El caso es que me ha salido fatal y resulta que me han cobrado exactamente la gasolina que me pusieron, y desde luego resulta que el precio de esta tampoco es que haya seguido fielmente la evolución de mi sueldo, (o mejor dicho, mi sueldo no ha seguido la evolución de la gasolina…).

En fin, resulta que luego he cogido la autopista, y resulta que tienen un precio establecido. Tanto por km, y luego redondean para arriba para evitar las incomodidades. A pesar de que los sueldos de sus trabajadores bajan, su número de trabajadores baja y que tienen todas las ventajas financieras, (incluido el aval del estado) resulta que tienen que subir todos los años como mínimo el IPC; me extraña que los consumidores no tengamos subidas en función de los precios al consumo mientras que los productores sí, pero sigo adelante, viendo casi como normal que pague exactamente por el cacho de autopista que uso; (y resulta que como contribuyente por el que no uso porque es más que evidente que a todo el mundo tienen que compensarle si sus costes se incrementan).

Pues así me he tirado todo el día; pagando lo que me pedían porque curiosamente es todo lógico y cabreándome por sentir que el gobierno (este que también pago), ha tomado partido por los ciudadanos dándoles nuestro dinero a todos estos, (o las oportunidades para que libremente estos se forren a nuestra cuenta).

Todo es muy lógico; tantos minutos hablo por teléfono, tanto me cobran, y cuando se acaba el límite de datos en la tarifa del móvil, pues a navegar lento toca, (aunque me llega un mensaje en el que me da por un módico precio una cantidad adicional).

Luego me he pasado por unas cuantas tiendas; Estos sí que son razonables; una camisa nueva estaría bien; tiene un precio que no ha subido demasiado y resulta que ahora hay cuatrocientas mil ofertas. Al final he pasado porque la cosa está regulín aunque la verdad me he sentido un poco identificado con el dependiente.

No deja de ser curioso que es completamente normal pagar un precio determinado por un bien, pero es completamente normal hacer horas y funciones en un trabajo que no te corresponden, hasta el punto de que hacer lo que corresponde se llama “¡huelga de celo!”; Resulta que ni tan siquiera te puedes permitir esta huelga, no sea que se cabreen; lo que me importa hasta el punto que me encantaría ser tan invulnerable como los de Repsol.

En fin, seré raro; o quizás estoy un poco paranoico, pero tengo la impresión de que realmente la frase de “los costes hay que pagarlos” y la frase de “los servicios hay que pagarlos”, sólo la oigo cuando me toca pagar; tengo la impresión de que realmente lo de que aquello de que me cansa esto que dicen los patriotas de “tenéis que sacrificaros”, (bueno, dicen “sacrificarnos”, pero empiezo a pensar que no se acaban de incluir), y tengo la impresión de que los gobiernos entienden que hay que rescatar a los bancos porque, a diferencia de los pensionistas, trabajadores, consumidores, pymes…, resulta que sí son necesarios para la economía.

Y me pregunto, al ver las opiniones y análisis en los medios económicos o en los discursos de políticos, organismos internacionales, consejos del Ibex y bancos centrales varios, ¿tan raro soy?. ¿o son ellos?.

 

  1. #6
    09/12/13 20:17

    Los precios de los productos y servicios están formados por las retribuciones pagadas a las personas que de una u otra forma participan a lo largo de las sucesivas cadenas de producción y puesta en funcionamiento.

    Si los precios se mantienen altos o suben y los salarios de la gran masa de trabajadores bajan, esto quiere decir que han aumentado las retribuciones del conjunto formado por directivos, accionistas, consejeros de administración y políticos que han caído bajo la corrupción.

    Y con esto hay que acabar. La clase media trabajadora no puede estar financiando los desmanes de las equivocaciones cometidas por las grandes empresas en sus inversiones, ni la deslealtad sin fin cometida por tantos cargos políticos hacia todos los ciudadanos a los que dicen representar.

    España tiene un mercado de consumo de unos 450 mil millones de euros anuales. Este importe tiene un efecto multiplicador que se irradia por todos los sectores de la actividad económica. Cualquier medida que atente y debilite el poder adquisitivo y la capacidad de consumo de los españoles para rescatar los excesos de los grandes bancos, eléctricas o concesionarias, supone un serio golpe a la capacidad de reactivar la economía y de conseguir un modelo sano y sostenible.

    Los bancos, compañías eléctricas, empresas concesionarias… si son ineficientes para el conjunto de la sociedad pueden quebrar, porque si hay un mercado de consumo fuerte y sano otros bancos y grandes empresas vendrán o se crearan. Si la capacidad de consumir de los ciudadanos es precaria y débil… pocas empresas podrán subsistir y las que lo hagan será con la ayuda del Estado… mientras pueda recaudar de los trabajadores o financiarse del exterior.

    La mayor garantía para cualquier inversor es un mercado de trabajo con bajo desempleo y un mercado de consumo con buen poder adquisitivo. Esto es lo que hay que conseguir, y no seguir rescatando grandes empresas ineficientes.

    Los ciudadanos no podemos ni debemos permitir más equivocaciones interesadas para favorecer a los mismos de siempre. Y menos con nuestro dinero.

  2. #5
    09/12/13 13:10

    Lo curioso es que ocurre exactamente lo que tu dices, que los precios no dejan de subir pero luego sale el Banco de España y dice que hay deflación.
    No se donde se nota la deflación aun no teniendo en cuenta el precio de la gasolina y de la energía.
    Un Saludo

  3. en respuesta a Fernando Saenz
    #4
    09/12/13 10:49

    En España lo más abundante era la clase,media social y económica que es la más volátil y aporta mayor valor al país.Con la crisis creada por la elite supuestamente,la están eliminando para convertirlo todo en una masa precaria,temerosa y así manejarla mejor,luego harán panes y bollería.

  4. #3
    09/12/13 10:01

    Tienes razón en lo que dices de que los políticos entienden que los bancos son realmente necesarios para la economía, pero me atrevería a concretar un poco más, los bancos junto con las petroleras, eléctricas, y demás oligopolios son los únicos necesarios para "SU" economía. Si estas empresas van bien, sin duda la economía personal de los políticos nunca falla.

    Saludos!

  5. #2
    08/12/13 23:01

    Un afectuoso saludo, que se me olvidaba!

  6. #1
    08/12/13 23:00

    No, ya sabes que son ellos. Hace mucho que dejaron de hacer su trabajo y ahora, además, se portan como delincuentes y criminales. Y por alguna razón que no alcanzo a comprender deben pensar que si logran convencernos de que el blanco es un color muy, muy oscuro, de que se puede bajar para arriba y cosas así tal vez nos acabe pareciendo razonable que el estado se gobierne contra los intereses de sus ciudadanos y que lo más natural del mundo es que los políticos se comporten como una organización de crimen organizado. Quien sabe, quizá lo logren el día que llueva para arriba porque la gravedad terrestre despida violentamente los objetos hacia el espacio. Nunca se sabe...

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar