8

Uno de los mantras con los que se trata de justificar una autentica salvajada, (asumir una deuda de 3.000 millones más lo que venga a cambio de nada, y entregar una parte de las autovías) es aquel que nos dice que hay que hacer lo necesario para salvar el modelo concesional para la creación de infraestructuras que es un completo éxito. Como todos los mantras depende de que directamente no se cuestione, por muy obvio que sean las contradicciones inherentes a definir como modelo de éxito un modelo quebrado.

Pero más allá de la perogrullada de no dudar del éxito de un sistema, ni tan siquiera cuando se derrumba, quizás deberían explicar mejor en que estriba el éxito del sistema; y en particular deberían explicarse una serie de cuestiones para que lo entendamos.

Considero  imprescindible centrarnos en el objetivo y entender que las infraestructuras y carreteras son para que nos podamos mover (y mover las mercancías) de la forma más eficiente posible; (entendiendo como eficiencia el resultado de una ecuación de coste, seguridad y rapidez).  En la medida que se consiga este objetivo y no otro, tendremos la medida del éxito, (por lo menos el confesable).

¿Cuál es la realidad de la situación?. Pues que tenemos una situación en la que los tráficos en las infraestructuras construidas mediante el modelo citado se desploman, mientras que las vías en peores condiciones se saturan, y todo ello debido a que la demanda no puede asumir el coste de estas infraestructuras que es superior al coste de construir y mantenerlas en el resto de la Unión Europea, donde además parten de unos costes y salarios sensiblemente superiores.

Tenemos autopistas seguras, pero la gente y los camiones abarrotan unas carreteras peligrosas, con falta de mantenimiento y en las que las pocas inversiones que nos encontramos son restricciones para tratar de hacer más atractivas las vías de pago.

Por si fuera poco, tenemos en este modelo una fuente importante de corrupción y corruptelas varias, a través de todo un entramado de contratos y negociaciones de todo tipo, que afectan a todo el que está metido en este fregado, que por cierto son las que explican que nadie alcance a dudar del modelo, zanjando la discusión con la coletilla que da título a este post.

La realidad es que el modelo concesional y de construcción de infraestructuras es un desastre desde todos y cada uno de los puntos de vista económicos que nos podemos encontrar. Ni se construye barato, ni se construye lo eficiente, ni se puede usar lo mejor disponible, que además se ha de pagar, ni se mejora la competitividad. El único beneficio es que tenemos unas grandes empresas que consiguen unos beneficios ingentes derivados de esta situación, lo cual por cierto los salva temporalmente de una quiebra, que por otra parte es inevitable.

Y el otro gran beneficio es que determinadas personas y gestores, obtienen unos grandes beneficios, que en unos casos son legales y en otros casos son completamente ilegales; por tanto, y a modo de resumen; lo que está claro es que el modelo es de éxito, tan sólo para unos cuantos, que curiosamente coinciden con los que defienden su bondad.

  1. en respuesta a kimdeal
    -
    #8
    06/09/13 23:55

    Es que la planificación para un modelo concesional es la base. Las corruptelas están en ese punto.¿Que no se puede descartar el modelo concesional por si mismo desde luego?. Lo que ocurre, y pasa en muchísimos estudio de este tipo de contrato en España, es que, para hacer más accesibles los pagos por parte de la administración en los primeros años (más adelante todos calvos y yo no estaré en ese puesto), es que se hinchan de manera absurda el uso de la misma, descartando en muchas de las autovías que el consumidor, sino encuentra ese uso de mucho mayor interés (que no haya otra autovía o que el atasco sea muy muy seguro), no lo usa.

  2. en respuesta a kimdeal
    -
    #7
    05/09/13 23:35

    y no me quedo con el detalle ese...

    me quedo con el detalle de las de "exito", como por ejemplo la citada ap9... es un exito económico para la empresa y la ruina para muchos gallegos, que por cierto abarrotan unas carreteras destrozadas mientras la ap9 genera dinero a espuertas claramente infrautilizada...

    Y hombre... a lo mejor planificación, intereses creados y comisiones... a lo mejor tiene alguna relación. Por ejemplo. hoy a nadie se le ocurre poner un duro en una alternativa a una autopista de pago.. ¿por?... pues mira, desde conductor o desde el punto de vista de una persona que tiene que sacar mercancias, o desde el que espera visitantes... es un desastre; sobre todo teniendo en cuenta que somos periféricos.

  3. en respuesta a kimdeal
    -
    #6
    05/09/13 23:32

    un poco resumido si... pero oye.. que resulta que aquí todo el mundo asume sin problemas que construir la ap9 hace 40 años fue más barato mediante una concesión y luego resulta que hemos pagado unas cuantas veces los ciudadanos el valor de la construcción y aún nos quedan unos cuantos añitos más...

    Es decir, y a fuerza de ser superficial... ¿como es posible que no entendamos que si hubiese costado el doble construir la ap9 en su momento, hubiese sido más barata finalmente para los ciudadanos?... con esto además que resulta que nadie justifica que sea más caro construir con medios publicos que con medios privados... salvo los informes estos que se basan en un presupuesto inicial que nunca se cumple.

  4. en respuesta a kimdeal
    -
    #5
    05/09/13 19:37

    Lo ha explicado bastante bien a mi entender , un poco demasiado resumido pero tampoco superficial .

    todo viene de las concesiones , que no suelen seguir un criterio excepto el político .

    Sobre en cuanto a la rentabilidad .

    La mitad de las autopistas no eran viables desde antes de construirse .
    se decidían , se hacían unas proyecciones, no ya irreales sino directamente FALSAS y todo lo demás venia rodado .

    un abrazo

  5. en respuesta a Cambioyev
    -
    #4
    05/09/13 18:36

    Y es que estamos asistiendo a la constatación de un modelo económico asimétrico, un modelo económico que deja fuera a la mayoría de la población. Es un modelo basado en el flujo de decisiones económicas y financieras que parece seguir el siguiente recorrido:

    Grandes empresarios financian partidos políticos y carreras políticas =>

    => los partidos y políticos llegados al poder crean un marco legislativo y regulatorio favorable a estos empresarios =>

    => si el negocio no es suficiente para generar el beneficio esperado, se crean nuevas medidas de protección de sus negocios limitando la competencia y creando trabas y haciendo más penosa la búsqueda de alternativas por parte de la población que no quiere pagar el alto coste de uso de los servicios que gestionan esas empresas =>

    => si ni aún así los clientes potenciales de esos servicios los utilizan por su mediocre relación calidad/precio, se adoptan nuevas medidas. Unas, destinadas a reducir los costes empresariales mediante la disminución de las indemnizaciones por despido y una mayor precariedad laboral.Y otras, destinadas a compensarlas económicamente un el cobro de subvenciones, deducciones fiscales e indemnizaciones... y todo ello, con el dinero de los impuestos pagados por los trabajadores españoles... Y si para ello hay que recortar más es servicios públicos y ayudas sociales, pues se recorta =>

    => Como contraprestación los partidos y las carreras políticas se vuelven a financiar y son creados nuevos nombramientos en los consejos de administración de esas empresas.

    Y la población ve como el dinero vuela por encima de sus cabezas de un lado hacia otro si que apenas les caiga nada a ellos.

    Y ya está bien. Si de verdad quieren hacer una reforma que cree los cimientos de una economía más saludable, sostenible y eficiente... este gobierno deberá corregir todas estas disfunciones e ineficiencias que crea el asimétrico modelo económico actual y buscar las formas de desarrollar una política económica que genere valor, riqueza y bienestar teniendo en cuenta a todos los españoles en base a crear las condiciones económicas y sociales que permitan maximizar el potencial de trabajo, de talento creativo, de creación de valor, nivel de vida y bienestar de todos los ciudadanos españoles.

    Y podéis estar seguros que de esta forma, como consecuencia de estas medidas, las empresas también ganaran dinero.

  6. #3
    05/09/13 18:34

    El sistema de gestión de servicios púbicos mediante concesiones administrativas que se ha desarrollado en España es la expresión y el resultado del modelo económico por el que han optado los diferentes gestores políticos que han gobernado nuestro país.

    Este modelo económico presenta una gran disfunción de fondo que pervierte el funcionamiento natural de la economía.

    La idea que plantea el modelo consiste, fundamentalmente y con absoluta prioridad, en generar en primer lugar rendimientos, beneficios y bienestar para las grandes empresas y sus dirigentes con el inocente planteamiento de que esos beneficios servirán para crear empleo, aumentar el nivel de vida y crear bienestar de la población.

    Esa es la bonita teoría que nos cuenta. Pero, a esta altura de la crisis, una gran número de personas ya saben que esta correlación no se está dando.

    Saben que buena parte de esos márgenes de beneficios no sólo no se está destinando a invertir en el país, sino que se envían al exterior, en forma de deslocalizaciones industriales o como inversiones financieras opacas en paraísos fiscales.

    Saben que unos pocos se está enriqueciendo mucho a costa de unos muchos que están soportando todo el peso de la crisis... y encima siguen pidiendo aún más.

  7. #2
    05/09/13 16:49

    Artículo demasiado superficial. No explicas el sistema concesional frente al coste que tendría para el Estado asumir la construcción y mantenimiento de esas infraestructuras y te quedas con el detalle de que han fracasado unas concesiones de autopistas que ha sido porque estaban mal planificadas, lo cual no tiene nada que ver con el sistema concesional.

    Lo de las corruptelas, por desgracia, está tan extendido que ni merece la pena hablar ya de ellos.

  8. #1
    05/09/13 13:14

    Completamente de acuerdo contigo compañero. Y el problema de fondo es el mismo para otros muchos problemas del país, el alto poder de decisión que tienen los gobernadores y el poco poder de decisión o control del pueblo que los eligimos sobre ellos, una vez entran dentro ya tiene el sitio y hacen lo que quieren, vamos, en resumen, poco sometimiento a control por parte de los votantes. Un gran error de estas adjudicaciones de concesiones son los pocos resultados que muestran los dirigentes a los ciudadanos, porque estoy seguro de que si a las personas de a pie nos comunicasen los costes que nos ocasionan estas concesiones las querriamos cambiar, ¿o no?, yo creo que si, al menos nos gustaría que las obtuviesen los mejores gestores (y si, muchas de ellas se las llevan ''las mejores ofertas'' pero luego aparecen los sobre costes famosos etc...). ¿Cómo podríamos cambiar esto? Pues cambiando las bases del juego(¿leyes, estatutos?, parece que eso nos les va demasiado, sólo cambian las que les interesan). Nosotros elegimos a los gobernantes para que nos representen, esperamos que defiendan nuestros intereses, aunque podemos observar que es cuanto menos dudoso (que defiendan nuestros intereses me refiero). Es un tema, a mi parecer sencillo, pero de muy dificil implantación ya que creo que nunca (de momento) lo aceptarían, reducir su poder y aumentar el control sobre ellos...ya que al final de todo el recorrido estas cosas ocurren por falta de que alguien controle, supervise y haga un seguimiento de forma externa, plantenando unos objetivos por ejemplo y luego presentando informes de consecución (luego aparece el problema de quién marca los objetivos, no?) ese es otro problema que ya vendrá, pero creo que de momento adelantaríamos algo si se consiguiese lo anterior.

    Un saludo

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar