19

 

Como bien ha deducido Troyano el post de ayer venía  a cuento de un post que colocó Juan Ramón Rallo, en su blog, y que apareció en los comentarios de un estudio “riguroso”, que hizo “el economista” y que a su vez aparece finalmente en las noticias de “el economista”.

Más allá de que evidentemente nos encontramos con todo un modelo de difusión de las ideas, lo que me gustaría es comentar las burradas de tipo económico que comete este personaje en un post en el que aboga por una sanidad lucrativa. Creo que es importante, porque supongo que el hecho de opinar que una persona determinada es un sociópata, lo habrá que justificar.

Lo primero que me gustaría es recordar que a pesar de que se observa que conoce determinadas cosas sobre la asignación de los recursos está muy claro que usa aquello que le interesa y olvida las cosas que le vienen mal. De aquí el post en el que trataba de explicar que la frase “la obtención de beneficios es la línea de flotación que nos indica si, en cada momento del tiempo, estamos dando el uso más adecuado a los escasos recursos económicos de que disponemos.” es una burrada increíble para la que no hace falta más que mirar cuantos ejemplos se nos ocurran, ¿no estaban generando las constructoras, promotoras y banca beneficios ingentes?, ¿esto significaba una asignación correcta de recursos?.

El error en esto es que resulta que explicamos la sanidad como si fuese la venta de televisores. Es decir, como si fuese un bien o servicio más, cuando la realidad es que esto es otra gran falsedad. ¿Cómo es posible que un economista no tenga en cuenta que existen diversos tipos de bienes?, ¿y diversos tipos de mercados?. Uno esperaría de un profesor de economía que conociese que existen diversas clasificaciones de bienes en función de unas determinadas características, y del mismo modo que existen toda una serie de mercados diferenciados. También se espera que un profesor de economía entienda que estas calificaciones se explican por unas razones determinadas, que no son aquellas que las de entender que existen diferencias entre las cosas. Por tanto, comparando la venta de televisores con la sanidad, lo que nos encontramos es con una burrada económica tan grande que o bien este señor no tiene ni idea, o bien la tiene y le da igual. (sí a alguien se le ocurre otra solución la agradecería).

Esta confusión nos lleva a una especie de silogismo con dos argumentos muy curiosos:

Trata de desmontar el hecho de que la sanidad privada sería más cara, (estaría bien que se fuese a Estados Unidos a explicar que esto no ocurre, aunque igual resulta que son comunistas), mediante dos argumentos que nos llevarían a dos absurdos:

-          El hecho de que lo público sea más barato porque no tiene beneficios, se podría extrapolar a todos los sectores, de tal forma que llegaríamos al comunismo, (economía planificada según él), lo cual se ha demostrado un error histórico.

-          La segunda  es cuando menos curiosa y nos cuenta que “¿por qué no vamos un paso más allá y sostenemos que lo deseable es que incurra en gigantescas pérdidas? Al fin y al cabo, el Estado no sólo no necesita ganar dinero, sino que tampoco necesita cubrir todos los demás costes: cuantos menos costes cubra, más barato será el servicio?.

Como introducción me gustaría plantear otra forma de hacer un razonamiento de este estilo:

“los aviones viajan a velocidades superiores siempre a los 200 km/h”; “los aviones son más seguros que los coches”, “los coches circulan a velocidades inferiores a los aviones”. La conclusión sería sencilla a partir de este razonamiento que parecería impecable; “para mejorar la seguridad vial lo que tienen que hacer los coches es nunca bajar de 200 km/h”. 

Como podemos ver este razonamiento es inatacable, salvo que una persona muy inteligente me diga, “es que los aviones y los coches no circulan por los mismos lugares, en las mismas condiciones…”, o con el más socorrido: “¿Es que eres tan burro de comparar coches con aviones?.

Pues este es el argumento que se ha usado y podemos diseccionar un poco: ¿Es cierto que el comunismo se ha demostrado un sistema ineficiente para asignar los recursos?. Pues por supuesto que sí. Evidentemente el sistema de libre mercado es mucho mejor que el de una asignación planificada o arbitraría, (sea o no comunista, como se está demostrando incluso ahora mismo). Pero el hecho de que el libre mercado sea una forma mejor de distribuir los recursos en determinadas condiciones, no significa que sea para todos los casos. De hecho, existen numerosos sectores y bienes en los que existe toda una suerte de análisis para la asignación de recursos que se denominan los Análisis Coste Beneficio, donde se trata de buscar técnicas alternativas al mercado en determinados bienes que tienen unas determinadas características. En particular nos encontramos con una clase de bienes que son los bienes Públicos, que son reconocidos por los economistas, (¡y ojo que la inmensa mayoría no comunistas precisamente), para los que las reglas del libre mercado no existen, porque o bien no existe mercado o bien este presenta unos fallos de mercado que lo hacen inviable, (el término “fallos de mercado” también es algo de las ciencias económicas que le vendría bien repasar).

Respecto a la segunda de las frases y absurdos, pasa una cosa curiosa; directamente no es cierto. ¿Entendemos que un economista iguale “prestar de la forma más barata” a “que el coste sea el mayor posible”?. Es decir, con un hábil manejo de las palabras, resulta que “el coste sea el mayor posible” pasa a ser la exageración de “prestar de la forma más barata”, lo cual es como poco engañoso.

Pero he dicho varias veces la palabra “sociópata”. ¿Por qué?. Pues por una razón muy sencilla. Todos los economistas por muy liberales que sean, coinciden en que determinados bienes y servicios tienen que quedar fuera del libremercado y que en todo caso tiene que existir un sector público que se ocupe de garantizar unos mínimos, (ojo, que absolutamente en ningún lado se defiende como liberal el hecho de que las empresas contraten servicios con alguien que no paga sus servicios, que sería el hecho de las gestiones privadas de servicios públicos que son una herejía).

Esto viene derivado de un sencillo razonamiento. La formación de precios, pongamos que en televisores, como usa en su ejemplo, viene derivado de la valoración, (y las posibilidades) de cada uno de nosotros a la hora de comprar un televisor. Es decir, se pone un artículo en un mercado, y cada uno de los consumidores en función de sus circunstancias (incluyendo renta, gustos y demás), hace una valoración. Si lo compra es que su valoración es superior al precio. Evidentemente todo este sistema de valoración lo que supone es que va a haber muchas personas que no lo compren, (porque es un bien privado); ¿Qué ocurre si una persona no puede o no quiere comprar un televisor?. Pues si no lo quiere, no pasará nada. El bien no será valorado, por lo que si son muchos los consumidores que piensan lo mismo tendrá que bajar el precio, (bajará la demanda, ergo tendrá que bajar el precio); si no lo puede comprar evidentemente existirá una cierta frustración, que puede doler mucho o poco; pero que no se comparará con el caso de la sanidad. En todo caso tenemos que tener en cuenta que todo este proceso de asignación de recursos viene derivado de que habrá personas que no quieren o no pueden obtener este determinado bien, ya que si todos los consumidores quedasen saciados estaríamos ante un entorno de recursos infinitos.

Pues tengamos claro que la persona que defiende que la asignación de recursos para la sanidad se deba hacer de la misma forma que para los televisores, está asumiendo directamente que el proceso sólo será eficiente si las personas pueden decidir o calcular su demanda, y que existirán personas que DESISTAN de la compra de este bien. Es decir, estaríamos hablando de que el libre mercado en un mercado determinado significa necesariamente que personas desistan (porque no quieran, lo que parece improbable, o porque no puedan, que será mucho más probable), de adquirir este bien, aunque suponga directamente la muerte.

Se puede hacer un estudio que nos diga que va a ser una persona, diez, miles, o millones de personas van a desistir de operaciones necesarias para su vida; pero el sistema de libre mercado depende de que existan estas personas, por lo que todo aquel que proponga este sistema está proponiendo la muerte de determinadas personas, lo que me lleva al diagnóstico este de la sociopatia, (que evidentemente no es más que mi opinión ya que ni conozco al personaje en cuestión, ni tampoco soy médico). El argumento es muy sencillo; sólo hace falta contestarse a la pregunta: ¿Cuánto vale una vida?. Todo el que pretenda monetizar esta pregunta simplemente debería acudir a mirárselo. Lo normal, en situaciones extremas, (que no serían bajo ningún pretexto lo poco reconocido mundialmente en España que es la sanidad), sería racionalizando comparando vidas. Pero todos sabemos que la sanidad universal por definición significan vidas.

Por supuesto, todo esto además teniendo en cuenta que en el sector específico de la sanidad tenemos un problema añadido, ya que como  existen determinados tipos de intervenciones que son extremadamente costosas, o bien se realizan desde el sector público  o bien se realizan desde un asimilado al sector público, (como sería un sistema en el que una serie de participantes asumen unos costes colectivos para sufragar los consumos del total en función de parámetros, que si nos damos cuenta es precisamente el caso de los seguros médicos). Es decir, un seguro médico es exactamente el mismo concepto de libre mercado que el de un país, por mucho que en un caso sea privado y otro público.

Se me olvidaba, supongo que me dirá que porque no se asignan siempre los recursos en este sistema, (vamos, que instauremos el comunismo). Pues hombre, se espera que un economista, un profesor o una persona mínimamente cabal entienda que no es lo mismo un SMART TV de última generación que la sanidad. Vamos, que se entienda que el libre mercado es cuando “pensamos en si comprar o no comprar tal cosa”, (lo que hacemos todos los días a todas horas), y no cuando decimos aquello  de “tengo que…” frase ciertamente incompatible con lo de “libre”.

  1. #20
    25/01/14 16:24

    Vamos a ver, vamos a ver...
    Lo que Juan Ramón Rallo trata de decir no es que quien sea rico bien y sino que se fastidie, lo que trata de decir es porque un estado monopolístico tiene que encargarse de ciertos servicios en lugar de la sociedad civil. La sanidad publica es mucho mas lenta,ineficiente y cara que la privada. El número de negligencias es mayor en la pública que la privada.
    Claro que la sanidad es esencial y todo el mundo debe acceder a ella, pero lo que nunca comprenderé (y no me va a hacer nadie cambiar de opinión)es porque tiene que ser el estado quien lo controle. Respecto lo de que las empresas quieren ganar dinero ¡Nos ha jodido! ahora resulta que lo bueno es perder dinero.
    Y pediría más respeto a Rallo y a los economistas austriacos, porque burradas no dicen ni una. Los keynesianos y los marxistas si que dicen burradas por un tubo.
    Saludos.

  2. en respuesta a Yacare
    #19
    13/03/13 18:11

    Según leí por twitter, alguno le preguntó que le parecía que le hubiesen echado de una institución pública y dijo que le parecía bien, que era algo que tenían que hacer ya que la austeridad es una prioridad. Pobre...

  3. en respuesta a troyano01
    #18
    13/03/13 18:05

    ¿Por qué comparas dos cosas que no son comparables? No has leído el artículo. ¿Cómo vas a comparar la comida y la salud?

    El estado no tiene que hacerse cargo de los supermercados, ni de la producción ni distribución de alimentos, básicamente porque el mercado lo hace bien, o cuando menos, medianamente bien. Los alimentos son muchísimos bienes, con métodos de producción diferentes, hay miles de bienes sustituibles entre sí, hay posibilidad de competencia. Alguien puede querer comprar naranjas para saciar su hambre, pero si están caras puede comprar otra cosa ya que existen infinidad de productos sustitutivos.

    Con la salud no es así. Para sanarte tienes que hacer lo que el médico te dice, sí o sí, y si no puedes pagarlo no hay un servicio ni un bien sustitutivo. Vamos, que o pagas o te mueres o quedas con una enfermedad para toda tu vida. No existe un verdadero mercado competitivo de la sanidad, el servicio que se presta no es adecuado para un mercado competitivo. Ve a EEUU y mira a ver que tal les va allí con ese sistema y a ver si todo el mundo puede mantenerse sano.

  4. en respuesta a troyano01
    #16
    11/12/12 23:55

    Es que tu predicas la total liberalización, pero yo no predico la total socialización. Predico la optimización, y esa no viene de la mano de la liberalización total. Estudia un poco de sistemica, los sistemas con una regulación adecuada funcionan mejor que los sistemas sin regulación, y los sistemas con excesiva regulación no tienen capacidad de respuesta a las variaciones. Pero todos los sintomas que tiene nuestro sistema es que la regulación está jodida, luego habrá que cambiarla por otra que funcione bien, no tirarla a la basura. Un ejemplo de sistema regulado serie un avión con piloto automatico ¿a alguien se le ocurriria que porque el piloto automatico vaya mal tirarlo a la basura y volar con mando directo? no, se cambia el piloto automatico por uno que funcione bien.

    Parece que pretendes que la simplicidad de tu pensamiento se corresponda con la simplicidad de pensamiento de los demás, pero algunos pensamos bastante mas complejo que tu.

  5. en respuesta a Yacare
    #15
    11/12/12 15:41

    eso ya te lo contesta el mismo:

    "Lo primero es que ya no formo parte del profesorado de la Universidad Rey Juan Carlos (imagino que mis datos biográficos los habrá sacado de la misma fuente que los datos de Eurostat), pero sí he formado parte: no tengo nada en contra de los liberales que ocupan un puesto de empleado público (sólo faltaría que el socialismo nos impusiera un Estado gigantesco del 50% del PIB y que luego ése fuera un terreno vedado para el solo disfrute de los propios socialistas); sí, en cambio, de aquellos que lo ocupan y que, extrañamente, tuercen sus principios para defender que debe prescindirse de todo gasto público salvo de aquel que va dirigido a financiar su puesto."

    http://juanramonrallo.com/2012/11/respuesta-a-joaquin-leguina/

  6. #14
    11/12/12 15:14

    Muy buen artículo como siempre.

    Yo siempre me pregunto y no he sido capaz de encontrar explicación: ¿por qué los grandes liberales trabajan en instituciones públicas?. (Profesor de la Universidad Rey Juan Carlos)

    Lo oculta en su página personal, pero no así en la presentación como columnista en Libertad Digital, el economista, periodista digital, ...

    Rectifico: En su perfil de Linkedin, cita su ocupación como profesor de la Universidad Rey Juan Carlos como "anterior". He escrito antes de confirmar, mea culpa.

  7. #13
    11/12/12 12:57

    Estimado Tomas:

    Enhorabuena por este estupendo articulo, la salud no se escoge, al igual que todos debemos de cumplir la ley, todos debemos de teener derecho a disponer de los mejores recursos disponibles para conservar la salud.

    Se nos olivda que los patogenos, no son controlables en una sociedad enferma por lo que al igual que tenemos un ejercito para defender nuestro pais debemos de tener una sanidad para defender la salud.

    Contra los monopolios no existe competencia posible, el actual grado de monoplizacion de la economia provocadoa por la economia de escala y la globalizacion nos esta conduciendo a oligopolios privados, y con la sanidad se pretende hacer lo mismo. La sanidad publica es en si un monopolio que bien gestionado no se puede obtener mayor beneficio para la sociedad por lo que su privatizacion siempre redundara en un mayor coste para el ciudadano.

    Al final nos encontramos con que todos los problemas de la sanidad se reducen a la gestion de unos recurosos. Esto que ahora se quiere privatizar. Y cuando un politico privatiza un serviciio lo que esta haciendo es poner de manifiesto su inutilidad. Por lo que deberia de dimitir.

    Lo que se hace con la privatizacion es obtener prebendas para la clase politica, favorecer a amigos y elevar el gasto publico que financiamos con nuestros impuestos.

    La sanidad publica española esta sirviendo de ejmplo a otros paises, por su grado eficiencia respecto al coste. Es cierto que seria mejorable la calidad y la masificiacion. Pero deberiamos de estar orgullosos del sistema de salud publica que tenemos. Aqui se da la paradoja que contra peor sea el servicio y la calidad mayor razon tendran los politicos para privatizarla por lo que no hacen lo que tienen que hacer para mejorarla.

    En la sanidad se da otra circunstancia, si la sanidad no es publica, se intenta facturar todo lo posible y se intenta someter a pruebas a los pacientes con el fin de cobrar más, en los negocios no suele haber etica. Esto lo controlan las aseguradoras pero no lo suele controlar en igual medida en la sanidad publica cuando derivan a hospitales privados.

    Volvemos a la mala gestion de los dineros publicos.

    Las privatizaciones la primera consecuencia que tienen es un empobrecimiento de la poblacion al restar poder adquisitivo a los trabajdores para disponer de un beneficio empresarial por el mismo coste. Beneficio que se incremente con los años y que al final redunda como en el caso de asumir los servicios. Por ejmplo en Leon asumir el servicio de basuras por el ayuntamiento supone un ahorro de 8 millones de euros al Año.

    Un saludo

  8. en respuesta a Sasha
    #12
    11/12/12 10:29

    Sobre las externalizaciones, privatizaciones o como a Uds. les dé la gana llamarlo:

    http://www.eldiario.es/piedrasdepapel/Privatizar-sanidad-bolsa-vida_6_78102191.html
    http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/12/10/actualidad/1355160027_164115.html

    En estas tierras se está haciendo una externalización total, raramente con límites, lo cual redunda en la desnaturalización de la empresa y una destrucción de la misma, es un burro del que no me apeo. La subcontratación acaba destruyendo el tejido económico de un país. Y lo dice un subcontratado (yo prefiero decir que soy un sinpapeles) que quiere trabajar para la empresa que está donde éste está escribiendo ahora.

  9. en respuesta a troyano01
    #11
    11/12/12 08:34

    ¿Estás diciendo que la mejor forma de que la economía prospere es la absoluta desregulación? ¿La táctica que presentó Reagan, adoptó la Thatcher y produjo elementos como Alan Greenspan, al que se veneraba? ¿No has visto la que se ha liado recientemente y que ha hecho que este gurú (para quien lo tuviese como tal) reculase y dijese que 'a lo mejor un poquito de regulación hubiese venido bien'?

    Visto lo irracional y estúpido que es el ser humano, dejar que todo se regule al libre albedrío equivale a dejar que monos alterados genéticamente se encarguen de la seguridad de un país (máxime cuando este libre albedrío se basa en un invento de humanos, el cual se ha impuesto porque unos han hecho más fuerza en implantarlo que otros) porque por X razones contables sale mejor. No ya Dios, sino que lo que sea nos libre de que esto se encarrile y alguien lo aplique.

    Dudo que alguien aquí defienda el comunismo o ese socialismo al que aludes: negar la propiedad privada es un sistema contra natura, al menos contra la humana. Lo que aquí propone la gente no es que el estado se encargue de controlar y distribuir, sino que garantice la justa distribución. Obviamente, no es tarea del estado la alimentación de sus ciudadanos, sino que haya un justo consumo, y si no lo hay en estos momentos tenemos que encargarnos la ciudadanía de crujir a collejas a quien no se haga cargo de esto. Si damos por hecho que quien se encarga de garantizar el reparto justo es la ley del mercado, fácilmente llegará alguien o algo con un tanque a la bolsa y se pondrá a dar órdenes para regular el mercado pues dicha ley también le abarca (¿se contabilizan económicamente o no los tanques?). Recuerda: el Estado son no sólo quienes mandan, sino tú y yo también (y estos que nos leen también, incluso los que no y los que tienen que pulsar el 'me gusta' que tengo abajo y no lo hacen, los muy hijoper pues son libres de hacerlo ;p~~~). Hagamos entre todos el esfuerzo de no dejar que nuestro bolsillo guíe al cerebro.

    Por cierto, aplíquese todo esto que menciona la alimentación a la sanidad, cambiando términos.

  10. en respuesta a Feinmann
    #10
    11/12/12 02:46

    conclusion: en todos lo bares te dan un mal servicio, estatalicemos los bares y financiemoslos via impuestos. Asi seguro que la calidad aumentaria.

    Y oye, igual hasta bajaban los precios de las copas que tan caras estan.

    A ti que te gustan las regulaciones podias proponer fijar un precio maximo a las copas y cafes. Asi todo el mundo, incluso la gente con menos recursos, podrian tomarse en vez de 2 cacharros, 7 u 8 como hace el rico.

    No me digas que el socialismo no es maravilloso: "Por arte de magia, con nuestro nuevo modelo de bares publicos, bajamos los precios y facilitamos el acceso a un servicio tan basico como el cafe matutino."

    A que el discurso y la forma de venderlo me ha quedado niquelao??? :-P Es facil ver el modelo, es poner un telediario y aprenderte el guión. Repiten la misma pelicula de miedo todos los dias.

  11. en respuesta a Cambioyev
    #9
    11/12/12 02:27

    Es evidente que existen intereses y presiones en que el politico otorgue a dedo concesiones o subvenciones a un determinado sector privilegiado (ya sea baja lo forma de empresa publica o privada).

    En manos del politico esta venderse al mejor postor (o al que mas le pueda perjudicar si no le sigue la corriente) o favorecer la competencia que algunos tanto les pesa.

    Estoy de acuerdo contigo en que este gobierno (ni ninguno de los anteriores) parece que este por la labor por crear modelos que incrementen la competencia en la sanidad o educacion de este pais (que parece que es el debate de moda), o en el sector electrico, o dejar de privilegiar sectores como el bancario, etc. Mas bien, parece que continuan desarrollando politicas basadas en contentar al "dinero" o a los grupos de presion.

    Menos liberalizar hacen de todo, pero hay algunos que no se enteran y confunde las intervenciones, las regulaciones estatales y los privilegios con el liberalismo e identifican y responsabilizan de la lamentable situacion economica por un exceso del mismo. Cuando tiene pinta de que el origen de la crisis actual viene mas por un exceso de intervencionismos estatal (no viene mas recordar el Plan-E que era como el New Deal Zapateriano que tanto defendian quienes chupaban de los obras puestas en marcha, el papel protagonista de los banco centrales, o los rescates bancarios).

    Unos lo critican por confusion, otros, aun siendo conscientes de sus mentiras, pq prefieren favorecer el seguir estando bajo los privilegios y el amparo del estado.

    Identificar o tratar de relacionar las reformas sanitarias del gobierno actual con un modelo sanitario liberalizado es que es de risa.

    Hablar sobre este tema me recuerda la conversacion que tuve con un empleado de una caja, en la que afirmaba que si a su empresa no le inyectaba dinero el estado, todo el sistema se venia abajo. El cajero criticaba la sanidad, el sanitario criticaba los rescates, pero sorprendentemente tenian meridianamente claro la imprescindibilidad de privilegiar y proteger su sector sobre el resto.

  12. en respuesta a troyano01
    #8
    11/12/12 00:55

    Una norma tonta. A un camionero le dijeron que aunque la cuba de su camion podia llevar 25.000 kilos no se le permitia cargar mas de 19.350 litros. ¡que tonteria! pensó en camionero, ¿y porque tengo que perder el dinero de llevar espacio sin carga en mi cuba? así que hizo caso omiso a las medidas de seguridad, y cargó las 25 Tm., por supuesto, ¡no iba el a perder dinero porque un inspector de transporte quisiese! ¿Cual fue el resultado?

    Probablemente para ahorrarse el paso por el peaje, que el conductor del camión cisterna habría tenido que pagar de su propio bolsillo, decidió conducir por la N-340 en dirección sur. Después de recorrer 102 kilómetros -en el 159,5- a las 14:35, al pasar por delante del camping "Los Alfaques", ocurrió la catástrofe. En ese momento, el camping tenía registradas unas 800 personas, y se estima que entre 300 y 400 se encontraban dentro del radio de la explosión, calculada entre 0,5 y 1 km, y que mató instantáneamente a 158 personas.
    Accidente del camping de Los Alfaques Iba a poner unas fotos, pero me parecen demasiado horrorosas. Parece que las reglas se poner por ganas, pero hay quien sabe porque. Resulta que los gases son compresibles, el dejar un espacio vacío aseguraba que el liquido tuviese espacio donde expandirse con la dilatación por el calor. Pero resulta que los líquidos no son compresibles, de forma que al llenar la cuba completamente, con el calor, el liquido se dilató y al no tener espacio libre la reventó. No es algo muy complicado, es física de bachillerato, pero es algo que todo el mundo olvida.
  13. #7
    11/12/12 00:51

    Antes de la aprobación de las Bases de la Seguridad Social en 1963 existía una infinidad de seguros sociales y mutualidades para los trabajadores por cuenta ajena.

    En este sistema el interés público y común estaba subordinado a los intereses privados, lo que provocaba criterios discriminatorios en la cobertura de los siniestros y el encarecimiento de la gestión de los accidentes y las enfermedades. Las contingencias determinaban desigualdades en las prestaciones y se constituían categorías privilegiadas de personas en función del sector económico en que trabajasen o de la naturaleza específica de su actividad.

    El INSS se creó para corregir esta situación de encarecimiento de los seguros, de trato discriminatorio y desigualdades en las prestaciones, unificando todos estos seguros y evitando la obtención de un lucro mercantil en el terreno de la Seguridad Social.

    De esta forma, a través de la Seguridad Social el Estado garantiza a las personas y a los familiares o asimilados que tuvieran a su cargo, protección adecuada en las contingencias y la progresiva elevación de sus niveles de vida en el orden sanitario.

    http://www.boe.es/buscar/doc.php?id=BOE-A-1963-22667

    Hoy, casi 50 años después, los intereses de las grandes corporaciones vuelven a intentar presionar al Estado para conseguir retroceder a la vendida situación de indefensión que la sociedad se encontraba en la época de la posguerra del siglo pasado.

  14. en respuesta a troyano01
    #6
    11/12/12 00:38

    Un juego: un amigo, hijo del dueño de un bar, me decia que los clientes se comerian cualquier cosa que les quisiese servir, e hizo una demostración. Vació un calamar y rebozó la mierda que sacó de su interior, se la sirvió a unos clientes que dijeron que estaba muy rica, que les pusiesen otra ración. En otra ocasión hizo una demostración similar, rebozó consecutivas veces un trozo de cartón, que finalmente sirvió a unos clientes, que quedaron satisfechos.
    Mi mujer tenia una amiga cuyo padre tenia un bar. La amiga solía trabajar en la cocina y en ocasiones mi mujer entraba a ella. Decía que si la gente viese lo que se hace en las cocinas de los bares, nadie entraria en ningún bar. Y diversas personas me han contado historias similares. Hacen bueno el refrán "ojos que no ven, corazón que no siente".

    ¿tu crees que habría el mismo numero de ladrones si no hubiese policía, jueces y cárceles? ¿y porque crees que no ocurriría lo mismo con las empresas de servicios si no hubiese un servicio de inspección sanitaria?

  15. en respuesta a troyano01
    #5
    11/12/12 00:28

    No se salta las reglas del mercado porque está fuera. Para saltarse las reglas de un juego hay que estar en el juego.

  16. en respuesta a Feinmann
    #4
    11/12/12 00:21

    y me pones como argumento que un minimo de servicios publicos acudieran a lorca en un determinado periodo de tiempo o un bar en no se donde para justificar un modelo de servicios publicos que dia a dia y año tras año se salta todas la reglas de mercado??

    es un argumento de tanto calado como afirmar que las empresas privadas son maravillosas pq algunas realizan donaciones millonarias a servicios sociales o caridad.

    vamos, hombre

    por cierto, al bar le iba bien, no? si fuera publico y financiado con impuestos, seguro que si

  17. en respuesta a troyano01
    #3
    11/12/12 00:07

    Cuando hay alguna calamidad publica lo hace, suministrando comida y alojamiento gratis a miles de personas. Es una pena, una oportunidad de negocio, de esquilmar a los mas desfavorecidos por las calamidades publicas... te imaginas la oportunidad perdida en Lorca de esquilmar a sus habitantes... ¿porque no estaban allí las empresas privadas ayudando a la quienes lo necesitaban? ¡que lastima!, tantos servicios por vender...

    Nada impedía a esos esforzados comerciantes ir a Lorca a vender tiendas de campaña y raciones de alimentos, pero el caso es que no iban. Nada impide a esos esforzados comerciantes disponer de sistemas de atención a las victimas, tan necesitadas en ese momento de atención médica y psicológica... ¿donde estaban los comerciantes? ¿porque dejaban ese nicho económico al vil Estado?

    "igual que el supermercado no nos venden productos en mal estado para aumentar beneficios, no significa que para ahorra costes tiren a los enfermos por la ventana. "

    ¿Te crees que no lo harían si no existiese una inspección sanitaria? ¿sabes que pasó con el aceite de colza? 400 muertos y miles de afectados en diversos grados, ocurrió hará unos 30 años y todavia hay afectados. ¿has visto el programa de Chicote? dice al dueño de un restaurante "si viene Sanidad, no te clausuran el local, te lo queman", no parece que mirasen mucho por la salud de sus clientes. Les importa una mierda.

  18. #2
    10/12/12 23:59

    La sociedad se constituye en Estado y a través de la estructura del Estado determina cuáles son los servicios públicos necesarios para satisfacer las necesidades básicas de la sociedad, como pueden ser sanidad y educación.

    A partir de ahí las empresas pueden crear todos los negocios que quieran, que podrán ser diferentes, complementarios o incluso prestando servicios similares a los del propio Estado. Pero intentar anteponer los intereses empresariales al conjunto de toda la sociedad me parece aberrante.

    Por eso, lo de que las empresas no pueden competir con los servicios públicos del Estado me parece un argumento rocambolesco.

    Decir que el Estado ejerce una competencia desleal en los sectores básicos de sanidad y educación no hace sino confirmar la visión limitada de la economía que da preeminencia a los beneficios de las grandes corporaciones sobre los intereses del conjunto de la sociedad.

  19. #1
    10/12/12 23:57

    ¿Y pq no deberia el estado asumir las funciones del supermercado de la esquina o la constructora?, en uno nos morimos de hambre y en otro dormimos a la intemperie.

    Ninguna de esas dos actividades a dia de hoy a nadie se le ocurriria (creo) convertirlas en publicas a pesar de que son basicamente imprescindibles.

    Eso si, si fueran publicas, ya habria gente encargada de defender su modelo con el argumento de que con el hambre y el frio no se juega y de que en manos privadas todo seria mas caro ya que nos venderian comida mala y cara para obtener mas beneficio.

    La realidad parece que va por otro camino, ambos sectores posibilitan el acceso a la comida y la vivienda de un manera, entendiendo yo, bastante exitosa.

    Que la sanidad sea otra cosa distinta, no se, quizas tengas razon, pero a bote pronto, no le veo la diferencia.

    En cuanto se valora un vida, ni idea, pero los servicios sanitarios españoles entre unos 1500-2300€ al año por persona (lamentable que nadie sepa la cifra con certeza, pero en fin, consecuencias del oscurantismo de nuestro modelo).

    El defender que los esos servicios sean mas baratos y mejores por el hecho de que lleven la palabra "publico" detras, es harina de otro costal, cuando al fin y al cabo sabemos dos cosas con certeza:

    - Lo publico No es gratuito.
    - Se saltan todas la reglas y todos los incentivos a mejorar la eficiencia en la provision de servicios sanitarios que surgirian con la aparicion de la competencia, y esto ultimo, al igual que el supermercado no nos vende productos en mal estado para aumentar beneficios, no significa que para ahorrar costes tiren a los enfermos por la ventana.

    Pero esto no se trata de ver quien tiene razon, dale a la gente la posibilidad de elegir donde quiere gastar su dinero, y veremos que pasa.

    Confio mas en la elecciones individuales de la personas que en los planes diseñados desde arriba.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar