“Los que hacen imposible una revolución pacífica harán inevitable una revolución violenta”.

21

 

Es difícil encontrar una posición respecto a los sucesos que empiezan a aparecer con mayor frecuencia, en los que nos encontramos con ciertos conatos o principios de estallidos sociales, con mayor o menor virulencia. Desde movimientos incontrolados, asaltos a supermercados, hasta lo que puede acabar siendo una situación de guerrilla urbana a la que se está llegando en algunos sitios.

Ante la pregunta de si es deseable o no que esto ocurra, entiendo que la inmensa mayoría de las personas de este país contestarán que de ninguna forma es deseable. Esto se demuestra en el hecho de que incluso a día de hoy, en unas situaciones extremas y ante toda una serie de golpes, las manifestaciones de violencia son claramente minoritarias. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que estas son inevitables si persistimos en este camino. Por tanto, no son deseables, pero desde luego si que están ampliamente justificadas.

Para entenderlo pensemos en una persona conduciendo un coche sin frenos por una carretera de montaña, a toda velocidad y con una borrachera de impresión. ¿Es deseable que esta persona tenga un accidente?. Evidentemente nadie deseará la muerte de este conductor, y mucho menos la del que aparezca por el camino. Pero sin embargo, el accidente será el acontecimiento más plausible, y tan sólo existe una forma de evitarlo, que es cambiar las circunstancias de conducción y conductor. No hay otra. Sin embargo de alguna forma, ahora mismo tenemos a todos los borrachos criticando al que dice que este conductor va a acabar en el barranco porque se supone que busca los accidentes.

En lo económico y social estamos en un proceso en el que los ciudadanos estamos asumiendo una sucesión de costes y golpes que son brutales, y un proceso en el que directamente se están cerrando todos los procesos para que podamos reclamar que los estados se ocupen de maximizar el beneficio de los ciudadanos. Nos hemos encontrado leyes que blindan a grandes empresas y en general a empresas que presten servicios básicos de las reclamaciones y quejas de los ciudadanos, se diseñan impuestos para evitar que las empresas compitan y en general se toman una serie de medidas para conseguir una situación en la que todos los ciudadanos parece que estamos en un lago esquivando fraudes, tratando de luchar contra monopolios y haciendo continuamente controles de daños de las medidas que se han aprobado el viernes de turno.

Los fumadores se pasan de cigarros a tabaco de liar, hasta que se cambia la estructura fiscal para evitar la competencia y se encarece, de ahí se pasa a los cigarritos, hasta que se repite la estructura. Evitamos los peajes, y en consecuencia se toman una serie de medidas para que circular por las carreteras sean más caras; ahorramos en electricidad y se toman una serie de medidas para que suba de precio de forma que el ahorro en electricidad suponga subidas en las facturas. Y así con innumerables procesos que a lo largo del día nos tiene enfangados en una lucha continua y en un proceso en el que las salidas que tenemos son cada vez más bloqueadas porque se tiene que generar negocio y recaudación, y tan sólo hay un sitio donde hacerlo, y es obligar de facto a que paguemos cada vez más.

Y ante los intentos de lograr que los representantes de los ciudadanos, (son esto en realidad y no dirigentes), lo que conseguimos es que a cada iniciativa se responde como si los ciudadanos fuésemos enemigos declarados, que tan sólo tratan de hundir el país, cuando en realidad los ciudadanos quieren que el país prospere, (y los ciudadanos con él), y son los que toman las decisiones, los que una vez tras otra están destrozando el país.

Pues esta sensación de que directamente se trata de sangrar a la gente para generar beneficios para determinados colectivos que si tienen todo el acceso a nuestros, (no a los suyos), representantes, combinada con una situación en la que la penuria y las esperanzas de una gran parte de la población, añadido porque la preocupación lleva a la búsqueda de información y por tanto a que los conocimientos se difundan más rápido solo nos puede llevar a un desenlace que ya comienza a ser muy evidente.

Evidentemente el desenlace no es deseable, y por supuesto no es necesario. Como no es necesario, ni deseable que el conductor borracho se estrella, pero es completa y absolutamente inevitable. La duda es en que curva ocurrirá el accidente, sobre todo cuando se entra en un proceso en el que la euforia se acelera, con el consiguiente acelerón del  coche y las bebidas.

Con cada vez mayor frecuencia se ven signos que nos indican el camino, signos que son reprimidos, ignorados y tachados y que aún por encima generan una mayor sensación de impunidad. En realidad es el mismo proceso que el borracho que empieza a derrapar en alguna curva y que tras controlarla en unos momentos de angustia acaba generando aún mayor confianza ya que se cree que todo puede ser controlado. Y es verdad, se pueden controlar todos y cada uno de los derrapes, hasta el último.

Por mucho que se oculten estos signos, la realidad es que estoy seguro que todos en nuestra vida, sea cual sea el ámbito en que nos movamos, (excepción hecha de todos estos colectivos que están fuera de la sociedad en un mundo paralelo de lujo y relaciones cerradas), asistimos a un cambio de discursos en la gente. ¿Quién no ha escuchado ya alguna vez a alguien decir aquello de “soy pacifista pero están consiguiendo que me lo replantee”?.

Este es el mayor problema que tenemos  ahora mismo y es lo que realmente tenemos que conseguir; el cambio de paradigmas y dogmas es inevitable, y lo  que se necesita es conseguir de alguna forma que exista alguna posibilidad de que esto se encauce de forma pacífica, en lugar de buscar alguna forma de controlar todos los movimientos que traten de hacer el cambio pacífico.

Lo cierto es que no podemos permitirnos una situación en la que millones de personas estén preguntando ¿Qué hago para evitar tal o cual abuso?, y escuchando frases vacías o contestaciones del tipo: “pues no es fácil”, “aguantar”, “tener ánimo” o similares, sin alternativas reales.

Quizás debería tenerse en cuenta todo esto, antes de que sea tarde, (si no lo es ya), y sobre todo tener en cuenta que podemos llegar a una situación en la que un número crítico de personas, (ni tan siquiera tienen que ser todas), lleguen a una conclusión que se puede reproducir en una frase mucho menos elegante pero mucho más contundente: “O follamos todos, o tiramos la puta al río”.

  1. #23
    19/08/12 11:12

    Yo opino que en comparacion a los 60s, estos estallidos sociales de hoy dia no son mas que espejismos generacionales. En la decada de los 60s si que habian problemas serios con los estallidos sociales. Pero esta generacion (la que me sigue) es mas pragmatica que las de mis padres Y menos hippies Y mucho mejor informada y mas educada.

    Yo pienso que la humanidad esta en su mejor momento de su historia a pesar de la crisis (las crisis van y vienen) Pero el mundo realmente esta mas vibrante y menos ignorante que nunca. Pienso que el futuro es brillante para la humanidad a pesar de los problemas del dia a dia. En otros tiempos y esta crisis hubiese desembocado en una guerra mundial y levantamientos de dictadores etc Y gracias a Dios no es asi.

    Nunca en la historia el hombre tuvo mas capacidad de avanzar en la vida que hoy dia. El que no gano dinero en esta crisis es porque no quizo o no se educo lo suficiente. Las crisis son tan importantes que es la unica via de que se formen nuevas riquezas. desafortundamente las masas aun no estan educadas ni siquiera para tener exito, pero hemos avanzado mucho en comparacion a decadas pasadas.

    En USA el movimiento del Te (movimiento poco entendido en europa) fue exito monumental con manifestaciones de millones de personas y gran poder politico, pero los ocupas de wall street fueron un rotundo fracaso Y eso lo dice todo. la generacion actual quiere mas honestidad y el fin de la plutocracia economica, la generacion de los 60s lo que querian era mas burocracia y revolucion sangrienta.

    Yo jamas he conocido a un espanol jodido fuera de espana. Jamas.

    pero es solo mi perspectiva.

  2. en respuesta a Patton
    #22
    12/08/12 12:13

    Si hablamos del término revolución (con minúsculas), entonces casi cualquier cosa puede ser una revolución. Yo me refería al carácter Revolucionario del español.

    Mi opinión es que por cada Revolucionario, en España, hay diez mil gallinitas ponedoras que miran con admiración al granjero y sueñan con que un día compartirán mesa y mantel con él. Y puede que lo hagan, pero ellas estarán en el plato.

    Y los que no son ni revolucionarios ni gallinitas solo se mueven un poco si les pisan directamente. En este país por cada indignado hay cien que se ríen de él, lo llaman perroflauta y se irritan porque ocupa la Puerta del Sol. Pero si un día le quitan la paga extra entonces sale a cortar las calles, y luego se vuelve a su casa.

    Como comprenderás, con estos mimbres no se cambia nada.

  3. en respuesta a aa123
    #21
    12/08/12 10:47

    Ah, entonces para ti nunca ha existido una revolución en el mundo, porque siempre en todas las revoluciones han existido dos bandos al menos.

    La revolución rusa, para ti será una lucha entre los seguidores de lenin y los del zar, los cuales incluso fueron ayudados por los aliados de la 1ª guerra mundial.

    La revolución Francesa fue una lucha entre los que pasaban hambre, la mayoria y los que no y ambos tuvieron lideres que les dirigían en mayor o menor medida.

    El golpe militar del 36, se convirtió en guerra civil porque era inevitable, ya que los españoles en aquella epoca se odiaban unos a otros y los dirigentes no supieron evitarlo.

    La revolución la querían hacer unos, los comunistas y los anarquistas y los otros, los fascistas no querían ni por asomo que la hicieran. Por eso hubo una guerra civil.

    Las revoluciones son para cambiar las cosas de una forma radical, y pueden hacerse desde dentro del poder o desde fuera tomando el poder.

    Si ahora rajoy, subiera el SMI, exigiera una quita de la deuda o sino se sale de europa, cierra diputaciones, la mitad de los ayuntamientos, limita los cargos politicos en comunidades autonomas y gobierno central,la sanidad se la queda el gobierno central,cambia la ley electoral y una persona sería un voto, decreta por ley que no pueden existir cargos a dedo, el politico que quiera uno que se lo pague de su bolsillo, fuera todos los coches oficiales, solo para presidente y ministros, baja impuestos directos e indirectos, cambia la ley para que los banqueros chorizos vayan a la carcel, mete a urdangarín y la princesa en ella, convoca un referrendum sobre la monarquia, etc, etc, ¿no sería de hecho una revolución?, vale, no habría tiros, pero lo sería.

    Una revolución se hace para cambiar las cosas, no tiene que ser necesariamente ir contra los dirigentes ellos también las pueden hacer, si quisieran claro.

Cookies en rankia.com

Utilizamos cookies propias y de terceros con finalidades analíticas y para mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias a partir de tus hábitos de navegación y tu perfil. Puedes configurar o rechazar las cookies haciendo click en “Configuración de cookies”. También puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón “Aceptar”. Para más información puedes visitar nuestra política de cookies.

Aceptar