Rankia España
Acceder
Blog Las reglas de la economía han cambiado
Un debate abierto sobre la economía actual

Los nuevos personajes

 

Una de las consecuencias de esta crisis, en la que tampoco nadie parece que se haya parado a pensar, va a ser el derrumbe de todo un staff o modelo de expertos. Cualquier persona que quiera ascender en el estrato social, ha de tener en cuenta que existe toda una serie de conductas, actitudes y normas que ha de seguir. Normalmente se dice que los políticos, (y en ocasiones de los “mercados”), no son otra cosa que una representación de la sociedad. Sin embargo, la realidad es que esto no tiene el más menos sentido, ya que los políticos, los financieros, los ejecutivos de empresas, los mecánicos, los informáticos y tantos y tantos grupos no representan a la media de la sociedad, sino que cada uno de los colectivos acaba agrupando a personas con ciertos aspectos en común que los diferencia del resto de la sociedad.

Es decir, existe un perfil para ser político, analista, financiero, o community manager. No quiere decir que todo el mundo en cada uno de los casos sea igual, pero lo cierto es que existe una uniformidad lógica, debido a que en cada uno de los casos y profesiones se valoran toda una serie de parámetros y cualidades. Quien no tenga estas cualidades, es posible que llegue a ser algo importante en el colectivo que sea, pero no será representativo.

En el caso particular de la política, lo que está claro es que este perfil va cambiando de forma que la tipología de líderes ha de  ir evolucionando. Y si nos damos cuenta, esto está ocurriendo en aquellos países en los que por distintas razones, la situación ha llegado a un determinado límite. Se sustituyen discursos, se sustituyen ideologías y por supuesto se sustituyen determinados símbolos.

No deja de ser curioso como de repente empiezan a surgir personajes en sitios muy alejados que siguen un perfil muy determinado. Jóvenes, con ideología de izquierdas, con un look más dinámico, desenfadado, que presume de vivir en sitios normales en lugar de en sitios elitistas y que se han forjado entre los movimientos estudiantiles.

Recientemente han aparecido dos personajes en Grecia y Argentina que parecen un calco; por un lado nos encontramos con Axel Kicillof en Argentina y por otro lado Alexis Tsipras. En ámbos casos el perfil es muy similar y completamente alejado de lo que se entiende por un político “tradicional”.

Por esta razón es fácil entender quien va a ser uno de los personajes relevantes en España en un futuro que no será demasiado lejano. Curiosamente también tiene un nombre que comienza por “A”, y no es otro que Alberto Garzón Espinosa, que surge en medio del 15-M para acabar inmediatamente en el parlamento por Izquierda Unida.

Todos estos perfiles tan similares no son casualidad, sino que pueden ser explicados de dos formas posibles; por un lado puede ser explicado porque determinadas personas ven que existe un perfil que va a ser demandado por la sociedad, y por tanto tratan de moldear su imagen para tratar de atraer al público. Puede ser también que estemos ante un caso en el que ahora de repente destacan unas personas que tienen unas características que son antagónicas al perfil político.  Dicho de otra forma, podemos encontrarnos ante un escenario en el que emergen personas que antes no conoceríamos, o podemos encontrarnos ante personas que, al igual que antes, diseñan todo su perfil en base a la demanda.

El problema es que no hay forma de determinar en cuál de los dos casos estamos y este matiz tiene su importancia, ya que en un caso podríamos estar de acuerdo o no, pero por lo menos significaría la entrada de savia nueva, pero en el otro estaríamos ante la misma situación de siempre, en el que unos políticos se modulan para buscar el perfil demandado, para conseguir el poder y luego buscar la consecución de sus propios intereses.

La diferencia está, para que nos podamos entender, en si estamos ante un caso como el de Obama, que entendió que era necesario un mensaje, un perfil distinto y unas formas de comunicación nueva para llegar al poder, pero que luego se ha olvidado de la importancia de la clase media para defender los intereses de Wall Street, o estaríamos ante un cambio de tendencia en la ideología.

Ambos casos tienen sus oportunidades y peligros. En un caso estaríamos ante la situación de que no cambiaría absolutamente nada, (como no ha cambiado cuando la subida del IVA era social en España, mientras rescatamos bancos) y en el otro quizás podemos estar en el peligro de sustituir unos dogmas por otros, en una rara aplicación de la teoría del péndulo.

  1. #1

    Pocholo r.

    Creo, que Alberto Garzón ya estaba en política antes del 15M, creo que milita o ha militado en el PCE y que ha estado en alguna asociación de estudiantes mientras estudiaba en la Universidad. En todo caso, creo que ha estado relacionado con la actividad política antes del 15M.

    Sinceramente, no conozco ni a Axel Kiciloff ni a Alexis Tsipras (Del griego sólo lo poco que he visto por la tele) Pero dudo mucho que Garzón llegue a ser un Alexis Tsipras. ¿Le habéis visto discursar en el Parlamento? El tono de voz no es muy mediático que digamos... Y luego... Parece que esté exponiendo la tesis doctoral. Como orador prefiero a Toni Cantó. Luego está su escasa comprensión de la estrategia y de la táctica políticas. Disciplina de partido a toda costa, proteger la poltrona a toda costa parece ser su primera regla. Nada que ver con un Jordi Pujol (Conservador) o un Luis Solana (Liberal). En su época entendieron que la carcel los investiría de un aura de democracia y de antifranquismo. Era lo que tocaba y supieron lanzarse a la piscina. A veces hay que ser valiente y romper la baraja, Garzón no tiene esas cualidades, lo acaba de demostrar. Yo no digo que no pueda pasar 30 años chupando del bote, como parlamentario... ¿Pero llegar a ser coordinador de IU? Eso le queda grande, con los tiburones que hay en esos partidos (IU es una coalición de partidos)

    Normalmente, alguna vez coincido contigo. Esta vez no puedo estar de ninguna manera de acuerdo. El gran problema del sistema que padecemos es que de ninguna manera permite cambios. Los cambios pues sólo pueden venir desde fuera del sistema, vía una revolución o un cambio tecnológico ( Un cambio que permita la creación de muchísima riqueza) o bien, vía la reacción. Es decir, de una serie de partidos de extrema derecha nacionalistas que dinamiten el sistema como pasó en los años 30 del siglo XX.

    Un sistema político que excluye de los medios de comunicación a la izquierda ya no revolucionaria sino socialdemócrata. Que oscila entre el filofascismo de la Razón a la democracia cristiana de El Periódico. Un sistema así, te hace parecer a ti, un liberal, a un peligroso revolucionario y a mi un terrorista. Esto no puede acabar bien de ninguna manera.

    Como dice el lema de la Casa Stark: "Se acerca el invierno". La larga noche neoconservadora terminará arrasando Europa. O no, porqué en el fondo la larga noche no es sino una metáfora del anarquismo y del Rey-de Más-Allá-del-Muro. El rey autoproclamado de los salvajes, los hombres libres, que quiere derribar El Muro que proteje el sistema feudal de los 7 reinos.

    ¿Triunfarán los mugrientos salvajes o se impondrán de nuevo los bellos Elfos sobre las hordas de Mordor?

  2. #2

    Moniato

    A este tipo de personajes me los conozco bien. En el congreso de los diputados ya hay unos cuantos como este. La dinámica de su creación y posterior putrefacción me la se de memoria:

    1)Chico joven aparece por la sede de un partido político, tiene muchas ideas y solo quiere colaborar.

    2)Despues de tenerlo un tiempo pegando carteles, y si no tiene nada mejor que hacer que estar acudiendo a todos los actos y reivindicaciones donde lo mandan, irá ascendiendo en su agrupación local, y luego llamará la antención en la comunidad autónoma.

    3)Le cae en gracia a algún mandamás (si, en izquierda unida también los hay, y se cuentan con los dedos de los pies), y decide que es una cara agradable que vender al electorado.

    4)Le dan un despacho y un sueldo con los que nunca podría haber soñado, y entonces el chico intenta ser un diputado modélico.

    5)Inevitablemente, un dia su despacho y su sueldo peligran, el chaval se ha comprado un piso y se ha acostumbrado a un nivel de vida muy poco obrero. Entonces es cuando se da cuenta de que si sige siendo honrado acabará en la calle sin sueldo y sin despacho, y eso no se puede permitir.

    6)Nuestro querido amigo ya es un politicucho, sigue defendiendo su clase social, solo que ya no pertenece a la clase obrera, sino a la clase política.

    Lo más triste de todo esto esque si hubiera sido mujer se podría haber ahorrado los pasos 1, 2 y 3.

    Como colofón añadir que esto lo he visto de cerca, y con mis propios ojos, en varias ocasiones. Para saber quienes son, basta con buscar a los más jovenes del congreso. No falla. Es imposible defender los derechos de los trabajadores cobrando 3000 euros al mes más extras, y viviendo en madrid entre trajes y coches oficiales.

  3. #3

    Moniato

    Mirad que bien defienden su clase, incluso ya hacen amagos de
    -"La culpa es tuya"
    -"No, la culpa es tuya"

    http://www.antena3.com/videos-online/noticias/espana/diputados-mas-jovenes_2011121900014.html

    Que bien... Y yo acabando una ingeniería. Bueno la acabaré si puedo pagar las tasas del año que viene. Quizá algún dia tenga el placer de servirles un café a estos iluminados, ya que es el mejor trabajo al que aspiro con mi formación en este país.

  4. #4

    Juanff

    Hoy me a resultado curioso ver a un líder famoso de la izquierda con el nuevo look que comenta Tomas y se me a hecho inevitable recordar sus palabras. En este caso no era joven pero el resto de la descripción se acerca bastante. Muy observador.

    S2

  5. #5

    Maroci

    Lo primero que quiero decir es que me alegro de que Tomás traiga aquí un post de actualidad. Muchos le agradecerán sus sabias clases de Economía, como el último ladrillo que nos ha largado sobre Bernanke. Y los que le seguimos no nos podemos quejar; el título del Blog es “Las reglas de la economía han cambiado”; por tanto, para decirnos en qué han cambiado tiene que comparar lo antiguo con lo nuevo. Lo que pasa es que tiene una cierta querencia a hablarnos más de lo antiguo que de lo nuevo. Se nota que le tiran los clásicos y neoclásicos. Qué le vamos a hacer.

    Respecto al presente post que comentamos, debo reconocer que no sé quiénes son ni Axel Kiciloff ni Alexis Tsipras, y que ni siquiera me he preocupado de buscarlos en Google. En cuanto al joven Alberto Garzón, tampoco sabía gran cosa sobre él, pero sí me he preocupado de enterarme de algo, porque solo el apellido ya me cae bien, y reconozco que me estoy retratando, pero es lo que hay.

    Lo primero que se me viene a la mente sobre este asunto es la comparación con “Isidoro”, el nombre de guerra de Felipe González en la clandestinidad allá por 1972. Tenía justo 30 años. Garzón tiene ahora 27. Dos críos. Felipe se impuso en el Congreso socialista de Suresne (Francia) a Llopis y demás históricos que quedaban de los sucesores socialistas de los republicanos del exilio. Y se impuso por su piquito de oro, porque solo era un abogado laboralista de los de entonces sin experiencia y que había llevado muy pocos casos en defensa de los trabajadores, pero destacaba un caso emblemático (y casi único) en el que defendía a los campesinos de un cortijo de Castellar (Cádiz) contra su señorito José Mª Ruiz Mateo.

    Es decir. Felipe, en los años 70 tenía muy poca formación política y menos de economía, pero las lecturas, los viajes por Europa (ya hablaba francés) y su amistad con Miterand y el alemán Willy Brandt (que fue su mentor y el principal financiero del renovado PSOE de entonces) hicieron el resto. Y ¿quién fue Felipe a partir de 1979? Pues nada menos que el líder de la oposición a la UCD, y a partir de 1982 el Presidente durante dos legislaturas y media de la España democrática.

    Por eso no debemos demonizar ya a Alberto Garzón. Que, claro que tendrá sus limitaciones, sobre todo la misma falta de experiencia del Felipe de entonces, pero, de momento, no sale de las canteras de las juventudes del PP o del PSOE, sino de ese movimiento tan vituperado por algunos como es el 15M, que si no hubiera existido habría que haber inventado algo similar en momentos como éstos, con todos sus excesos y carencias.

    Que Garzón no tiene todavía un pico de oro? Y qué? Con la práctica aprenderá. Pero procede de la profesión que se ha puesto de moda: es economista, señores, y miembro de Attac, cua presidenta es Naomí Cambell. Ni más ni menos. Démosle tiempo y un voto de confianza, y recemos para que, por ejemplo, se escinda una parte del PSOE y algunos más de los partidos de centro y dentro de 8 ó 1o años este chico pueda liderar un nuevo partido con todas sus consecuencias. Que es lo único que se avizora en el horizonte, para castigo de herejes. Y no hay más.

    Saludos cordiales y paciencia señores, que no se ganó Zamora en una hora.
    .

  6. #6

    Maroci

    Rectificación:

    En mi entrada anterior hay dos errores, los cuales paso a rectificar.

    Felipe González gobernó tres legislaturas y media: desde 1982 hasta 1996 que le relevó J. Mª Aznar, y la Presidenta de la Organización Antiglobalización Internacional ATTAC es Naomí Klein, autora de "La doctrina del shock" y de "No logo".

    Es lo que tiene escribir deprisa y de memoria. Hasta hace un momento no había entrado de nuevo en el blog.

    Mis disculpas y saludos cordiales.

  7. #7

    Pocholo r.

    en respuesta a Maroci
    Ver mensaje de Maroci

    Definitivamente, te traicionó el subconsciente con lo de la Campbell, eso sí la negrita está muy buena. Aunque un poco loca...

Autor del blog
  • Yo mismo

    Mi nombre es Tomás Iglesias, y como todo el mundo sabe, no es fácil describirse a uno mismo. En mi caso es muy sencillo. Soy una persona que ha tenido la oportunidad y la suerte de estudiar Económicas y acabar apasionandome por una disciplina que entiendo como algo que ha de servir para que mejoremos todos.

Envía tu consulta


Sitios que sigo
Este sitio web usa cookies para analizar la navegación del usuario. Política de cookies.
Cerrar